El método Stanislavski acusado de pedofilia

El espectáculo "El hombre almohada" del Teatro de Arte de Moscú. Fuente: Ria Novosti

El espectáculo "El hombre almohada" del Teatro de Arte de Moscú. Fuente: Ria Novosti

El espectáculo El hombre almohada del Teatro de Arte de Moscú, fundado en su momento por Konstantín Stanislavski fue acusado de corromper a jóvenes actores. El director del espectáculo, Kirill Serébrennikov, respondió a las preguntas de los investigadores y considera las acusaciones tienen están infundadas.

El hombre almohada, un espectáculo basado en la obra del dramaturgo británico-irlandés Martin McDonagh, se representa en uno de los principales teatros de Rusia desde el 2007. Durante seis años no hubo ningún problema: llenaba las salas y los niños actores que participaban se sentían bien. Entonces, inesperadamente, recibió una denuncia por pedofilia debido a las escenas en las que aparecían menores. 

A la pregunta “¿Reconocen los niños que participan en el espectáculo que este contiene escenas de violencia, y crueldad?”, Kirill Serébrennikov, director del espectáculo, que ya había entregado una declaración jurada a las autoridades investigadoras, respondió en Facebook: “En la obra no hay escenas de violencia y crueldad. Hay escenas donde los niños sostienen unos pájaros y vierten pintura (un niño) y una escena donde llevan una gran lágrima y unos palos de madera (una niña) y también una escena en la que la niña sigue viva, a pesar de que todo el mundo pensaba que la había matado un maniaco.

Por otro lado, las respuestas acerca del significado de la obra  se han convertido en un diálogo simbólico con el gobierno. El director realizó una denuncia pública de la hipocresía al declarar que el “humanismo es tema central de la obra. El artista siempre fue un obstáculo para un gobierno policial. Los niños no deben sufrir. Los canallas deben ser castigados. Cuando en un Estado reina la arbitrariedad, este se derrumba. Los canallas siempre se esconden tras la preocupación por los niños. El totalitarismo es malo". 

Kirill Serebrénnikov, es conocido como director de teatro y cine, y pedagogo. Sus largometrajes han sido bien recibidos por la crítica y su obra, Jugando con la víctima, ganó el premio del Festival Internacional de Cine de Roma en 2006. En teatro, ha presentado una serie de espectáculos de alto perfil. Entre ellos algunos de actualidad política como el de Neds (Gamberros) basado en la novela de Zajar Prilepin -uno de los escritores rusos contemporáneos más reconocidos-  y Cerca de cero, basada en la novela de Natan Dubovitski, según muchos el seudónimo de Vladislav Surkov, principal ideólogo del país, ahora caído en desgracia. 

La polémica creación de un nuevo centro teatral 

Actualmente Serébrennikov dirige el centro teatral Gógol, un teatro multifuncional que existe en Moscú desde hace un año y ya se ha hecho un hueco entre el público joven, la llamada 'nueva intelectualidad', centrada en los valores liberales occidentales. 

Tras la creación de este centro surgió un conflicto, que aparentemente fue la causa que desencadenó la investigación. El Departamento de Cultura de Moscú nombró a Serébrennikov director artístico del Teatro de Repertorio Gógol de Moscú el año pasado, en el marco de la nueva política cultural para la modernización de las agrupaciones culturales de la ciudad. 

El innovador director se comprometía a modificar radicalmente el teatro tradicional ruso por uno  multifuncional según el modelo occidental, lo que llevó a un despido masivo de actores. Hubo protestas, escándalos y manifestaciones. Los manifestantes no consiguieron nada y en las antiguas salas medio vacías apareció un laboratorio creativo de nueva generación. 

Entre los que escribieron quejas sobre El hombre almohada figura Nadezhda Záikova, empleada del comité de ética de la Duma Estatal y esposa del actor Záikov, uno de los despedidos el año pasado. El director considera que la denuncia es una venganza por lo ocurrido con el marido de la política. 

La acusación de pedofilia tuvo mucha resonancia pública por dos razones, principalmente. En primer lugar, debido a la fama de Kirill Serébrennikov, y en segundo, por los frecuentes casos de 'mizulinga', término irónico acuñado por el propio director que alude a Yelena Mizúlina, diputada y vicepresidenta del Comité de la Duma para la Familia, la Mujer y la Infancia y una de las principales impulsoras de la polémica ley contra 'la propaganda homosexual'

Muchos creen que sus actuaciones públicas y actividad legislativa han provocado una especie de 'histeria por la pederastia' y han dado un impulso a la homofobia en la sociedad rusa. El interrogatorio a Kirill Serébrennikov no es, ni mucho menos, el primer caso. El más sonado fue el ocurrido con El sueño de una noche de verano de la ópera del Teatro Musical de Moscú. Stanislavski  y Nemírovich-Danchenko. En mayo del año pasado, el Defensor de los Derechos del Niño, Pável Astájov recibió una denuncia anónima en la que supuestamente se afirmaba que depravaban a los niños que cantaban en el coro. 

El Departamento de Cultura de Moscú reunió a un comité especial que no halló ninguna irregularidad. Además, el espectáculo ganó el premio Máscara de Oro, máximo galardón teatral de Rusia. Entonces Serguéi Zhelezniak, diputado de la Duma, viceportavoz y uno de los líderes del partido Rusia Unida, realizó una sonora protesta pública en la que exigía prohibir legalmente la promoción de la pedofilia en las producciones teatrales. Este diputado puede competir con Mizúlina en fuertes declaraciones en relación a la moral. 

Kirill Serébrennikov, en medio del nuevo escándalo mediático, se ha comprometido a informar a los lectores de su popular blog sobre las nuevas medidas de las autoridades investigadoras. 

Muchos de estos han comparado lo que está sucediendo con el teatro del absurdo y la novela El Proceso de Franz Kafka.