Científicos detectan el origen del cáncer de ovario

Entrevista a un miembro del equipo del Instituto Físico-Técnico de Moscú sobre la gestación de esta enfermedad. Fuente: PhotoXpress

Entrevista a un miembro del equipo del Instituto Físico-Técnico de Moscú sobre la gestación de esta enfermedad. Fuente: PhotoXpress

Científicos del Instituto Físico-Técnico de Moscú (MFTI, por sus siglas en ruso) han descifrado el mecanismo de gestación del cáncer de ovario. Se origina en las células madre del epitelio de los ovarios, el tejido formado por una o varias capas de células unidas entre sí. Los científicos confían en que este resultado obtenido en ratones ayude a encontrar un mecanismo parecido en los seres humanos y usarlo para el tratamiento.

Grigori Yenikólopov, neurobiólogo ruso-estadounidense, profesor del célebre laboratorio de Cold Spring Harbor, fundador del laboratorio del Instituto Físico-técnico de Moscú y coautor del artículo, ha explicado a Gazeta.ru en qué ha consistido el trabajo.    

¿En qué consiste la esencia de su trabajo?

El principal resultado de la investigación es haber detectado una nueva población muy reducida de células madre en los ovarios. Son las llamadas células madre de tejido-específicas. A diferencia de las células madres embrionarias, a partir de las cuales se forman las células del organismo, estas otras células, en una situación habitual, generan únicamente algunos tipos de células para mantener el tejido correspondiente o un órgano.

En primer lugar, ha resultado que esas células sanan la lesión que se produce en el ovario después de cada liberación del óvulo: el óvulo es una formación muy grande y se produce una pequeña fisura del tejido orgánico que luego es necesario curar.

Cáncer de ovario

Es la quinta causa de muerte por cáncer en las mujeres, la primera causa de muerte por tumores ginecológicos malignos y el segundo tumor diagnosticado con mayor frecuencia en ginecología. En Rusia la tasa de incidencia de cáncer de ovarios es de aproximadamente 77 casos por cada 100.000 mil habitantes.

En segundo lugar, ha resultado que estas células son particularmente susceptibles de transformarse en malignas y generan tumores que durante el injerto generan a su vez nuevos tumores (empleamos ratones como modelo de organismo). Los científicos hacía tiempo que sospechaban que en algún punto de esa zona podía haber células a partir de las cuales se generara el tumor en los ovarios y ahora hemos conseguido detectarlas. 

¿Qué métodos utilizan?

En este proyecto hemos empleado esquemas genéticos muy sofisticados de cruzamiento de animales y métodos de visualización de células madre y su descendencia. Requieren un equipamiento microscópico muy complejo, el manejo de los más avanzados métodos genéticos y citológicos y la obtención de nuevas líneas de animales. 

¿Cuál es la aplicación práctica de los resultados obtenidos?

Nuestro trabajo se ha llevado a cabo en ratones, que es el modelo habitual para estudiar enfermedades humanas. Aunque, por supuesto, esperamos que el conocimiento adquirido resulte relevante para la terapia del cáncer en personas.

Investigación

Hasta ahora se habían investigado relativamente poco la patogénesis de esta enfermedad y el mecanismo de desarrollo. En el pasado los científicos habían conseguido comprobar que los cánceres del epitelio – una capa de células que recubre la superficie y los órganos internos del cuerpo – aparecen o bien en la frontera entre dos tipos de células, o bien en las células madre del tejido epitelial. El equipo de científicos ruso-estadounidenses ha detectado células madre peligrosas en el epitelio de los ovarios.

En primer lugar, habiendo encontrado las principales características (marcadores) de este grupo muy reducido de células, esperamos encontrar también, con la ayuda de los mismos marcadores, la población celular correspondiente en los tejidos humanos.

En segundo lugar, sabiendo qué es lo que debemos investigar, podremos entender si las mismas células, después de algunas modificaciones, se convierten en una fuente de tumores cancerígenos de los ovarios. En tercer lugar, podremos usar estas células para la detección de tratamientos que puedan impedir su proliferación descontrolada o una transformación maligna.

Finalmente, hay células similares que en otros tejidos pueden convertirse en una fuente de tumores. Por ejemplo, al parecer el origen de los tumores malignos del cáncer del cuello uterino o el cáncer de esófago, podría estar en una población similar muy reducida e inusual de células madre.  

Explíquenos más detalles sobre el colectivo internacional de científicos que ha trabajado en el artículo.

Desde hace unos cuantos años cooperamos con Alexander Nikitin, de la Universidad de Cornell. Es el líder de este proyecto y principal autor principal del artículo. Es un especialista único en materia de transformación de células cancerígenas.

Es importante comprender las leyes por las que éste y otros tipos de células madre “deciden” si deben permanecer en reposo, empezar a dividirse, migrar hacia una u otra parcela de tejidos, convertirse en otros tipos de células, etc.

Y lo más importante es entender por qué esas células y no otras se transforman tan fácilmente en cancerígenas y si es posible emplear ese conocimiento para prevenir el crecimiento maligno o desarrollar fármacos. 

Versión reducida. Publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru.