Aquellos rusos que descubrieron el Amazonas

Fuente: flickr / Johan.dk

Fuente: flickr / Johan.dk

La Sociedad Geográfica de Lima ha cumplido 125 años de historia. Una edad considerable para la prestigiosa institución, que el Congreso del Perú ha querido homenajear con un acto oficial. Entre los muchos éxitos logrados a lo largo de su trayectoria profesional, el más destacado, sin duda, ha sido el descubrimiento del origen del río Amazonas en la provincia de Caylloma.

Entre el 3 y el 18 de julio de 1996 una expedición internacional dirigida por el explorador italo-polaco Jacek Palkiewicz, en la que participaron también los científicos rusos Serguéi Ushnurtsev y Rima Chajrudinova, partió en busca del origen del Amazonas. 

El embajador de Rusia en el país andino, Nikolái Sofinskiy,  ha participado en el homenaje como invitado especial por el aporte ruso al conocimiento del territorio nacional. El mismo diplomático ha trasmitido un mensaje de agradecimiento del vicepresidente de la Sociedad Geográfica Rusa, Artur N.Chilingarov, a sus colegas peruanos, donde les desea nuevos descubrimientos que puedan enriquecer al Perú y al planeta en general.


Ver mapa más grande

"En mayo de 1995 recibí una carta de Jacek Palkiewicz en la cual me preguntaba si nosotros teníamos datos relacionados con el origen del Amazonas; esta inquietud de Jacek motivó mi interés, me puse a revisar y constaté que no había unidad de criterio, cada cual escribía un origen distinto", comenta a Rusia Hoy el ingeniero Zaniel Novoa Goicochea, presidente de la Sociedad Geográfica de Lima como surgió la idea de armar la expedición Amazon Source 96. 

El propósito científico era establecer el verdadero origen del "Monarca de los ríos", algo que había sido buscado durante siglos por aventureros y exploradores de profesión: desde el legendario Francisco de Orellana en 1542, hasta Carlos Peñaherrera en 1969 y Loren McIntyre, de National Geographic Magazine, en 1971.

Además de Palkiewicz, Novoa Goicochea (nombrado Coordinador Nacional) y los dos rusos, formaban parte de la expedición el italiano Renzo Grego y tres expertos peruanos.

Con el auxilio de mapas e imágenes por satélite, el grupo asumió que el famoso río tenía su origen en la Cordillera de Chila, provincia de Caylloma, dirigiéndose entonces hacia el sur del Perú. Se trata de una área geográfica con un clima frío y seco que favorece la formación de glaciares y la acumulación de hielo. Durante el verano este almacén de nieve se deshiela, alimentando un intenso régimen fluvial.

Esta zona, incluso, tiene una gran importancia a nivel socio-cultural; sus recursos naturales (agua, pastos y animales) son la fuente de supervivencia para las comunidades locales, que, además, atribuyen a estos lugares un valor sagrado, honrando a la Pachamama, la madre tierra, y a los Apu, señores de los nevados de la Cordillera.

Después de algunos días de aclimatación a la altura, el equipo empezó a medir los parámetros hidrográficos de las fuentes hídricas, así como sus propiedades físicas y químicas.

El ingeniero Novoa Goicochea nos ha explicado como se desarrolló el trabajo en el terreno: “Había que medir cuatro quebradas (riachuelos). Se tomó primero la Sillanque, luego la Carhuasanta, la Ccaccansa y la Apacheta. Cada medición se hacia entre las diez y media y once de la mañana para que los ríos se descongelaran y pudieran responder a los mismos criterios”. Los científicos analizaron, entre otros, el cauce y la longitud de cada río, así como el volumen del gasto de agua (el desagüe)”.

Se escogió el mes de julio para efectuar las mediciones porque era la estación seca, con bajas precipitaciones que no podían alterar el volumen del agua de las quebradas.

Según el Coordinador Nacional el aporte de los dos expertos rusos: “Ha sido extraordinario por dos razones. Primero, el perfil profesional de cada uno…Eran científicos que conocían muy bien su materia (Ushnurtsev era hidrógrafo y Chajrudinova geógrafa) y también fue fundamental el instrumental que trajeron, de primera, para hacer lo que nunca se había hecho en Perú”. Entre los instrumentos traídos por los rusos destacaron el molinete hidrológico GR-50 y el electro-conductómetro.

Hay también otro aspecto destacable según Novoa Goicochea: “Su calidad personal. La expedición no habría tenido éxito sin la empatía que había en el grupo humano”. El análisis de las cuatro quebradas indicó que la Apacheta, que nace en el monte Quehuisha, era el verdadero origen del río Amazonas. Comparada con las demás, esta quebrada reunía unos parámetros decisivos: un mayor cauce (2,25 metros de ancho), una mayor longitud (8,5 kilómteros) y, sobre todo, un mayor volumen de desagüe (0.96 m3/seg).

En los años siguientes, a pesar de algunas críticas, la expedición Amazon Source 96 ha sido respaldada por la Oficina del Tratado de Cooperación Amazónica y otras instituciones, que han aceptado la veracidad científica de los resultados obtenidos. Además, en 2005, los investigadores Martini y Wagner, del INPE-Brasil, han demostrado que el río Amazonas es el más largo del mundo, con una longitud de 7.062 kilómetros frente a los 6,671 el Nilo, tomando como referencia el trabajo de Palkiewicz y de sus compañeros.

El 11 de septiembre de 2011 algunos miembros de la expedición han vuelto a la quebrada Apacheta para colocar una placa conmemorativa. Esta iniciativa sirve para respaldar la propuesta de declarar la zona Área Natural Protegida, algo que permitiría a los pobladores locales aprovechar las potencialidades turísticas de su territorio.