“Cinco niños son asesinados en Estados Unidos cada día”

El defensor de menores ruso, Pável Astájov, habla de algunas de las razones para prohibir que los estadounidenses adopten niños rusos. Fuente: Vladímir Pesnya / Ria Novosti

El defensor de menores ruso, Pável Astájov, habla de algunas de las razones para prohibir que los estadounidenses adopten niños rusos. Fuente: Vladímir Pesnya / Ria Novosti

El texto que sigue es una transcripción de fragmentos de la entrevista realizada al defensor de menore de Rusia, Pável Astájov en la radio Kommersant FM este lunes, 21 de enero.

“Jamás en sus miles de años de historia ha tenido Rusia una costumbre tan arraigada de enviar a sus propios niños al extranjero. En primer lugar, cada vez hay menos y menos niños en nuestro país, y en segundo lugar, no todos han encontrado la felicidad en el extranjero.

La Duma Estatal no ha tomado esta decisión contra los estadounidenses ni en respuesta a la lista Magnitski. Desde que empecé en este trabajo siempre he estado en contra de la adopción extranjera. Es una vergüenza para nuestro país estar a la altura (sin intención de ofender a nadie) de Etiopía u otros países que entregan a sus niños porque no pueden permitirse alimentarlos. Hoy en día nosotros tenemos dinero para curarlos, para educarlos, para apoyarlos y para mantenerlos con sus familias.

Rusia aprobó recientemente una ley que prohíbe a los estadounidenses adoptar niños rusos. Esta medida provocó manifestaciones de la oposición. Se argumenta que esta ley es la respuesta a una lista aprobada por EE UU que prohíbe la entrada en su país a los rusos implicados en abusos de derechos humanos.

La organización norteamericana de derechos humanos National Children Association, que escribe sobre problemas de la infancia, ha publicado un informe llamado "Cinco niños cada día". Cada día asesinan a cinco niños en Estados Unidos. En nuestro país mueren menos niños a lo largo del año.

Si enviamos a un niño a los Estados Unidos no sabemos cuál será su destino. El Departamento de Estado no ha podido dar respuesta a una pregunta muy sencilla: ¿cuántos niños rusos viven en su país? Otra pregunta: ¿Y cuántos niños rusos en total sufren abuso? ¿A cuántos han matado? Los mismos defensores de los derechos humanos americanos nos dan una cifra: más de 40 han sido asesinados.

En Rusia podemos controlarlos y conseguir que todas las familias de acogida queden bajo tutela, bajo control y seguimiento. En Estados Unidos esto no se ha conseguido porque los norteamericanos se negaron a ello.

Nosotros les hicimos una solicitud bastante simple: por favor, permitan que hablemos con Maksim Babáyev, el niño que fue maltratado hasta que huyó de su casa por todo el vecindario, y acudió a unos vecinos que se dieron cuenta de que el niño había sufrido maltrato. La respuesta fue: "Lo sentimos, pero es competencia de las leyes del estado, y estas prohíben el acceso del cónsul ruso al niño".

Esto es un abuso total. He aquí un caso: el matrimonio Tom y Debbie Schmitz adopta a 11 niños discapacitados. 11 niños discapacitados de Rusia. ¿Y para qué los adopta? Esta es la información que dio la fiscalía americana: golpeaban a sus niños, los encerraban en una jaula, los obligaban a comer su propio vómito, les bañaban en agua helada, les orinaban encima, llegaron a tirar a una niña en silla de ruedas a la piscina, ponerle una manguera a otra niña en la boca y encender el agua o herir a una tercera niña con unas tijeras al rojo vivo. Finalmente, estos dos padres adoptivos fueron condenados a seis meses de prisión.

Otra familia, John y Marian DiMaria, adoptó a 21 niñas inválidas  No lo hicieron para darles felicidad, sino para explotarlas sexualmente. Fueron condenados a 30 años de cárcel. La pregunta es si tenemos derecho a enviar a un niño huérfano, incluso a un inválido sin saber si acabará o bien como Jessica Long, campeona paralímpica, o bien como Masha Allen, que fue adoptada por un pedófilo que fingió estar casado y abusó de ella durante dos años.

El 1 de enero de 2012 había una larga lista de candidatos como padres adoptivos: 12.900 personas. Había 150 extranjeros en la lista, y estos 150 consiguieron a sus niños antes que el resto. ¿Por qué? Pues porque ellos pagan. Pagan a todo el mundo: a la administración, al orfanato, a los jueces y a los abogados.  Y los rusos no pagan.

El error viene de ahí, en nuestro país las familias rusas no tienen preferencia. Si no hubiera adopción extranjera, tendrían preferencia y se cumpliría la ley.

Texto basado en una entrevista a Pável Astájov en directo en la emisora de radio Kommersant FM. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.