Las aerolíneas de bajo coste no despegan en Rusia

Cierra la compañía Red Wings, propiedad del opositor Alexander Lébedev. Fuente: Foto de prensa

Cierra la compañía Red Wings, propiedad del opositor Alexander Lébedev. Fuente: Foto de prensa

El pasado 3 de febrero, el ente regulador de la aviación en Rusia, 'Rosaviatsia', canceló la licencia de la aerolínea Red Wings, que operaba vuelos chárter a más de una decena de destinos nacionales e internacionales desde 1999.

La aerolínea contaba con una flota de diez aviones de pasajeros Tu-204 -la mayoría fabricados en Rusia- y era la principal compradora de esa aeronave. Durante 2012, RedWings transportó más de 817.000 pasajeros hacia destinos mayormente turísticos, y era la 17º  aerolínea con mayor actividad.

Aunque en su informe alega problemas financieros que afectaban la seguridad, Rosaviatsia afirmó que la decisión no tuvo nada que ver con el accidente ocurrido el 29 de diciembre de 2012 en el aeropuerto Vnúkovo de Moscú,  en el que una de las aeronaves de la compañía se salió de la pista e invadió una autovía, con un saldo de cinco víctimas mortales.

La compañía es propiedad del multimillonario opositor Alexander Lébedev, que también es dueño de los periódicos TheEveningStandard e Independent en el Reino Unido. Lébedev sostuvo que la decisión del ente regulador lo tomó por sorpresa y que apelaría al gobierno directamente, dado que su empresa es una de las principales compradoras de aeronaves fabricadas en Rusia.

La decisión constituye un nuevo golpe para la incipiente industria de las aerolíneas de bajo coste en Rusia, después de que los únicos otros dos actores del mercado, Avianova y SkyExpress, quebraran simultáneamente a fines de 2011. En el caso de la primera, a pesar de que operaba vuelos a más de treinta destinos, la quiebra se dio por un conflicto entre los inversores.

Algunos de los principales obstáculos son la escasez de pilotos cualificados (la prohibición de contratar pilotos extranjeros hizo que los salarios en Aeroflot se elevaran a casi 13.000 dólares por mes), la ausencia de legislación que permita la venta de boletos no reembolsables y otras opciones económicas en aeropuertos de bajo coste en la región de Moscú.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.