Tractores a todo gas en la carrera celebrada en Rostov del Don

En los 11 años que se viene celebrando el 'Bison Track Show' en Rostov del Don las carreras de tractores han pasado de ser un entretenimiento popular a convertirse en un auténtico deporte y una de las atracciones turísticas más destacadas de esta región.

Más de 30.000 personas se reunieron el pasado martes en un polígono cerca de Rostov del Don para ver cómo tractoristas rusos y ucranianos luchaban por conseguir el premio principal: un nuevo tractor. 

“Este año entre los espectadores por primera vez  había turistas de Estados Unidos, Francia, España, Holanda y Brasil”, explica el representante de la empresa organizadora de la carrera llamada Bison, Víktor Demídov. 

Los organizadores intentaron que la competición fuera un auténtico espectáculo. En esta ocasión el recorrido aumentó hasta casi los 12 kilómetros, lo que permitió a los participantes acelerar en algunos tramos hasta los 70 km/h, el límite para cualquier tractor. 

 Al  mismo tiempo no disminuyeron la cantidad de saltos, subidas y curvas pronunciadas en el recorrido. Cada conductor estaba asegurado hasta los 30.000 dólares, porque evidentemente, el riesgo de perder el control y volcarse era muy grande. 


Ver mapa más grande

Son las condiciones extremas lo que hacen tan atractiva esta carrera sea tan atractiva para los tractoristas y los espectadores, todos ellos con ganas de adrenalina. 

Eso sí, también hay algunas normas. No se puede participar en la carrera con cualquier tractor; la cilindrada del motor no puede superar los cuatro litros y, por motivos de seguridad, la cabina tiene que estar obligatoriamente reforzada con un armazón especial.

En cuanto al resto, cada conductor moderniza su tractor a su manera. Hay algunos 'bólidos' que están especialmente construidos para participar en esta carrera de 'Fórmula agraria' y no los utilizan para arar. 

A otros, después de la competición les sacan las turbinas y les cambian las bombas y el tractor regresa al campo. De hecho, es así es como actúa la mayoría de participantes, ya que las mejoras técnicas para participar en la carrera no salen demasiado caras. 

En las pausas entre las carreras de tractores, para distraer a los espectadores se realizaron competiciones de supervivencia de coches, un espectáculo de aviación y el tradicional concurso conocido como 'Tractor elástico', en el que en la cabina de un tractor 'Belarus' tenía que subir el máximo número de espectadores. 

El ministro de Agricultura de la región de Rostov, Viacheslav Vasilenko, considera que estas competiciones devuelven la popularidad a la profesión de mecánico agrícola y el respeto hacia el trabajo en el campo y sirven para atraer la juventud al sector agroindustrial del país.