Llega a Ekaterimburgo la comisión evaluadora de la Expo 2020

Fuente: Pavel Lysizin / RIA Novosti

Fuente: Pavel Lysizin / RIA Novosti

La comisión de evaluación de la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE), evaluó entre el 26 y el 29 de marzo las posibilidades de Ekaterimburgo para acoger la Exposición Internacional en el año 2020. El jefe de la delegación Stein Christensen ha señalado que, según los resultados, Ekaterimburgo tiene muchas opciones de conseguir la Expo 2020.

“Desde el primer momento he podido sentir la hospitalidad por la que es famoso el pueblo ruso. En la ciudad hay numerosas casas pequeñas, antiguas y muy bonitas, que se conservan entre rascacielos”, cita a Christensen Ria Novosti. 

Por su parte, el secretario general de la BIE, el sevillano Vicente González Loscertales, mencionó a la juventud rusa en la que es su tercera visita a Ekaterimburgo. “Hay muchos jóvenes llenos de ideas innovadoras para mejorar aun más todo lo que la ciudad posee”, declaró. 

Ekaterimburgo se presentó como candidata oficial para acoger la Expo 2020 en 2011. La exposición tendría lugar desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre de 2020 bajo el lema “Inteligencia global: el futuro de la globalización y su influencia en nuestro mundo”. 

La impresión que esta visita cause en la comisión depende, en gran medida, de si Ekaterimburgo puede acoger un acontecimiento mundial a gran escala y que, por importancia, no se queda atrás respecto a los Juegos Olímpicos. 

Aparte de visitar Ekaterimburgo, los inspectores de la BIE se reunieron en Moscú con el presidente ruso Vladímir Putin, con el primer ministro Dmitri Medvédev y con Serguéi Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores. Con anterioridad, más de una vez se ha señalado que una de las condiciones fundamentales de las Exposiciones Internacionales es el apoyo incondicional de los dirigentes del país a la candidatura de una ciudad. 

Moscú le da mucha importancia a la carrera para acoger la Expo 2020. Rusia todavía no ha conseguido celebrar este acontecimiento en su territorio. En el 2001 se presentó una solicitud para acoger la Expo 2010, pero fue derrotada por Shangái. 

Esta vez, junto con Ekaterimburgo, compiten Esmirna (Turquía), Ayutthaya (Tailandia), Dubái (EAU) y Sao Paulo (Brasil). 

Como ha contado a los periodistas Yevgueni Kúivashev, gobernador de la región de Sverdlovsk, las principales ventajas de Ekaterimburgo frente a estas ciudades son: “La situación geográfica junto con las condiciones climatológicas. Estamos bien comunicados y, en mi opinión, somos los representantes simbólicos de Rusia”. 

Ekaterimburgo se encuentra en la parte central del continente euroasiático, en la frontera entre Europa y Asia. Fundada en el año 1723 en el centro de la cordillera de los Urales como una factoría-fortaleza,  hoy la ciudad es un importante centro industrial y un nudo fundamental de transporte y logística en la vía transiberiana. A los lugareños les gusta bromear diciendo que Ekaterimburgo es la capital de Rusia para casos de emergencia. 

Como ha señalado Kúivashev, la celebración de la EXPO sería un estímulo importante para el desarrollo de la ciudad y de la región de Sverdlovsk en general, al convertir Ekaterimburgo en el nuevo centro científico y financiero de Rusia. 

“Lo que queda tras la celebración de una gran EXPO es un buen legado que puede utilizarse para atraer compañías, financieras o industriales, para crear aquí negocios”, el líder de la región de Sverdlovsk ha compartido sus expectativas. 

Durante la visita de la comisión se presentó el plan estratégico de desarrollo de Ekaterimburgo, que incluye la construcción de parques empresariales y, entre estos, la futura ubicación de la Expo-2020. 

En palabras de Mijaíl Viatkin, arquitecto jefe de Ekaterimburgo, la superficie elegida está situada “en un lugar ecológicamente puro” a orillas del estanque Verj-Isetski y ocupa una superficie de 560 ha. Es una ubicación cómoda, a 3 kilómteros del centro de la ciudad y a 21 del aeropuerto. 

“Desde la zona de la EXPO a la frontera de Europa y Asia hay 6 kilómetros. Tenemos la idea de hacer un teleférico para que los visitantes de la exposición puedan acercarse a la frontera”, ha añadido Viatkin. 

El territorio del parque de la EXPO tiene cerca de 180 ha. En esta superficie se planea levantar 103 pabellones, entre ellos cinco grandes pabellones temáticos. La mayoría de estos proyectos son temporales. 

Cerca del parque de la EXPO se ha pensado construir la Expo-city, donde vivirían los participantes de la exposición y los comisarios generales, y la Expo-aldea para los invitados y los representantes de los medios de comunicación. Después de la exposición, Ekaterimburgo se encontraría con un moderno barrio residencial de 2,6 millones de m2 de viviendas, con restaurantes y centros comerciales nuevos, respectivamente. 

Según ha comunicado el viceprimer ministro de la Federación Arkadi Dvorkóvich, quien encabeza el comité organizador de la Expo-2020, los gastos para organizar la exposición en Ekaterimburgo suponen cerca de 2.000 millones de dólares. 

La información sobre los resultados de los viajes de los miembros de la BIE se comunicará a las cinco ciudades candidatas el 10-11 de junio durante la asamblea general de la Oficina, y el vencedor será anunciado a finales de noviembre.