Rusia celebra el Día de la Mujer

El modo de entender este día actualmente ha abandonado el cariz político que antes tenía. Fuente: Ricardo Marquina Montañana

El modo de entender este día actualmente ha abandonado el cariz político que antes tenía. Fuente: Ricardo Marquina Montañana

RBTH realiza un recorrido histórico para desvelar el origen y evolución del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Desvelando mitos falsos

Se ha disertado mucho acerca del origen de este día. Una de las causas de celebración se situaba en un incendio que se produjo en una fábrica donde una serie de trabajadoras estaban llevando a cabo una huelga que acabó finalmente en tragedia. Sin embargo la investigación historiográfica ha demostrado la falsedad de esta afirmación, entre otras cosas porque el incendio se produjo un 25 de marzo y no un día 8, en la fábrica ‘Triangle Shirtwaist Company’ de Nueva York, donde murieron muchas mujeres inmigrantes entre 17 y 24 años. 

Rusia fue el primer país donde se celebró el día dedicado a las mujeres antes, en 1914. No obstante, en 1917 se le dio un gran impulso debido a un hecho relevante en la historia del país: las mujeres rusas se amotinaron como protesta por la falta de alimentos. Este acontecimiento fue el 23 de febrero (del calendario juliano), es decir el 8 de marzo del actual calendario gregoriano. Ni que decir tiene que este motín fue una de las causas de lo que conocemos por Revolución rusa.

Mujer y URSS

La Unión Soviética supuso en sus inicios una auténtica revolución para la situación de la mujer. Muchos carteles de la época arengaban a salir de la esclavitud de la cocina e iniciar una ‘nueva vida’ lejos de las cadenas. La comisaria del pueblo para la asistencia pública, Alejandra Kollontái fue una de las mayores impulsoras de los derechos de las mujeres. Participó en diversos proyectos de ley relacionados con el aborto, la igualdad salarial y el divorcio, por poner solo algunos ejemplos.

Pero los logros conforme iban pasando los años se fueron convirtiendo en trabas. Como señala Olga Zdravomislova: “En la época soviética, la ideología oficial promovía la igualdad de los hombres y las mujeres, pero esto tenía un objetivo puramente pragmático: el trabajo de las mujeres era esencial para el desarrollo económico. Al mismo tiempo, la mayoría de las familias soviéticas eran más bien de corte tradicionalista, de forma que la igualdad resultó en que las mujeres se ocuparan no solo de trabajar sino también de los roles tradicionalmente asociados a su sexo: cuidado de la casa, de los niños…”

Si tenemos esto en cuenta, no es de extrañar que en la Rusia actual el ideal de la mujer no sea tanto el trabajar fuera y dentro de casa (teniendo en cuenta la experiencia soviética de doble jornada) sino explorar otras formas de vida de pareja y de matrimonio, con una menor carga laboral fuera de casa.

La imagen de la mujer rusa en la actualidad

Rusia Hoy se reunió con Natalia Bondarenko experta socióloga del centro de investigaciones sociológicas Levada center  para hablar del día de la mujer y de su situación actual en Rusia. A la hora de exponer sus ideas Bondarenko se refirió a una encuesta realizada en abril del año pasado y en la que participó una muestra de 1.600 personas.

Por regla general, la imagen que se tiene de la mujer está relacionada con el aspecto externo. Así, no es de extrañar que en las encuestas se incluyan la forma de vestir. Según Natalia Bondarenko, “muchas personas se fijan en la ropa que lleva una mujer determinada. Si su ropa es bonita, si está a la moda o si es de buen gusto”. Solo una minoría de encuestados (en torno al 30%) opina que es más deseable una mujer simple, sin muchas sofisticaciones.

Respecto al comportamiento de las mujeres rusas. La mayor preocupación reside en valorar a la mujer por su grado de modestia, por ser activa o de mente abierta (aunque no se especifica qué se considera por ‘mente abierta’). Aspectos que no difieren mucho de lo que se pensaba en la época soviética. Estas ideas conviven con otras, como la imagen tradicional de ama de casa, que sigue teniendo mucho peso en la actualidad.

“Si nos vamos al campo de las actitudes más valoradas en la mujer, las respuestas tienen que ver con aspectos como la diligencia, la lealtad, los cuidados que ofrece o el aseo personal. Por otro lado, la apariencia física, la decencia, saber cuidar y gestionar bien el hogar se consideran actitudes que toda mujer debiera tener, según una gran parte de los encuestados”. Los aspectos morales y tradicionales, relacionados con la protección y sacrificio de la familia son de los más valorados en la mujer rusa y los que tienen más peso en la sociedad.

Comportamiento social de la población en este día y su valoración

El modo de entender este día está muy lejos del cariz político de solidaridad y lucha por los derechos de la mujer, que adoptaba en el primer cuarto del siglo XX. Pero, “las mujeres demuestran de cualquier manera, que son activas en diversas áreas de la sociedad rusa actual”, prosigue Natalia.

Un aspecto que llama la atención es que la iglesia Ortodoxa rusa no aprueba este día. Respetan que sea un día de fiesta pero no el conjunto de valores que hicieron que surgiese esta festividad, la consideran una fiesta vacía de contenido.

A nivel familiar, el sexo masculino procura tener una atención especial a sus madres, hijas, hermanas que se traslada a nivel material en la compra de ramos de flores y regalos que demuestran su aprecio y respeto por todo lo que hacen por la familia (proteger, cuidar, dar afecto…).

La singularidad rusa es que se combinan las actitudes que se tienen en Europa en el Día de la Madre con el respeto y la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

De esta forma, los regalos se convierten en una de las partes centrales de la fiesta: ramos de flores, perfumes y dulces, son los más populares y entre los grupos de mayor nivel económico, joyas, dispositivos electrónicos, ir a un restaurante o al teatro.

Política y mujer en Rusia

A nivel político, en Rusia las mujeres siguen teniendo los mismos derechos que consiguieron con la Revolución.

Este aspecto se refleja en la percepción y la imagen que tiene la población analizada por el Levada center: dos de cada tres mujeres afirman tener los mismos derechos que los hombres en materia de igualdad política, aproximadamente un 60% de la muestra, sobre un 40% que opinan que tienen menos derechos ‘reales’.

Es interesante que los grupos con mayor nivel de ingresos (en las zonas urbanas) son los más proclives a opinar que las mujeres no tienen los mismos derechos que los hombres.

El 75% aprueba que las mujeres participen en la vida política del país y que lleguen incluso a la zona más alta de las esferas políticas de dirección de la nación. Sin embargo, cuando se les pregunta sobre si les gustaría ver una mujer como presidente del país solo el 45% (menos de la mitad de la población) responden que sí. 

Lea más: La mujer rusa y las diferencias de género >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.