“La economía rusa se estancará durante al menos cuatro años”

Entrevista al exministro de Finanzas Alexéi Kudrin. Fuente: Reuters

Entrevista al exministro de Finanzas Alexéi Kudrin. Fuente: Reuters

La caída del PIB y el estancamiento de la economía rusa pueden prolongarse durante muchos años, asegura Alexéi Kudrin, exministro de Finanzas (2000-2011) y actualmente crítico del Gobierno y jefe del Comité de Iniciativas Ciudadanas. En una entrevista con RBC, Kudrin reconoce que las sanciones provocarán la degradación de ciertos sectores del país.

Rusia en 2015, según Kudrin

El PIB puede registrar una caída del 2 al 4% (en función del precio del petróleo).

La inflación puede alcanzar del 12 al 15%. “No cabe duda de que nos estamos acercando a una inflación de dos cifras. Posteriormente puede reducirse, el efecto de transferencia de la devaluación sobre los precios puede disminuir gradualmente a medida que el mercado se estabilice”.

Se necesitarán de 2 a 3 meses para estabilizar el curso del rublo en 2015, principalmente a causa de la reducción de las importaciones y, en consecuencia, de la demanda de divisa.

Los ingresos reales de que dispondrá la población se reducirán del 2,5 al 5%.

¿Cuánto tiempo se prolongará la crisis en Rusia?

La crisis será bastante prolongada, pero el periodo de estancamiento aún puede dilatarse más, cuando la tasa de crecimiento económico roce el +/-1%. Esto se debe a una mala estructura económica que no se ajusta a los retos modernos, a unos estímulos de crecimiento débiles y un sistema financiero sobrecargado de obligaciones de diversa índole y que no cuenta con un coeficiente de seguridad para incrementar las inversiones.

A todo eso se han venido a sumar las sanciones. Resultaría extraño esperar que los estímulos vengan del exterior: China, por ejemplo, parte del supuesto de que los próximos tres o cuatro años registrará una ralentización de su crecimiento económico.

Si no reformamos la economía y no conseguimos rebajar el nivel de las sanciones, solo cabe esperar una tasa de crecimiento negativo o bajo durante unos cuatro años, puede que más. Tengo la sensación de que en ningún nivel del poder, ni siquiera en las altas esferas, se han evaluado de forma objetiva los retos a los que se enfrenta Rusia. Se tiene la percepción de que durante dos o tres años el Fondo de Reservas sostendrá la situación, y que después la economía repuntará en el trasfondo de cierto ciclo.

La reducción del gasto público que se ha anunciado no recaerá en las partidas de defensa ni en las sociales. Esto provocará que el sistema del erario público empeore: decrecerán las áreas que se asocian al auge de la economía, a las infraestructuras, a la calidad de la educación y la preparación de la mano de obra, a la calidad de los tratamientos y la sanidad pública. Entre las medidas anticrisis, se pueden llegar a tomar decisiones que prolonguen el estancamiento.

“Por primera vez desde el 2000, durante el Gobierno de Putin y Medvédev, en 2015 se reducirán los ingresos reales de que dispondrá la población. Se registrará una reducción del 2 al 4-5%”.

El efecto de las sanciones

Las sanciones son para mucho tiempo. He hablado mucho con los empresarios, ellos consideran que, hasta que no se resuelva el problema de Crimea, las sanciones persistirán. Conmutarlas implicaría que Occidente admite el estatus actual de Crimea.

Pero yo entiendo que, en caso de asumir compromisos mutuos, como por ejemplo si se consiguen resolver los problemas en el sureste de Ucrania, las sanciones pueden suavizarse en cierta medida, si bien no las más importantes ni las más dolorosas.

Con una política económica apropiada, y no como la de ahora, en esas condiciones el crecimiento económico estaría garantizado. Pero, en suma, no podremos ser competitivos.

Suele decirse: seremos autosuficientes. Pero países similares, como China, Brasil o la India, emplearán todo el espectro de posibilidades que ofrece la economía global –tecnológicos y financieros–, mientras que Rusia se topará con limitaciones. Esto implica que una serie de sectores se degraden. En los próximos años solo alcanzaremos éxitos destacables en algunas esferas locales, principalmente en la industria de defensa.

Probabilidad de declarar la suspensión de pagos

La suspensión de pagos es una medida extrema. Creo que es poco probable. Si se aplica, si el Gobierno permite que las empresas dejen de pagar sus deudas, los contratistas no tendrán garantías de recibir su dinero al suministrar un artículo en Rusia, es decir, aumentarán considerablemente los riesgos, incluso para el comercio corriente. Solo se hará entrega de los bienes pagando por anticipado. Esto paralizará el comercio del país, aun dándose la circunstancia de que dependemos de las importaciones en un 50%.

En 1998, cuando se adoptó una medida de este tipo, algunas empresas, apretando los dientes, continuaron pagando para conservar su reputación. Si hay que elegir, es mucho mejor introducir el control de cambios. Este régimen de licencias para exportar divisas existió hasta el 2006. Antes de retirar divisas del país (por norma general, capital o ganancias), debías reservarlas en unas cuentas especiales del Banco Central (cuarentena) y argumentar la causa de la retirada. 

Lea más: Preguntas básicas acerca de la caída del rublo>>>

Basado en una entrevista de RBC.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies