Putin denuncia “los intentos de tergiversar la historia sobre la Segunda Guerra Mundial”

Fuente: Alexéi Druzhinin/TASS

Fuente: Alexéi Druzhinin/TASS

El presidente Vladímir Putin denunció ciertos intentos de “utilizar la especulación histórica en los juegos geopolíticos”. Por esta razón, según el presidente, Rusia está obligada a “defender constantemente con argumentos sólidos la verdad sobre la guerra”.

El martes 17 de marzo se celebró en Moscú una asamblea del comité organizativo de la celebración del 70º  aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria en la que participó Vladímir Putin. “Hoy en día somos testigos no sólo de los intentos de modificar y tergiversar los acontecimientos de aquella guerra, sino también de un mentira cínica que no se molestan en esconder, de la insolente denigración de una generación entera de personas que lo dieron prácticamente todo para esta Victoria, que defendieron la paz en el mundo”, declaraba el presidente ruso. 

“En ocasiones oímos directamente una mentira” y “es sorprendente que las personas puedan llegar a esto”, añadía Putin. 

El objetivo de este tipo de especulación es socavar la fuerza y la autoridad moral del país, privarlo de su condición de país vencedor, según opina Putin. “A decir verdad, en la actualidad, por desgracia, siguen poniendo a prueba la madurez y la unidad de Rusia, de nuestra sociedad, la resistencia de nuestras tradiciones históricas y el vínculo generacional”, declaraba el presidente.  

Una situación delicada 

El pasado 21 de enero, el ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Grzegorz Schetyna declaró que el campo de concentración deAuschwitz fue liberado por soldados ucranianos. Sin embargo, las declaraciones de Putin no deben interpretarse como una respuesta a Polonia con efecto retardado, según comenta a RBTH el director del Centro de Política Efectiva, Gleb Pavlovski. 

“Sería extraño que Putin se dirigiera de este modo exclusivamente a Polonia. Lo que más le preocupa no es la reacción de Polonia, cuya relación con Rusia siempre ha sido malsana, sino más bien la reacción de Alemania y de la Unión Europea en general”, comenta Pavlovski. 

Según el politólogo, las palabras del presidente no van dirigidas a nadie ni son un exabrupto intencionado. Es posible que estén relacionadas ante todo con el boicot a la celebración del Día de la Victoria por parte de algunos líderes internacionales”, explica el experto. Según Pavlovski, esto supondría un doloroso golpe y Putin no puede hacer ver que no ha pasado nada. Además, la crisis ucraniana como motivo para negarse participar en la celebración añade más leña al fuego. 

En general, de las palabras de Putin “no se desprende una brusquedad demasiado importante, ya que la situación es de por sí delicada”,  resume Pavlovski, aunque hoy en día tendría más sentido aclarar las emociones y motivos propios. “Todo el mundo está acostumbrado a nuestras brusquedades y a Europa ya le sobran nuestras explicaciones”, añade el politólogo.  

Elorgullonacional 

Según Konstantín Kalachov, director del Grupo de Expertos Políticos, las declaraciones del presidente van dirigidas a la sociedad rusa. 

“La idea de que ‘Rusia está rodeada de enemigos’ no sólo requiere una justificación, sino ejemplos concretos que consigan que la población se consolide todavía más alrededor del líder del país”, opina el experto. 

“Declarar que alguien atenta contra el motivo principal de nuestro orgullo nacional (la Victoria en la Segunda Guerra Mundial) conlleva la movilización automática de la opinión pública contra ese alguien”, añade Kalachov. 

Ese mismo día, el 17 de marzo, se anunció que a la celebración del Día de la Victoria en Moscú asistirán los líderes de 26 países. Así lo comunicó el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov. Entre los países que han confirmado su asistencia se encuentran China, India, Vietnam, Mongolia, Cuba, Corea del Norte y Sudáfrica. 

“Además, el presidente de Bosnia y Herzegovina, el presidente de la República de Serbia, así como los mandatarios de Islandia, Macedonia, Montenegro y Noruega, también han confirmado su participación en el evento”, declaraba Lavrov. 

En cambio, los líderes de Alemania, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Polonia, Lituania, Letonia y Estonia han informado que no asistirán a la celebración. 

Lea más: Los acontecimientos históricos de mayor importancia para los rusos>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies