La pionera de los diamantes

Vida y desventuras de Larissa Popugaeva, que descubrió en Yakutia la primera mina de la URSS de estas piedras preciosas. Fuente: Gettyimages/Fotobank

Vida y desventuras de Larissa Popugaeva, que descubrió en Yakutia la primera mina de la URSS de estas piedras preciosas. Fuente: Gettyimages/Fotobank

El escritor Rishat Yuzmujametov, autor de “Las descubridoras de diamantes en Yakutia”, nos desvela algunos secretos de la vida de esta pionera, cuyo legado sigue siendo útil para los geólogos actualmente.

La fiebre del oro en la URSS afectó principalmente a los hombres. En las búsquedas de diamantes, por el contrario, participaron muchas mujeres. También el descubrimiento de la primera mina de diamantes en Rusia se debe a una mujer, Larissa Popugaeva, geóloga de Leningrado. ¿Se trata de una casualidad o existe un motivo? 

La búsqueda centralizada de minas de diamantes en la URSS empezó no empezó hasta pocos años antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando estas piedras empezaron a ser utilizadas como materia prima en la industria militar.

A finales de los años 30, en los Urales centrales se descubrieron pequeños campos de diamantes, pero la cantidad extraía satisfacía menos de un 5% de las necesidades totales y la URSS se vio obligada a adquirir piedras sudafricanas, que pasaban, según el contrato, por los EE UU y el Reino Unido. 

Larissa Popugaeva, de soltera Grivtsevich. Nació en 1923 en Kaluga. Su padre, miembro del Partido, murió en prisión en 1937 y en 1941 Larissa se trasladó con su madre, crítica de arte, y su hermana a Leningrado, donde hizo cursos de enfermera y artillera. En 1942 fue al frente en las inmediaciones de Moscú y solo en 1945 pudo volver a Leningrado con su familia. En 1950 se licenció en Geología y por primera vez formó parte de expediciones en busca de diamantes que la llevaron, en 1953, hasta Yakutia, donde descubrió las primeras minas de diamantes de la URSS, la chimenea de kimberlita Zarnitsa. De este modo empezó a trabajar para la expedición Amakinskaya y en 1970 fue premiada con el título de "descubridora de yacimientos". Murió en 1977.

En los años de la Guerra Fría los suministros de diamantes cesaron completamente y en 1946, por orden del propio Stalin, se intensificó la búsqueda de minas rusas. Ya entre 1947 y 1949 un gran número de geólogos fueron empleados en la búsqueda de diamantes en todo el país: Kazajastán, Asia Central, Ucrania. 

En los años de posguerra, en particular, entre los licenciados había muchas mujeres. Los elevados sueldos que conllevaba trabajar en el norte del país eran un reclamo para todos; además, el Estado hacía propaganda del romanticismo de la vida en el norte. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurría con la extracción de oro, en la que se empleaba a gran escala la fuerza de trabajo de los prisioneros del gulag, en los campos de diamantes trabajaban especialistas con contratos regulares. Finalmente, yo tengo una teoría propia: el diamante es una piedra femenina, que por sí mismo cae en manos de mujeres. Como se suele decir, cuando un hombre se lo regala a una mujer, "un diamante es para siempre". 

Quizá fue este el motivo de que los diamantes los descubriesen mujeres... 

El diamante es una piedra femenina, pero para la pionera Larissa Popugaeva, el descubrimiento de la primera chimenea de kimberlita en Rusia tuvo un final trágico: la privaron del mérito del hallazgo, que se le atribuyó solo muchos años más tarde. 

Rishat Yuzmujametov, periodista, escritor y doctor en Historia. Nació en Mirni, República de Saja (Yakutia) en 1969. Entre sus libros se cuentan títulos como Las descubridoras de diamantes en Yakutia y Magia y tragedia de Larissa Popugaeva, que en 2011 obtuvo en Gran Premio Literario Ruso. Él es sin duda el más indicado para contarnos la historia de Larissa Popugaeva y de los diamantes yakutos. 

¿Por qué sucedió esto?

El 21 de agosto de 1954, Popugaeva descubrió en Yakutia la primera mina de diamantes de la URSS, la chimenea kimberlítica Zarnitsa, en el lugar donde trabajaba desde hacía años la expedición geológica Amakinskaya. 

Ya en 1947, en Irkutsk, capitaneada por el geólogo Mijaíl Odintsov, se organizó la expedición Tunguskaya, que más tarde se denominó Amakinskaya, en honor de su perro Amaka, para evitar que se se pudiese adivinar por el nombre el lugar donde se realizaban las investigaciones. 

La expedición Amakinskaya empezó a cribar las rocas de los ríos Podkamennaya y Nighyaya Tunguska. 

El 7 de agosto de 1949, en el río Viliui, en la franja de tierra que se llama Sokolinaya, fue encontrado el primer diamante yakuto. 

