Las estaciones de tren de Moscú, una plataforma para artistas

Fuente: Oleg Serdéchnikov

Fuente: Oleg Serdéchnikov

Ferrocarriles Rusos ha lanzado una iniciativa con el objetivo no solo de incentivar que la gente visite las estaciones, sino también de enseñarles acerca de arte y cultura.

Las estaciones de tren con frecuencia atraen tanto cual la luz a las polillas: estafadores, personas que se quedan bebiendo hasta dormirse o persiguen cualquier fin sospechoso que requiera del anonimato. En general, la mayoría de la gente intenta limitar el tiempo que transcurre en las estaciones.

Ferrocarriles Rusos (RZD), la empresa ferroviaria estatal, ha lanzado una iniciativa con el objetivo no solo de fomentar que la gente visite las estaciones, sino también de enseñarles arte y cultura. El primer centro cultural en una estación de trenes está ubicado en la estación Rizhski, y el concepto recibió el nombre de Vauxhall.

“RZD espera lanzar un ‘Vauxhall' en cada gran estación rusa”, expresó Anna Abbasova, titular del Departamento de Cultura y Comunicación de RZD. “La implementación será diferente, pero todos se llamarán Vauxhall”.

La galería Rizhsky actualmente cuenta con una exhibición en escena de temática ferroviaria. En colaboración con Foto-Soyuz y la Galería Must Art, han escogido una colección de fotografías que ilustran la construcción de la línea principal Baikal-Amur  (BAM) en la década de los 80.

La línea BAM tiene más de 4.000 kilómetros de extensión y atraviesa algunas de las áreas más remotas del país. La llegada del transporte ferroviario fue un acontecimiento trascendental para aquellos que vivían cerca del recorrido, y las fotografías lo muestran con claridad. Algunas parejas incluso se han casado sobre sus vías férreas.

“La galería no siempre exhibirá arte relacionado con el tren”, compartió Snezhanna Abramova, directora de arte de Vauxhall. “Pero como esta es nuestra primera exposición y es, después de todo, en una estación ferroviaria, pensamos que podría ser divertido".

Vauxhall también realiza proyecciones cinematográficas, noches de música en vivo y da clases maestras orientadas al arte.

En el segundo piso hay una exhibición infantil de Romashkovo, una caricatura soviética de un tren que data de 1967. Los niños pueden ver cómo se animan las historietas en celuloide, o jugar con una versión de tamaño real del personaje. De ninguna manera hace falta esperar hasta tomar el próximo tren a Riga para visitar Vauxhall. La galería espera que los visitantes se acerquen solo para ver la galería. “Nuestros destinatarios son las personas amantes del arte. No nos dirigimos específicamente a los viajeros”, sostuvo Abramova. 

En Vauxhall también puede apreciarse el próximo proyecto de RZD por dotar de un aire cultural a las áreas junto a las estaciones. Hay un concurso abierto a jóvenes escultores para diseñar una estatua para la plaza de la estación Paveletski. Se exhiben esculturas en miniatura en Vauxhall, y se puede votar en línea o en la galería.

En la estación de Kazán se ha colocado otro centro cultural en donde se realizan eventos multidisciplinarios. Esta galería es de dueños privados y, en la actualidad, posee una colección de grandes cuadros románticos y realistas de Dimitrii Beliukin en exhibición. 

Para mayor información, puede visitar www.art-vokzal.ruy www.belukin.ru 

Publicado originariamente en inglés en The Moscow Times.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.