Cinco sonadas extravagancias de Femen

En Rusia Hoy hemos querido recordar las acciones más sonadas del grupo de feministas ucranianas Femen, que sorprendieron a la opinión pública con su agresión a Vladímir Putin durante su visita a Hannover.

No llevan pasamontañas y no tienen ninguna intención de ocultar sus rostros. No solo bailan en las iglesias sino que juegan con las campanas. En su página oficial, cuelgan la mayoría de las fotografías y vídeos que surgen a raíz de sus insolentes actos. Para describir su actividad, Femen han llegado a inventar un término específico: el sextremismo.

1) La reciente agresión a Putin durante su reunión con Angela Merkel no es la primera ocasión en la que Femen ha querido decirle al presidente ruso a la cara todo lo que piensan de él. En diciembre de 2012, las "nuevas amazonas" trataron de frustrar la cumbre entre Rusia y la UE. Las chicas recibieron a Putin en el aeropuerto de Bruselas con eslóganes como "¡El apocalipsis es Putin!" o "¡Putin es el eurocalipsis!"

Muchos están intrigados por saber cómo unas chicas semidesnudas con llamativos mensajes escritos en el cuerpo (y aunque no los tuvieran) pudieron colarse entre las varias filas de guardias de seguridad que siempre escoltan a tan importantes personalidades.

2) Vladímir Putin no es la primera figura pública rusa a la que se han enfrentado con gritos y con los pechos descubiertos las chicas de Femen. Anteriormente, el patriarca de Moscú y de toda Rusia, Kirill, estuvo a punto de ser víctima de estas ucranianas que critican a gritos las indecencias políticas. El líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa fue pillado por sorpresa en el aeropuerto de Kiev, por lo que este fue el inicio de su visita amistosa.

A propósito, los pechos descubiertos son un elemento imprescindible en todos los actos de Femen. Como dice su página web oficial, “defienden con sus pechos la igualdad civil y de género en todo el mundo".

3) Otro acto poco común tuvo lugar en mayo de 2012 en la ciudad ucraniana de Dniepropetrovsk, cuando las chicas asaltaron impertinentemente la copa de la UEFA. En la ciudad tenía lugar una jornada de la Europa League, y las activistas se levantaron en fila para hacerse una fotografía con la copa; cuando se acercaron, tiraron la copa y el pedestal sobre el que se encontraba.

Unos días antes, durante la exposición de la copa en la capital de Ucrania, Kiev, otra feminista había tirado también la copa. En la web oficial, las chicas, jactándose de haber logrado su objetivo, explicaban por qué les disgustaba el fútbol.

Culpaban a la UEFA de "hacer propaganda del turismo sexual, de estimular la industria del sexo en las ciudades en las que se celebraba el evento y de emborrachar y atontar a la población". Por este acto, el juez interpuso a la activista Irina Shevchenko una multa de 340 hrivnas (42 dólares).

4) Los actos del grupo punk ruso Pussy Riot y su arresto también llamaron la atención de Femen. Las chicas apoyaron a las rebeldes rusas que en febrero de 2012 cantaron una oración punk en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú. El día en que se dictó sentencia a Pussy Riot, las ucranianas, con sus característicos pechos descubiertos, cortaron con una sierra eléctrica la cruz reverente de Kiev, que había sido colocada en memoria de las víctimas de la represión de Stalin.

5) A todo esto, Pussy Riot no fueron las primeras en saltarse la reglas de comportamiento en la Catedral de Cristo Salvador. En diciembre de 2011, dos meses antes de los bailes de Pussy Riot, las activistas de Femen hicieron un acto delante de la iglesia. En aquel momento ni siquiera detuvieron a las chicas; recogieron sus carteles, que rezaban "Dios salve al zar", se vistieron y se marcharon del lugar de los hechos en metro.

Por otra parte, nadie apoyó este acto, y los comentarios en las fotografías colgadas en internet fueron en su mayoría negativos.