En 1950 se descubrieron nuevos campos de diamantes en los ríos Viliui y Marje, pero no era una verdadera mina. Quedaba una cuestión por resolver: cómo buscar los diamantes. 

Los geólogos no tenían un método para la búsqueda. Sólo sabían que estas piedras siguen los cursos de agua y, basándose en los hallazgos, recorrían los ríos hasta sus fuentes, pensando alcanzar la veta de este modo. Pero se olvidaban de que el diamante es una piedra muy dura, que puede ser transportada miles de kilómetros sin romperse.

Larissa Popugaeva: Fuente: Departamento de Prensa

A principios de los 50, se intensificó la búsqueda de diamantes en Yakutia y participaron geólogos de Moscú y Leningrado. En 1953, a las orillas del curso alto del río Marji, llegó un equipo especial, al mando de la geóloga de Leningrado Natalia Sarsadskirh. Sarsadskirh dividió su equipo en dos grupos, uno de los cuales quedó al cargo de Popugaeva. Avanzando hacia las hoces del río Daldin, fueron recogiendo muestras de rocas; al final de la expedición también encontraron diamantes. 

¿Y después?

A volver a Leningrdo, Sarsadskij y Popugaeva se dieron cuenta de que, entre las muestras, había también muchas piedras rojas que al principio confundieron con granates. 

En realidad, eran piropos, como confirmó el experto en mineralogía Alexánder Kujarenko, después de compararlos con otros de su propia colección que procedían de Sudáfrica. 

Los piropos son minerales satélites de los diamantes, presentes en las chimeneas de kimberlita. Comparados con los diamantes, son mucho menos duros, se resquebrajan mucho más fácilmente y la corriente no los transporta lejos de donde se encuentra la mina.

Así, en 1954 Popugaeva volvió sola a Yakutia, ya que Sarsadskij acababa de tener una hija. Esta vez Popugaeva buscó los diamantes siguiendo los piropos, que muy pronto la llevaron a descubrir la chimenea kimberlítica Zarnitsa. Obviamente, al jefe de la expedición local Amakinskaya, que trabajaba en el mismo territorio desde hacía años, no le gustó tener que reconocer que el tan anhelado descubrimiento se debía a una joven y desconocida geóloga de Leningrado. 

¿Qué le sucedió entonces a Popugaeva? 

Popugaeva cometió algunos errores que transformaron su feliz descubrimiento en la tragedia de su vida. 

En 1954, antes de empezar a investigar, Popugaeva explicó a los geólogos de la expedición Amakinskaya el método para encontrar diamantes a partir de la presencia de piropos, sus piedras satélites. 

Con esto atrajo la atención de los responsables de la expedición local, que comprendieron qué cerca estaba de encontrar diamantes y empezaron a controlar su trabajo. Este fue su primer error. 

¿Qué otros errores cometió? 

Cometió el segundo error cuando, al volver desde la taiga al pueblo de Niurba, campo base de la expedición Amakinskaya, no puso al corriente de su descubrimiento ni a sus superiores de Leningrado ni a Sarsadskij. 

Finalmente, entregó los diamantes que encontró a la expedición Amakinskaya. En septiembre de 1954, en la base de Amakinskaya, se celebró una reunión de geólogos en la que se comunicó que el mérito del descubrimiento de la mina Zarnitsa era de la expedición. Para que estas declaraciones resultasen indiscutibles, se obligó a Popugaeva a firmar un contrato con el grupo, con una fecha mucho anterior. 

Por sus numerosos errores, Larissa Popugaeva fue duramente criticada por toda la comunidad de geólogos diamantistas de Leningrado, que culparon de todo lo sucedido a sus ambiciosos planes. 

Su integración en la expedición Amakinskaya fue considerada un intento de quedarse con todos los méritos y no compartirlos con Sarsadskij. Y en 1957 fue excluida de la lista de ganadores del premio Lenin, el máximo reconocimiento del país. 

Fue rescatada, sí, pero mucho tiempo después 

El trato a Larissa Popugaeva solo empezó a cambiar en los años 70. En 1970 se le otorgó del título de "descubridora de yacimientos". En 1974, veinte años después, fue invitada a Yakutia y fue entonces cuando su nombre se convirtió en sinónimo de diamantes yakutos, igual que Yuri Gagarin es sinónimo de 'cosmos'. 

Finalmente, en junio de 2004, para conmemorar el descubrimiento de la primera chimenea de kimberlita, se inauguró en la ciudad de Udachni un monumento en honor de Larissa Anatolievna Popugaeva. 

¿Cuál es su legado? 

Gracias al método de buscar diamantes por la presencia de piropo, que perfeccionaron Popugaeva y Sarsadskih, se descubrieron en Yakutia centenares de chimeneas de kimberlita, entre ellas las famosas minas de diamantes de Mirni, Udachnaya o Sitikanskaya. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.