Los medios de comunicación rusos se cerrarán al capital extranjero

La Duma Estatal aprueba en primera lectura un proyecto de ley que restringe las inversiones. Expertos discrepan sobre las consecuencias de la medida. Fuente: Vladímir Fedorenko / Ria Novosti

La Duma Estatal aprueba en primera lectura un proyecto de ley que restringe las inversiones. Expertos discrepan sobre las consecuencias de la medida. Fuente: Vladímir Fedorenko / Ria Novosti

El pasado 23 de septiembre, la Duma del Estado aprobó en primera lectura un proyecto de ley para limitar la participación extranjera en los medios de comunicación. Según el documento, los extranjeros no podrán establecer medios de comunicación en Rusia, y la participación combinada de capital extranjero no deberá superar el 20%. Los expertos rusos creen que la ley será aprobada debido a la complicada situación internacional, pero su adopción conllevaría la aparición de esquemas alternativos de participación extranjera y la presión sobre los medios independientes.

El proyecto de una ley que limitaría la participación extranjera en los medios de comunicación rusos se ha desarrollado por iniciativa de la administración presidencial. El Gobierno ruso se abstuvo de hacer comentarios sobre el proyecto de ley, pero prometió hacerlo después de la recepción oficial del documento de la Duma Estatal. Entre los periodistas, el proyecto de ley ha provocado diferentes reacciones. Los expertos entrevistados por RBTH también hicieron múltiples valoraciones del anteproyecto aprobado.

Iván Pankéiev, profesor y director del 'Centro de derecho en los Medios' de la Facultad de Periodismo de la Universidad Estatal de Moscú (MGU), comentó a RBTH que el proyecto de ley está relacionado con la situación política: "Si se presiona al Estado, éste se ve obligado a reaccionar. Rusia reacciona". 

Dmitri Evstáfiev, profesor de la Escuela Superior de Economía, considera que el anteproyecto de ley aprobado es bastante liberal, pero no cree que los inversores extranjeros estén de acuerdo en abandonar el mercado ruso de los medios de comunicación. "Rusia es un caramelo para los inversores occidentales en medios de comunicación y nadie se dará fácilmente por vencido. En lugar de ello, se crearán esquemas turbios e ilegales de control extranjero de los medios rusos. La ley conllevará una redistribución de la propiedad en el mercado de los medios de comunicación, y lo más importante, corrupción", opina.

En muchos países existen restricciones a la inversión extranjera en los medios de comunicación, incluyendo Estados Unidos y China, pero Konstantin Eggert, periodista independiente y antiguo jefe de redacción en la emisora Kommersant-FM, cree que el anteproyecto de ley refleja la realidad rusa y cuál es, según las autoridades, la función del periodismo en la sociedad:

"Se trata de una función de propaganda, y no del cuarto poder y del seguimiento por parte de los medios independientes de las actividades del gobierno. El proyecto de ley es una continuación de los ataques a la libertad de expresión y los medios de comunicación independientes en Rusia".

Tras la aprobación en la Duma del Estado del proyecto de ley para limitar la participación extranjera en los medios de comunicación se llevará a cabo una revisión técnica y, de ser aprobada, entraría en vigor el 1 de enero 2017.

¿Qué sucedería tras aprobar de ley?

Dmitri Evstafiev cree que no pasará nada malo: "En Rusia nunca hubo ni hay inversionistas de cartera extranjera en los medios de comunicación generalistas. Hubo y todavía hay inversores objetivos que buscan influir en la situación en el país. Pero si ya está claro quiénes son estas personas, después de la aprobación de la ley disminuirá la transparencia".

Konstantin Eggert está convencido de que la ley tendrá graves consecuencias para el mercado de los medios de comunicación rusos: "El proyecto de ley aborda todas las publicaciones, con independencia de su género y formato. Incluso las revistas de cocina o del hogar entran en la ley. Una ley así no favorecerá la democracia en Rusia".

Iván Pankéiev considera que la calidad del periodismo no depende de quién financia los medios de comunicación: "Los medios son, sobre todo, las personas que los hacen. El profesionalismo de los periodistas no depende de quién les paga el sueldo, ya sea el gobierno, los empresarios o un inversor extranjero".

Ahora la propiedad extranjera (no más del 50%) de los medios de comunicación se limita a los canales de televisión por vía terrestre y a las emisoras de radio que emiten en el territorio nacional, así como a periódicos y revistas con una tirada de un millón de copias o más. De acuerdo con las estimaciones del periódico Védomosti, la adopción de la ley sobre la limitación de la participación extranjera en los medios de comunicación afectaría a más de la mitad de los medios de comunicación rusos.

Lea más: Las noticias ya no son monopolio de Occidente>>>