Pelea callejera desata un conflicto étnico en la región del Volga

Ramzán Kadírov, presidente de Chechenia. Fuente: Reuters

Ramzán Kadírov, presidente de Chechenia. Fuente: Reuters

Una pelea en la que resultó muerto un joven militar desencadena tensiones étnicas, con cientos de personas pidiendo la expulsión de los habitantes chechenos de Pugachov, en Sarátov. Tras el segundo día de los disturbios se informó que se habían enviado tropas militares a la ciudad, aunque esta información fue desmentida por las autoridades.

La policía de Sarátov ha desmentido la información publicada el pasado 8 de julio por varios medios de comunicación sobre la llegada de unidades militares a Pugachov, 575 kilómetros al sur de Moscú.

La agitación continúa por segundo día consecutivo en esta pequeña ciudad de poco más de 40.000 habitantes tras el asesinato del militar de 20 años, el joven Ruslán Marzhánov. Según una versión de lo ocurrido, Ruslán resultó herido durante una pelea callejera cerca de una cafetería con una navaja, otra versión sugiere que el arma blanca era un instrumento quirúrgico. La herida resultó ser grave y en el hospital al que llevaron al muchacho no lograron salvar su vida.


Ver mapa más grande

El principal sospechoso, un adolescente de 16 años de origen checheno, ha sido detenido.

- Se le ha acusado de asesinato y él se ha reconocido culpable, - informó la secretaria de prensa de la dirección regional del Comité de Investigación en Sarátov, Anna Marusova.

Esta noticia, sin embargo, no tranquilizó a los habitantes de Pugachov. El domingo por la tarde cerca de cien personas cercanas a Marzhánov se concentraron en la plaza de la catedral de la ciudad para verse las caras con los amigos del detenido.

Según datos de la investigación, las fuerzas de la policía local evitaron que se produjera una pelea masiva.

- No hubo alteraciones en el orden público ni acciones improcedentes, - informa el servicio de prensa de la Dirección General del Ministerio del Interior en la región de Sarátov.

Al mismo tiempo, la prensa de la región, citando a Denís Maletin, diputado de la asamblea del distrito y propietario del café junto al cual se produjo el asesinato, informa de que sí se produjo una pelea y de que los policías tuvieron que separar a los bandos enfrentados.

El segundo día de disturbios la Dirección General del Ministerio del Interior en la región, con el teniente general Serguéi Arenin al mando intenta regular la situación. La mañana del martes, el vicegobernador Denís Fadéievl declaraba que la situación "se encontraba bajo control".

Sin embargo, la concentración en el centro de Pugachov provocó un nuevo aumento de la confrontación. Según informan varios testigos, se oyeron llamamientos a la expulsión de la ciudad de todos sus habitantes de origen checheno.

Durante la reunión mantenida entre la administración de la ciudad, un representante de Ramzán Kadírov, presidente de Chechenia, y ciudadanos de la ciudad, hubo un grupo de personas que se dirigió hacia la carretera Sarátov-Samara con el objetivo de cortar la vía. Ayer por la tarde volvieron a hacerlo.

Mientras tanto, la reunión en la administración de la ciudad duró hasta última hora de la tarde. A pesar de que la policía propone a los ciudadanos que denuncien cualquier acción ilegal los habitantes muestran su desconfianza.

Por su parte, las autoridades prometen que el Servicio Federal de Migración tomará medidas contra los que viven en el distrito sin registro oficial y aplicará las medidas previstas por la ley para estos casos. Anteriormente se informó de que el joven acusado de asesinato no es ciudadano de Pugachov, sino que se encontraba de visita en casa de unos familiares.

El martes, el gobernador de la región de Sarátov, Valeri Radáiev, expresó públicamente sus condolencias a los familiares del joven fallecido e hizo un llamamiento a todos los ciudadanos para "que no se dejen llevar por las emociones".

“Sabemos qué consecuencias irreversibles puede tener que la gente se tome la justicia por su mano, la agitación, especular sobre temas étnicos... Cualquier acción incontrolada puede provocar una reacción en cadena que no descartaría nuevas víctimas inocentes. ¡No debemos permitir que esto ocurra! En una sociedad civilizada, la venganza sangrienta o el odio entre distintos grupos étnicos no son modos de solucionar los problemas. Sed prudentes, precavidos y permitid que sean las fuerzas de seguridad quienes hagan una valoración adecuada a lo ocurrido y dicten una sentencia justa”, declaró el gobernador de la región.

En la concentración de Pugachov también intervino el padre del fallecido Ruslán Marzhánov, que pidió a sus conciudadanos que detuvieran las protestas. Según él, la causa de esta desgracia no es un conflicto étnico, sino en el vodka y en el alcoholismo de la juventud.

Al mismo tiempo, la policía ha desmentido la información sobre la llegada de unidades militares a Pugachov. El servicio de prensa declaraba que esta información "no se corresponde con la realidad".

No obstante, los medios locales anunciaron que el distrito se encuentra bajo la comandancia de otras secciones de distrito de la policía. En la Dirección General del Ministerio del Interior de la región no han comentado esta información. La policía tampoco informa sobre nuevas detenciones tras los disturbios.

“Según nos han informado, aparte del único fallecido nadie más ha resultado herido en Pugachov”, informaba el director del servicio de prensa de la Dirección General del Ministerio del Interior de la región de Sarátov, Dmitri Rasskázov.