¿Qué piensan los rusos sobre la democracia?

Un tercio fueron incapaces de definirla, según una encuesta. Fuente: ITAR-TASS

Un tercio fueron incapaces de definirla, según una encuesta. Fuente: ITAR-TASS

La Fundación Opinión Pública ha divulgado los datos que ha arrojado una encuesta en relación con lo que los rusos entienden por democracia. Para la mayoría de los ciudadanos es importante que haya democracia en Rusia, pero un tercio de los encuestados, cuando se les preguntó que definieran este sistema político, no supieron qué contestar. Los expertos relacionan esta circunstancia con las deficiencias del sistema educativo.

Algunos rusos no fueron capaces de explicar a los sociólogos de la Fundación Opinión Pública qué es la democracia, pero, aun así, creen que hay en grado suficiente. Semejantes respuestas de los ciudadanos dejan al descubierto las carencias de los programas escolares.

“En realidad, la definición de democracia es bastante sencilla, la UNESCO hizo una declaración universal sobre ella y consiste en ocho puntos, entre los que figuran los comicios electorales transparentes, la libertad de expresión y el control sobre la actividad del Estado”, explica a RBTH Olga Kryshtanovskaia, doctora en Sociología y directora general del Centro “Laboratorio de Kryshtanovskaia”.

Según la experta, el problema se debe a los programas educativos en los centros escolares. “Es imprescindible que todo niño comprenda claramente, al dejar la escuela, qué es la democracia. Entonces se podrá decir si la tenemos o no”, subraya la socióloga de Moscú. 

El tránsito de la libertad al caos

A pesar de la falta de información, un tercio de los encuestados por la Fundación Opinión Pública están convencidos de que hoy, en Rusia, “hay toda la democracia que se necesita”. De nuevo un tercio de los encuestados tuvo problemas para responder a esta cuestión.

Olga Kryshtanovskaia pone de relieve que esta situación no sólo se debe a fallos del sistema educativo sino también al mal trabajo hecho por la propaganda que ha creado el mito en el imaginario social de que la democracia es simplemente un sinónimo de libertad.

“Si hay mucha libertad, es democracia. Si hay poca, no”, dice la socióloga. Precisamente por este motivo uno de los periodos más dramáticos de la historia reciente de Rusia -el de Yeltsin- es calificado también del más democrático”, dice Kryshtanovskaia. “La libertad dio paso al caos. Esto hizo que muchos dieran la espalda a la democracia. La gente vio un Estado débil y decidieron que no querían ese desbarajuste”, añade la experta.

Según datos de la Fundación Opinión Pública, la mayor parte de los rusos (el 43%) entienden por democracia, “transparencia, libertad de expresión y de opinión”, “libertad de elección”, pero también “el respeto por los derechos humanos”. Sólo el 12% considera que la democracia es la “participación del pueblo en el gobierno del país”.

Una analista de esta misma fundación, Irina Osípova, declara a RBTH que gran parte de los rusos entienden por democracia sus valores pero no su definición fundamental: la soberanía del pueblo, la participación de la sociedad en el gobierno del Estado.

“No creo que esto indique que no se entiende la esencia de la cuestión. Simplemente a los encuestados les resulta más sencillo expresar su opinión, para ellos la manifestación de la democracia es más importante que una definición académica. Muchos, además, tienen dificultades porque la sociología no se incluyó en los programas de los centros educativos hasta fecha reciente”, añade la experta.

En comparación con los datos publicados en 2007 por el Centro Ruso de Estudios de Opinión Pública (VTsIOM), ahora son muchos menos los que interpretan la democracia como libertad de expresión, de prensa y de religión (entonces alcanzaba el 55%) y la prosperidad económica del país (el 44 %).

En 2010 los encuestados por el VTsIOM definieron la democracia como el cumplimiento riguroso de la legalidad (21 %) y la elección de los poderes (18%). Entonces el 11 % de los rusos calificaban la democracia de “charlatanería hueca”, mientras que ahora sólo el 2 % de los encuestados se refirió a este sistema en términos tan negativos.

Cuándo hubo más democracia

A la pregunta de la Fundación sobre en qué periodo de la historia ha habido más democracia en Rusia, el 37% de los rusos no supieron qué responder. Olga Kryshtanovskaia lo explica por la confusión de la población: los encuestados tratan de determinar intuitivamente los periodos más democráticos en la historia del país. “La gente entiende por democracia algo bueno, algo a lo que es necesario aspirar”, dice la socióloga. “A menudo se ve como algo llegado de Occidente”.

Más de un tercio de los rusos está convencido de que cuando ha habido más democracia en el país ha sido con Vladímir Putin: el 12% opinó que los dos primeros mandatos presidenciales del político (desde 2000 hasta 2008) fueron los más democráticos, y un 27% se decantó por el actual, el tercer mandato.

El siguiente puesto en el ranking de los políticos más democráticos lo ostenta el líder soviético Leonid Brezhnev. “Por supuesto, los contrarios a Putin no estuvieron de acuerdo en que el Estado se haya hecho más democrático. Pero, al margen de las simpatías personales, se puede constatar que las instituciones de mercado, así como los valores democráticos, han experimentado un desarrollo real y las elecciones se han vuelto más transparentes”, afirma la socióloga.

Según cree Kryshtanovskaia, la sociedad ahora ejerce un control sobre el poder y sobre las elecciones en todas sus etapas, la sociedad civil se ha activado, han surgido más organizaciones en defensa de los derechos humanos. “La gente quiere saber qué hace el Estado, controlarlo literalmente cada minuto”, añade la experta.

Por el contrario, Irina Osípova, señala que no se puede hablar de crecimiento o disminución de la actividad civil. “No hay dinámica alguna, ha sido bastante baja y lo sigue siendo hoy”, subraya la analista de la fundación. Esto mismo constatan los datos de la encuesta del Centro Levada: sólo el 3% de los rusos participan activamente en la vida política del país.

Valeri Solovei, profesor del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), doctor en Historia, aclaró para RBTH que los encuestados, al calificar a Vladímir Putin del líder ruso más democrático, mezclaron dos conceptos: la popularidad y el carácter democrático. “Sin duda, Putin es el líder más popular en la historia postsoviética. Pero incluso considerándolo de la manera más positiva no se puede afirmar que sea el político más democrático”, señala el politólogo.

Sin embargo, Valeri Solovei afirma que Vladímir Putin ganó honradamente las elecciones presidenciales. “No tenía necesidad de recurrir a tretas: su ventaja era evidente”, señala el experto. Según el politólogo, esta circunstancia también ha influido en el hecho de que Vladímir Putin sea percibido como un líder democrático. “Realmente ha sido vencedor de manera honesta, algo que han señalado incluso expertos occidentales”, concluye Valeri Solovei.

Por su parte, la analista de la Fundación Opinión pública, Irina Osípova, destaca que resulta bastante difícil determinar hasta qué punto los políticos utilizan para sus propios objetivos diferentes enfoques del concepto de democracia: en la encuesta realizada no se dice nada sobre este particular.

Lea más: “EE UU puede eliminar el Ejército Islámico en 24 horas, pero no puede hacer lo mismo con Putin”>>>

Consulta las encuestas del Centro Opinión Pública, VTsIOM y el Centro Levada (en ruso).