Rusia reconoce los resultados de las elecciones presidenciales en Abjasia

Los expertos rusos consideran estos comicios los primeros totalmente libres de influencia exterior. Fuente: ITAR-TASS

Los expertos rusos consideran estos comicios los primeros totalmente libres de influencia exterior. Fuente: ITAR-TASS

Moscú ha aplaudido la elección de Raúl Jadzhimba como presidente de la República de Abjasia. Vladímir Putin, le ha felicitado por su victoria y ha reiterado su disposición a comenzar un trabajo conjunto. Los politólogos rusos señalan que el nuevo gobernante tiene ante sí dos complejas tareas: resolver el cisma en las élites del país y convertir a Abjasia, un estado no reconocido por la mayoría de los países del mundo, en un lugar atractivo para los inversores y los turistas.

Raúl Jadzhimba ha ganado las elecciones anticipadas a la presidencia de Abjasia, celebradas el 24 de agosto. El presidente Putin fue uno de los primeros en felicitarle por su victoria. Anteriormente, Jadzhimba declaró que es necesario firmar un acuerdo interestatal entre Sujumi y Moscú que ofrezca un mayor apoyo al ámbito de la seguridad en el país, aunque considera innecesarias unas relaciones de asociación entre Abjasia y la Federación de Rusia.

Abjasia y Osetia del Sur, otra región georgiana fronteriza con Rusia, se escindieron de facto de Georgia a comienzos de los años 90 tras sendos conflictos armados, que dejaron miles de muertos y causaron el éxodo de decenas de miles de refugiados. Después de la guerra ruso-georgiana de cinco días en agosto de 2008 en Osetia del Sur, conflicto que concluyó con la derrota de las armas georgianas, Moscú reconoció como Estados independientes a las dos entidades separatistas. Desde entonces, las independencias de Osetia del Sur y Abjasia han sido reconocidas también por Venezuela y Nicaragua.

Abjasia es un estado reconocido por Rusia y varios países, aunque la mayoría de los estados consideran ilegales las recientes elecciones. Algunos políticos ya han pronunciado sus declaraciones al respecto.

El Ministro Estatal de Conciliación e Igualdad Civil, Paata Zakareishvili, declaraba a RBTH que “a Tbilisi le interesa todo lo que sucede en Abjasia”. Cabe recordar que el gobierno de Tbilisi considera a Abjasia parte de Georgia y se niega a reconocer su independencia. “Sin duda, seguimos las elecciones de cerca, aunque no las consideremos vinculantes. Al mismo tiempo, estamos dispuestos a iniciar un diálogo y colaborar con el líder que resulte elegido por la sociedad abjasia”, subraya Zakareishvili.

El politólogo abjasio Ilán Jashig señala en una entrevista para RBTH que la victoria de Jadzhimba no se debe a ninguna injerencia externa. “Realmente, a diferencia de los años pasados, durante la actual campaña electoral la república no ha recibido ninguna influencia desde el exterior. Por esta razón debemos tener en cuenta que ha sido únicamente el pueblo de Abjasia quien ha elegido”.

Jadzhimba, antiguo director de la KGB de Abjasia y ex vice presidente, ha conseguido convertirse en presidente tras tres intentos infructuosos. En dos ocasiones perdió contra Serguéi Bagapsh y en una ocasión contra Alexander Ankvab.  Sin embargo, el primer presidente de Abjasia, Vladislav Ardzinba, había declarado su deseo de ver a Jadzhimba como su sucesor, aunque entonces, en 2004, Jadzhimba perdió tras una intensa campaña que estuvo a punto de desencadenar una guerra civil. 

Una herencia problemática

Según señala el director del Instituto de Nuevos Estados de Moscú, Alexéi Martynov, ante el ganador de las elecciones presidenciales figura una complicada tarea: formar un equipo de economistas profesionales capaces de sacar a la república de su estancamiento económico. “Además, es muy importante definir el formato de las relaciones con los estados vecinos, Rusia y Georgia”, declara Martynov a un corresponsal de RBTH.

El director del Instituto de Investigaciones Políticas y miembro de la Cámara Pública, Serguéi Márkov, ha expresado a RBTH su esperanza de que Raúl Jadzhimba sea un buen presidente para Abjasia. “Cuenta con una enorme experiencia política. Muchos en su lugar, después de varios fracasos en las elecciones, se habrían escondido en la sombra. Pero Jadzhimba ha continuado con su batalla política y ahora es un poderoso político con mucha experiencia”, opina Márkov.

Según el experto, el nuevo presidente de Abjasia tiene ante sí unas tareas cuya solución es imperativa para alcanzar un notable progreso en el país. “Jadzhimba deberá encontrar una vía de conciliación para los dos grupos enfrentados de la élite abjasia”, - declara Márkov a RBTH. Otra tarea no menos importante será ofrecer garantías a los posibles inversores. “Convertir Abjasia en un centro de turismo internacional no será posible sin una inversión significativa. Y existen muchas posibilidades para que esto sea posible. La naturaleza ha dotado a esta región de todo lo necesario para ello”, opina Serguéi Márkov.

Lea más: Abjasia, república prorrusa en la costa del Mar Negro>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.