Meteorito causa cientos de heridos

La lluvia de meteoritos en los Urales rusos causó por lo menos 470 heridos, según diferentes cálculos. Mientras tanto, las autoridades rusas instan a los gobiernos mundiales a impedir que objetos espaciales caigan a la Tierra.

La lluvia de meteoritos en la región de Sverdlovsk rompió las ventanas de varias casas e hirió a unas 470 personas, según diferentes cálculos. Mientras tanto, las autoridades rusas instan a los gobiernos mundiales a impedir que caigan a la Tierra objetos espaciales.

Al principio, un servicio de emergencia local de la región de Cheliábinsk informó de que un meteorito había caído en la ciudad, según fuentes de Interfax.

"Se avistó un objeto que caía, que ha sido identificado provisionalmente como un meteorito. Podría haberse fragmentado al pasar por las capas superiores de la atmósfera", explicó la fuente.

Los habitantes de las regiones de Sverdlovsk y Cheliábinsk alertaron a las fuerzas de seguridad locales de que veían objetos ardiendo que caían del cielo.

"Los residentes de la zona también contaron que del cielo caían objetos envueltos en llamas. Algunos los confundieron con un avión. Pero no ha habido ningún accidente aéreo en la región de los Urales. Todos los vuelos han despegado y aterrizado según lo previsto. Sin embargo, se ha informado de que las ventanas de varios edificios en la región de Cheliábinsk se han roto a causa de la caída del meteorito", comentó la fuente.

 

Algunas personas que se encontraban dentro del edificio de la escuela secundaria nº 130 parecen haber sufrido heridas leves, a resultas de la rotura de varias ventanas por la caída del meteorito, según contó a Interfax el portavoz del Ministerio de Interior. Fuente: ITAR TASS

El meteorito cayó en el distrito de Satka de la región de Cheliábinsk, en un área situada a unos 80 kilómetros del centro administrativo de la región, informó el portavoz.

"Se rompieron las ventanas de numerosas casas de Satka y de algunos edificios de Cheliábinsk que dan a la dirección del impacto", dijo.

 Cinco personas se encuentran ingresadas con heridas relacionadas con la caída del meteoro, según declaró Vladímir Stepanov, director del Centro de Gestión de Crisis del Ministerio de Emergencia, a la cadena de televisión Rossiya 24.

"Unas 100 personas sufrieron daños, incluyendo 10 niños. Las heridas se debieron a la caída de cristales rotos. Todas, excepto cinco, recibieron atención médica y fueron dadas de alta. Las cinco restantes habían sufrido cortes profundos y seguirán ingresadas", afirmó.

Según los datos más recientes proporcionados por el Ministerio del Interior, más de 250 personas han resultado heridas por la caída de fragmentos de meteorito en la región de Cheliábinsk.

"Se ha informado de que más de 250 personas se encuentran heridas, tres de ellas en estado grave", informó la fuente. La lluvia de meteoritos también provocó daños en edificios de seis ciudades, informó el departamento de prensa.

"Lo que sucedió en los Urales no fue una lluvia de meteoritos, como se ha dicho", desmintió Yelena Smirnij, portavoz del Ministerio de Situaciones de Emergencia. "Fue un único meteorito, que entró en combustión al pasar por las capas superiores de la atmósfera. De este modo, desencadenó una onda expansiva que rompió las ventanas de varias casas en la zona".

"Los niveles de radiación no han aumentado", afirmó Smirnij. "El meteorito no ha influido en absoluto".

"El tampoco causó ninguna interrupción en los servicios de telefonía móvil en la región. No se espera que los fragmentos del meteorito lleguen realmente a caer en la Tierra. En cualquier caso, los servicios de emergencia de la región están en situación de alerta máxima", añadió la portavoz.

Del mismo modo, el responsable de epidemiología de Rusia, Gennadi Onishchenko, afirma que han realizado mediciones de los niveles de radiación en Cheliábinsk y se ha confirmado que "todos los indicadores están dentro de lo normal".

Por otra parte, el vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozin, han insistido en la necesidad de que los principales gobiernos del mundo aúnen fuerzas para impedir que objetos espaciales caigan en la Tierra. "Ya me he referido en diferentes ocasiones a la necesidad de una iniciativa internacional para crear un sistema de detección precoz que también impidiese que los objetos espaciales se acercasen peligrosamente a la Tierra", declaró hoy Rogozin a Interfax, tras la caída del meteorito en Cheliábinsk.


Ver mapa más grande

 

Lo que ha sucedido hoy en esta región de los Urales ha subrayado una vez más la importancia de esta decisión, pero ni Rusia ni los EE UU son capaces de derribar este tipo de objetos volantes, añadió.

Este artículo está basado en materiales de Interfax.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.