Se alerta a los turistas rusos de la gripe aviar en China

Los exámenes médicos en la frontera entre ambos países se han reforzado. Fuente: Reuters

Los exámenes médicos en la frontera entre ambos países se han reforzado. Fuente: Reuters

Las autoridades sanitarias rusas han reforzado los exámenes médicos en la frontera ruso-china a causa del nuevo brote de gripe aviar que se ha propagado en el país asiático.

Los médicos rusos están realizando exámenes médicos a los grupos de turistas que vuelven de China, a los que someten a un control de temperatura obligatorio. Sin embargo, no se ha detectado ningún caso hasta el momento, según declaró Dmitri Maslov, un representante del Servicio Federal para la Supervisión y la Protección de los Consumidores (Rospotrebnadzor). Según Maslov, la prevención de la enfermedad se ve complicada por el hecho de que los expertos chinos no comparten información alguna sobre las incidencias de la gripe aviar con los sanitarios rusos.

Los medios de comunicación chinos informan de que hasta el momento han contraído la gripe aviar H7N9 un total de 60 personas y que 13 han muerto. La mayoría de casos se han dado en Shanghái, donde se han detectado 24 víctimas, nueve han fallecido. Por lo demás, no se han registrado casos de transmisión del virus entre personas.

Hasta el momento hay 17 muertos por la gripe aviar en China. Pero lo más preocupante es el ritmo de propagación del virus H7N9. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muchos de los infectados no han tenido contacto con aves, lo que eleva la preocupación. La mayoría de los casos se registraron en Shangái y en las regiones colindantes.

“Estamos reforzando las medidas de información entre los turistas y pedimos que se abstengan de viajar a China”, dijo el representante de Rospotrebnadzor a la agencia de noticias RIA Novosti.

Según el jefe médico sanitario ruso Guennadi Onischenko, las autoridades rusas todavía no tienen previsto imponer prohibiciones pero, si se extiende la enfermedad, las autoridades actuarían “como corresponde a la situación”.

Onischenko explicó a los periodistas que, en las rutas de transporte a China, se han introducido controles de temperatura obligatorios y se está interrogando a pasajeros y a personal de tren y tripulaciones aéreas con experiencia en identificar a enfermos.

“Por ahora no entendemos el mecanismo de la enfermedad porque en las grandes ciudades prácticamente no hay contacto con aves. Dado que el H7N9 siempre se ha transmitido de aves a hombres,  hay que estudiar a fondo la cuestión. El punto más vulnerable, en mi opinión, es cuando las personas viajan por aire y la enfermedad puede trasladarse a Moscú en pocas horas”, dijo Onischenko.

Señaló, asimismo, que las autoridades chinas están aplicando fuertes medidas para bloquear la enfermedad, como el cierre de mercados, la imposición de cuarentenas y la confiscación de la carne aviar, pero la enfermedad sigue extendiéndose. 

Artículo basado en material de RIANovosti.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.