Una jubilación cada vez más lejana

Una nueva fórmula para calcular las pensiones busca que los ciudadanos  trabajen más años. Fuente: ITAR-TASS

Una nueva fórmula para calcular las pensiones busca que los ciudadanos trabajen más años. Fuente: ITAR-TASS

Según los cálculos de los expertos, la pensión de jubilación de los varones en Rusia rondará unos 23.000 rublos (lo que equivale a unos 700 dólares) al mes, en el caso de que se jubilen cinco años más tarde de la edad de jubilación estipulada actualmente.

Expertos del Instituto de Análisis Social y Previsión de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (RANJyGS, por sus siglas en ruso) han elaborado, por encargo del gobierno ruso, una nueva fórmula para calcular las pensiones que se presentó hace unos días.

A partir de ahora se calcularán en función de tres componentes: la parte no contributiva, la parte contributiva y la capitalización. Las principales innovaciones de la nueva fórmula conciernen a la parte contributiva. 

Según explicó el subdirector de RANJyGS, Yuri Gorlin, la parte no contributiva será el equivalente de la llamada “base de prestación fija”, que ya existe en la actualidad y cuya cuantía es de 3.494 rublos (lo que correspondería a poco más de 100 dólares) al mes. 

Todos los ciudadanos de Rusia que hayan alcanzado la edad de jubilación y que no estén trabajando tienen derecho a percibir la “base de prestación fija”. 

En cuanto a la parte contributiva, la nueva fórmula mantendrá el nivel de retenciones en el porcentaje de este año, lo que equivale a un 22%, más un 10% adicional de cualquier cantidad que exceda la base de cotización mínima ( en aquellos casos en los que el sueldo anual supere los 17.000 dólares anuales).

A su vez, los desarrolladores del nuevo método proponen introducir dos condiciones obligatorias para poder acceder a la parte contributiva de la pensión: el período mínimo de cotización deberá ser de al menos 15 años y las contribuciones al sistema de pensiones no serán inferiores a dos veces el salario mínimo (MROT, por sus siglas en rusa) al año, una vez restadas las contribuciones a la jubilación por capitalización. 

La principal innovación en la fórmula de pensiones que se está debatiendo es que la parte contributiva ya no se calculará en términos absolutos, sino en función de los coeficientes de jubilación (es decir, en base al nivel del sueldo, los años cotizados y  la edad de jubilación). 

Asimismo, se prevé introducir un incentivo para aquellos que quieran jubilarse más tarde de la edad establecida con carácter general: la pensión se incrementará de manera significativa según el sueldo percibido durante la edad de jubilación. 

Por otro lado, la parte de la capitalización de la pensión se compone de lo que transfiere el empleador al Fondo de Pensiones contributivas, que corresponde al 6% del salario del empleado, pero que no puede superar los 16.500 dólares al año. 

Al mismo tiempo, los ciudadanos también tienen derecho a elegir si quieren transferir sus ahorros a una sociedad gestora o a los fondos de pensión privados, que invierten los ahorros en el mercado de valores. 

“La nueva fórmula no va a perjudicar de ninguna manera los derechos de los que ya están jubilados y están percibiendo sus pensiones”, dice el jefe del Laboratorio del Federalismo Fiscal del Instituto de Política Económica Gaidar, Vladímir Nazárov. 

“En cambio, para aquellos que todavía no se han jubilado y siguen en el mercado laboral, se está creando un incentivo para trabajar más tiempo y jubilarse más tarde”, añadió. 

Sin embargo, en la opinión de Nazárov, no habrá mucha gente que quiera seguir trabajando después de alcanzar la edad de jubilación. 

“No creo que la gente vaya a empezar a jubilarse más tarde. Al menos no al principio, dado que todavía no se va a entender bien ni la reforma ni el sistema de incentivos. Más adelante, cuando la gente vea que el Estado no los está engañando y que se trata de una posibilidad real y factible de jubilarse más tarde y obtener una pensión mucho más cuantiosa, el programa cobrará mayor popularidad”, asevera Nazárov. 

Versión abrevidada. Artículo publicado originalmente en ruso en Vzgliad.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.