Acuataxis en San Petersburgo

Todavía no se sabe hasta qué punto ayudarán los acuabuses a resolver los problemas de tráfico en San Petersburgo. Fuente: Pauline Tillmann

Todavía no se sabe hasta qué punto ayudarán los acuabuses a resolver los problemas de tráfico en San Petersburgo. Fuente: Pauline Tillmann

Los taxis de agua, también conocidos como buses de agua, no son nuevos en San Petersburgo; sin embargo, este año aumentará su número de viajeros. Los primeros acuabuses zarparon en San Petersburgo hace tres años, en 2010. En 2012, los informes oficiales afirmaron que transportaron unos 500.000 pasajeros, y la tendencia sigue subiendo.

Todas las mañanas pasa lo mismo: se forman terribles atascos en las carreteras y los conductores se ven obligados a esperar en medio del tráfico. Moscú, es cierto, tiene más tráfico que San Petersburgo, pero la ciudad a la que dio nombre Pedro el Grande no está preparada para manejar mareas de coches. Esto impulsó a la anterior gobernadora, Valentina Matviyenko, a buscar una solución.

Su propuesta fue utilizar taxis de agua o acuabuses, vehículos diseñados para transportar pasajeros por los canales. Pero no son como los autobuses ordinarios: los acuataxis tienen una capacidad máxima de 12 pasajeros, lo que ha constituido el principal problema en el pasado. Muchos residentes se quejan de que los acuataxis se llenan demasiado rápido.

En este contexto apareció Inter Yatch Service. La compañía gestiona dos de las cuatro líneas de San Petersburgo. La línea Central transporta pasajeros desde la Universidad al convento Smolni por los Jardines de Verano. Desde allí, los pasajeros pueden cambiar a la línea Névskaya y continuar hacia el sur, a la estación de metro Ribatskoe.

La compañía tiene un total de 16 naves, de 12 pasajeros cada una. Este año introdujo cuatro nuevos botes, con un precio de 500.000 euros por unidad, que pueden transportar hasta 36 personas cada uno. El director de Inter Yatch Service, Serguéi Cherepánov afirma que merece la pena arriesgarse en esta inversión y que se amortizará en cinco años. Conversando con él salta a la vista lo frustrado que está con el actual ayuntamiento.

Cuando Marviyenko aún desempeñaba el cargo, se planearon siete líneas de acuabús más. Pero su sucesor, Gueorgui Poltavchenko, no continuó el proyecto y frenó todos los planes de expansión. El ayuntamiento subvenciona los acuabuses, que arrojan un balance negativo especialmente durante el otoño.

El Comité de Transporte urbano reaccionó con la negativa a publicar la tabla de precios para el próximo año. El año pasado un viaje costaba 100 rublos, unos 2,5 euros, lo que hacía que estos buses fuesen especialmente populares entre los turistas durante el verano. "Los turistas los ven como una alternativa barata a los caros tours en barco, pero en realidad deberían servir como medio de transporte para los residentes", dice Cherepánov.

Los acuabuses, una alternativa a los caros tours en barco

Todavía no está claro cuánto tiempo ahorran realmente los acuabuses. Se tardan entre 30 y 45 minutos en recorrer una línea completa, de la primera a la última parada. El mismo recorrido en coche podría llevar fácilmente más de el doble de tiempo. Además, es mucho más cómodo moverse por agua, ya que no resulta tan sencillo pasar de una isla a otra en San Petersburgo. Pero si hace mal tiempo, con fuertes lluvias o niebla, los barcos no salen de las estaciones.

Está por ver si los acuabuses pueden ayudar a aligerar el tráfico en San Petersburgo, ya que todavía no hay cifras fiables en las que basarse. "Para que tuviesen un efecto visible, deberíamos ampliar las líneas e incrementar la frecuencia de acuabuses", afirma Cherepanov. El empresario ve potenciales lugares de expansión en los canales interiores de la ciudad, como Moika y Fontanka, que en la actualidad no tienen servicio de acuataxis.

Información: Los acuabuses operan desde el 31 de mayo al 31 de octubre, cada 15 minutos de 8:00 a 20:00. La siguiente página ofrece información sobre las líneas en ruso y en inglés.