Un mercado de trabajo que los europeos envidiarían

El portal Superjob.ru afirma que las ofertas han aumentado un 2,2% en marzo de 2013. Fuente: Gleb Kotov / Ria Novosti

El portal Superjob.ru afirma que las ofertas han aumentado un 2,2% en marzo de 2013. Fuente: Gleb Kotov / Ria Novosti

Ahora que la tasa de paso marca récords en Europa, el mercado de trabajo ruso despierta envidias. Las ofertas de empleo aumentan, aunque con algunos matices.

Al cabo de unos días en Moscú, cuando un turista europeo ha agotado las preguntas sobre el agua del grifo, la situación política y la profundidad del metro, pasa a interrogarse sobre la tasa de paro.

Es lo normal. Por ejemplo, en Francia, el 67% de los encuestados por el Ifop (Instituto Francés de opinión pública) afirman haber discutido sobre este tema el pasado marzo. Y eso que en Francia el paro solo afecta al 10,8% de la población activa. En España es peor: un 26,3% de parados, el 58,4% de menos de 25 años.

En Rusia pasa al contrario. Según un comunicado del Ministerio de Trabajo, con fecha del 5 de abril, el número de inscritos en los servicios de ayuda al empleo ha disminuido un 1,75% en marzo, esto es, una bajada de 19.400 personas. 

En total, 1,1 millones de rusos están registrados como parados, esto es, cinco veces menos que en España. El número total de personas sin empleo en Rusia es de 4,3 millones, un 4,8% de la población activa, según la agencia de estadística Rosstat. 

Indicadores en positivo 

“Rusia ya ha salido de la crisis, tanto en términos de crecimiento como de mercado de trabajo”, subraya Olga Kulaeva, especialista en empleo en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Moscú. 

“La tasa de paro alcanzó su máximo en febrero de 2009, afectando a un 9,4% de la población activa, esto es, 7,1 millones de personas. Hacia marzo de 2012, ya había caído hasta un 6,5%, volviendo así a los niveles previos a la crisis”, recuerda. 

La oferta de empleo está al alza. El portal Superjob.ru afirma que las ofertas han aumentado un 2,2% en marzo de 2013. ¿El personal más demandado? Vendedores (23,2% de los puestos vacantes), obreros en la industria energética (8,6%) o en el sector de la construcción (6,6%). Sin embargo, los servicios de atención a personas (cuidado a domicilio, asistencia doméstica, etc) han experimentado una fuerte bajada (un 24% menos en marzo). 

Los rusos, poco angustiados 

¿Y qué opinan los principales interesados? Yulia, de 29 años, considera que el paro no es un verdadero problema en Moscú. “Dejé mi puesto de asistente de producción en una cadena de televisión y no tuve ningún problema para reciclarme”, confiesa. Un mes después de su dimisión, había sido contratada como directora de proyectos en una galería de arte.

Haz click en la imagen para ver los datos de la infografía

Roma, de 42 años, ya ha trabajado en tres bancos diferentes en los dos últimos años, en el departamento de servicios financieros. "En mi entorno, no hay nadie que esté en paro más de tres meses", afirma.

Esta es la atmósfera general que reflejan los resultados de una encuesta llevada a cabo por el Centro de Investigación sobre la Opinión Pública de Moscú (VTsIOM). En diciembre de 2012, el 58% de los encuestados afirmaron que, durante los dos o tres meses anteriores, nadie de su entorno había perdido su trabajo: en marzo de 2013, un 67% afirmó lo mismo.

Podemos señalar que en abril de 2011, el 51% de las personas encuestadas afirmó haber discutido sobre el paro, contra solamente el 36% del mes pasado.

Desigualdades y mercado negro

Sin embargo, no todo es de color de rosa, pues tras esta baja tasa de paro se esconden desigualdades geográficas y un mercado negro que ha adquirido proporciones alarmantes. Algunas regiones se han desenganchado de la locomotora moscovita.

“En el Cáucaso Norte, concretamente en Chechenia, el paro se sitúa entre el 14,9% y el 32,3%”, subraya Olga Kulaeva.

Y aunque la tasa de empleo es en apariencia satisfactoria, la realidad podría ser bien diferente. “En Rusia, la mitad de la población activa trabaja y cobra en negro”, se lamentó Olga Golodets, vice primera ministra, en una conferencia en la Escuela Superior de Economía el pasado 3 de abril.

En su opinión, 86 millones de personas trabajarían hoy en Rusia, pero solo 48 millones lo harían legalmente. “Esto está motivado porque en muchas regiones del país es muy difícil encontrar un empleo conveniente con todo en regla”, comenta Olga Kulaeva.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.