Putin promete hacer frente a la presión externa

Lo más destacado del discurso sobre el estado de la nación. Fuente: TASS / Mijaíl Metsel

Lo más destacado del discurso sobre el estado de la nación. Fuente: TASS / Mijaíl Metsel

El presidente ruso Vladímir Putin se dirigió en un a la Asamblea Federal para pronunciar el tradicional discurso sobre el estado de la nación. Los temas centrales fueron las relaciones con Occidente, la política económica, las sanciones y las causas del conflicto en Ucrania. RBTH ofrece los puntos principales del discurso del mandatario ruso.

Sobre Ucrania y la postura de Occidente

No es momento ahora de politizar, de lanzar promesas vacías en voz alta, sino de ofrecer un apoyo a la economía de Ucrania mediante reformas concretas.

Moscú no pretende someterse a la presión de Occidente respecto a la situación de Ucrania. Es nuestro derecho preguntarnos para qué servirá esta tragedia en Ucrania. ¿No podemos acaso formular preguntas, ni siquiera preguntas para discutir durante el diálogo en el marco del terreno legal y de los procesos legítimos?

Sin embargo, ahora intentan convencernos por todos los medios de que la suya es una política competente y equilibrada a la que nosotros debemos obedecer ciegamente. Eso no sucederá. 

Sobre las relaciones con los EE UU

No he mencionado a nuestros amigos estadounidenses por casualidad, ya que estos siempre han influido en nuestras relaciones con nuestros vecinos, ya sea abiertamente o por debajo de la mesa, en ocasiones ni siquiera sabemos con quién debemos hablar: con los gobiernos de nuestros estados vecinos o directamente con sus patrocinadores estadounidenses.

Es necesario comprender el papel y la importancia del derecho internacional, sobre el que tanto hablamos, y no utilizarlo según los propios intereses estratégicos en contra de los principios fundamentales y el sentido común y creyendo que el resto del mundo son personas sin formación que no saben leer ni escribir. 

Sobre la política de contención de Rusia

La política de contención de Rusia no se debe a los acontecimientos en Ucrania sino que  lleva muchos años desarrollándose.

Recordamos perfectamente cómo durante el conflicto de Chechenia, casi abiertamente, algunos apoyaron el separatismo e incluso el terrorismo en nuestro país, llamaron sublevados a unos asesinos que tenían las manos manchadas de sangre y los elevaron al más alto nivel político.

A pesar de nuestra apertura sin precedentes, a pesar de que hemos considerado a nuestros enemigos de ayer como nuestros amigos y casi aliados, el apoyo al separatismo en Rusia desde arriba, tanto informativo como político y financiero, así como mediante los servicios especiales, ha sido absolutamente evidente.

No me queda ninguna duda de que muchos querrían ver a Rusia desmantelada como Yugoslavia, con todas las trágicas consecuencias que ello conllevaría… No se saldrán con la suya. Nosotros no lo permitiremos. 

Sobre la carrera armamentística

Continúa el trabajo constante en la creación de un sistema global del escudo antimisiles de EE UU en varios territorios, incluida Europa. Esto representa una amenaza para la seguridad no sólo de Rusia, sino de todo el mundo, ya que pone en peligro el equilibrio estratégico de la seguridad mundial. No voy a entrar en detalles, únicamente diré una cosa: no tenemos intención de dejarnos arrastrar a una costosa carrera armamentística, aunque sí que garantizaremos de manera fiable la capacidad defensiva de nuestro país bajo cualquier circunstancia.

Sobre las sanciones

Nosotros nunca escogeremos la vía del aislamiento, de la xenofobia, de las sospechas, de la búsqueda de enemigos. Todo esto son muestras de debilidad, y nosotros somos fuertes y tenemos confianza. Nuestro objetivo es conseguir el mayor número posible de socios en igualdad de derechos tanto en Occidente como en Oriente.

Rusia seguirá estando abierta al mundo, a la cooperación, a la inversión extranjera, a la realización de proyectos conjuntos.

Somos conscientes del ritmo al que avanza durante las últimas décadas la región Asia-Pacífico. Rusia, como potencia del Pacífico, aprovechará al máximo este enorme potencial.

Rusia no pretende de ningún modo romper sus relaciones con Europa y Estados Unidos, aunque de todos modos, restableceremos y ampliaremos nuestras relaciones con el continente sudamericano  y continuaremos nuestra cooperación con África y con los países de Oriente Próximo. 

Sobre Crimea

 Allí se encuentra la fuente espiritual de la formación de la plural pero monolítica nación rusa, del Estado ruso. (Fue precisamente en Crimea, en el antiguo Quersoneso, donde abrazó la fe cristiana el príncipe Vladímir, quien más tarde bautizó a toda la Rus).

Para Rusia, Crimea, la antigua Korsún, el Quersoneso y Sebastopol, poseen una enorme importancia como punto de partida de la civilización y lugar sagrado, del mismo modo que el Monte del Templo en Jerusalén para los que creen en el islam y en el judaísmo. Esto es lo que sentimos desde ahora y para siempre.

Sobre la liberalización económica

Putin propuso mantener sin cambios durante cuatro años el sistema fiscal existente para que los empresarios no teman sorpresas desagradables por parte del Estado.

El presidente también prometió una amnistía fiscal para los capitales que vuelvan a Rusia.

“En 2015 el gobierno aprobará todas las resoluciones necesarias para introducir este nuevo sistema”, declaraba.

Los principales bancos rusos recibirán capital del Fondo Nacional de Bienestar para ofrecer préstamos a los proyectos de inversión en la economía real. “Con la ayuda de nuestras reservas, el Fondo Nacional de Bienestar ha propuesto un programa de recapitalización de los principales bancos del país. No obstante, estos fondos se otorgan exclusivamente para poder financiar importantes proyectos en el sector real de la economía con tipos de interés razonables”.

Lea más: ¿Por qué fracasaron los intentos de solución del conflicto en Ucrania?>>>