Amnistía Internacional denuncia la pasividad ante los abusos de derechos humanos

El informe analiza la situación en 159 países. Destaca que este año en Rusia se han aprobado leyes que restringen la libertad de expresión, asociación y reunión. La propia AI se enfrenta a una difícil situación tras la promulgación de la nueva ley sobre ONG.

 

Ropa manchada de sangre tras ataque racista en Grecia. Fuente: Teumpanos Leonidas/AI

Amnistía Internacional presentó ayer el informe anual sobre el estado de los derechos humanos (DDHH) en el mundo. El amplio documento recoge la situación en 159 países a lo largo del 2012 y principios de este año.  A nivel global destaca que “la pasividad mundial en el terreno de los DDHH está convirtiendo el mundo en un lugar cada vez más peligroso para las personas refugiadas y migrantes”. En este sentido, la organización denuncia que ha sido más difícil cruzar fronteras para los refugiados que para el armamento.  

En el informe se dice que “el Consejo de Seguridad de la ONU debe hacer frente de forma coherente a los abusos que destruyen vidas y obligan a las personas a abandonar sus hogares y que el respeto a la soberanía del Estado no puede usarse como pretexto para la inacción”. 

En la presentación realizada en Moscú participó Serguéi Nikitin, director de la oficina en la capital rusa, junto con Eduard Nizirski, su colega holandés. Según este último “cada año se detienen miles de personas no porque hayan violado la ley o cometido un delito, sino para facilitar su expulsión del país o impedir su residencia. A pesar de la existencia de alternativas, la detención es generalizada”, declaró. 

En este sentido, Nizirski recordó el suicidio del ruso Alexander Dolmátov en un centro de deportación de Holanda a mediados de enero. Este activista de la oposición había solicitado asilo político, porque temía ser detenido tras participar en una manifestación de protesta el pasado 6 de mayo. Amnistía internacional pide una investigación independiente y cuestiona “la actual política de inmigración de la UE y considera que todas las personas deben ser tratadas con dignidad”. 

Ante la pregunta si cree que se da un empeoramiento en la defensa de los DDHH en Europa debido a la crisis, Nazarski opinó que “tanto la situación económica, como las medidas antiterroristas y la presión migratoria dificultan la situación. Hay numerosos factores. A nivel global, en el precario equilibrio entre mercado y derechos humanos, parece que se tiende más hacia el primero y, en mi opinión, el auge de China tiene que ver con esta tendencia”. 

Situación de los derechos humanos en Rusia 

Serguéi Nikitin, director de la oficina de Moscú, habló del “deterioro de la situación en Rusia en el último año”. Según este defensor de los derechos humanos, “se aprobaron varias leyes que restringen las libertades de expresión, asociación y reunión”. Así, denunció la sentencia contra el grupo punk Pussy Riot o la discriminación que sufre el colectivo LGTB en el país. 

La nueva ley de ONG, que obliga a estas organizaciones a registrarse como “agentes extranjeros” si reciben dinero del exterior, fue otro de los temas destacados. Nazarski recordó que Amnistía Internacional firmó un manifiesto de solidaridad con otras organizaciones y “seguirán esforzándose para el desarrollo de la sociedad civil rusa”.  

Algunos datos

Se cometieron torturas en 112 países

En 101 países se limitó la libertad de expresión

En 80 países hubo juicios injustos

15 millones de personas registradas como refugidas

12 millones de personas sin estado

Nikitin narró como a finales de febrero agentes de la fiscalía registraron en la sede de AI en Moscú. Se incautaron de numeroso material tras un registro sorpresa de cinco horas, en el que estuvieron presentes las cámaras del canal de televisión NTV. Según declaró “se trata de una campaña nacional para estrechar el cerco de las ONG”. 

Natalia Táubina, directora de la ONG Veredicto Público, dedicada a la asistencia jurídica a los ciudadanos en su comunicación con las autoridades, y también presente en la rueda de prensa fue tajante: “No trabajamos para derrocar el gobierno, sino para defender los derechos humanos. Estos son de carácter universal y no es adecuado decir que se trata de un asunto interno, exclusivamente”. 

Explicó las dificultades y la incertidumbre a la que se enfrentan actualmente numerosas organizaciones: “Declararse 'agente extranjero' es como decir que eres un espía, pero nosotros trabajamos en y por la sociedad rusa. Esta medida nos margina y además, es mentira”. Por otro lado, declaró lo complicado que supone conseguir financiación privada en Rusia: “Será prácticamente imposible obtener subvenciones porque somos independientes y aunque en teoría pueda haber financiación privada, hay señales, como el caso Jodorkovski, que no son halagüeñas”. 

Al mismo tiempo, la abogada recordó que esperan la respuesta del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo tras la queja presentada por once ONG el pasado febrero. Aunque explicó que Rusia “no presta atención a las sentencias, lo cual hace que este pierda poder”.

Por otro lado, según AI, “la reforma judicial en Rusia era reconocida de manera generalizada, incluso por altos cargos públicos. A lo largo del año, no se adoptaron medidas eficaces para garantizar la independencia del poder judicial y hay numerosos informes sobre juicios injustos”. 

Noticia esperanzadora 

Serguéi Nikitin habló de “un importante avance a lo largo del año. El Tratado sobre el Comercio de Armas, adoptado por la ONU en abril y con el voto el contra de solo tres países, puede poner freno a las transferencias de armas susceptibles de ser utilizadas para cometer atrocidades. Es una muestra de que el trabajo conjunto realizado entre ONG, instituciones internacionales y gobiernos de todo el mundo puede dar frutos. Se trata de un proceso lento, pero necesario”, concluyó. 

Lea el informe completo de Amnistía Internacional.