Rusia niega su implicación en el supuesto derribo del avión en Ucrania

Fuente: AP

Fuente: AP

El siniestro eleva la tensión en la región y tanto el gobierno de Kiev como los rebeldes se culpan de lo ocurrido. El presidente ruso Vladímir Putin ha pedido una investigación "exhaustiva y objetiva".

El Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, negó hoy la implicación de su país en el supuesto derribo del avión malasio Boeing-777 en la región de Donetsk (este de Ucrania).

"En lo que se refiere a las declaraciones que se oyen desde Kiev acerca de que prácticamente lo hicimos nosotros (derribar el avión), hay que decir que apenas he escuchado declaraciones veraces desde Kiev en los últimos meses", dijo Lavrov en entrevista al canal ruso Rusia-24.

Además, catalogó de presión sobre la investigación las palabras del presidente ucraniano, Petró Poroshenko, que, a su vez, tachó lo sucedido de "atentado terrorista".

"Declaraciones prematuras de ese tipo, que aparecen antes de que se saquen conclusiones objetivas, son de hecho una presión sobre la investigación y una indicación (...) a los investigadores ucranianos sobre cómo deben investigar ese atentado", citó a Lavrov el corresponsal que le entrevistó.

Al mismo tiempo, en un comunicado del Kremlin "el jefe del Estado ruso subrayó que la tragedia ocurrida demuestra una vez más la necesidad de que se llegue cuanto antes a un arreglo pacífico de la grave crisis en Ucrania, y subrayó que se requiere una investigación exhaustiva y objetiva sobre las circunstancias de la catástrofe".

En pleno conflicto armado entre las fuerzas ucranianas y los separatistas en el este de Ucrania, ambos se acusan mutuamente del supuesto derribo de la aeronave. Según los servicios de inteligencia de Estados Unidos, el avión de la compañía Malaysian Airlines fue derribado por un misil tierra aire, aunque no ha podido especificar quién lo disparó.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo hoy haber detectado ayer el empleo de radares de los sistemas de defensa antiaérea "Buk" del Ejército ucraniano cerca de la zona donde se estrelló el avión malasio en la región de Donetsk (este de Ucrania).

"Los equipos radiotécnicos rusos detectaron en el curso del 17 de julio el funcionamiento de una estación de radares "Cúpula" de la batería 'Buk-M1' ubicada cerca de la localidad de Styla (30 kilómetros al sur de Donetsk)", según un comunicado del Ministerio.

Reunión del Consejo de Seguridad y conmoción en Holanda

La reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU comenzará a las 10.00 hora local (14.00 GMT), según informaron la Asociación de Corresponsales de Naciones Unidas en su twitter y las misiones de varios países ante la ONU.

El avión transportaba a 154 holandeses, 43 malasios -incluidos 15 tripulantes y 2 bebés- 27 australianos, 12 indonesios -incluido un bebé-, 9 británicos, 4 alemanes, 4 belgas, 3 filipinos, 1 canadiense y otras 41 personas que no han sido identificadas, informó la aerolínea.

El Gobierno holandés ha pedido que se aclaren las circunstancias de los hechos. "Queremos una investigación absolutamente objetiva y que Holanda tenga acceso a la misma", dijo hoy el primer ministro holandés Mark Rutte tras convocar una reunión de crisis de su gobierno.

El primer ministro también resaltó la importancia de que los "cuerpos sean repatriados lo antes posible", pero advirtió de que "todavía hay mucha incertidumbre sobre los hechos" y las respuestas no podrán ser inmediatas.

El primer ministro holandés habló en la madrugada con los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Rusia, Vladimir Putin.

Putin, según recoge hoy la prensa holandesa, ha expresado sus condolencias por el elevado número de víctimas neerlandesas y ha coincidido con Rutte en la necesidad de que se lleve a cabo una investigación independiente.

Por su parte, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) ha convocado para hoy una reunión especial.

La convocatoria de este sesión del Consejo Permanente de la OSCE habla de tratar el "trágico choque" del avión, ya que la organización aún no se ha pronunciado oficialmente sobre si se ha tratado de un derribo intencionado o un accidente.

Una portavoz de la OSCE explicó a Efe que la reunión servirá principalmente para que las distintas delegaciones expresen sus posiciones al respecto, ya que la Organización no dispone aún de datos sobre lo ocurrido.

Esa fuente indicó que se espera que unos 30 observadores lleguen a la zona del accidente entre esta tarde y mañana y comiencen ya a recopilar información, pese a que no disponen de todo el equipo forense necesario.

Lea más: Ucrania y los rebeldes se culpan mutuamente del siniestro>>>

 

Artículo elaborado a partir de información de la Agencia EFE.