Cuatro opciones para elegir la forma de gestión municipal en Rusia

Se está llevando a cabo una polémica reforma en la administración del poder local y regional. Fuente: Ria Novosti

Se está llevando a cabo una polémica reforma en la administración del poder local y regional. Fuente: Ria Novosti

La reforma cambiará el sistema de organización y elección de los órganos de administración local. Habrá varias opciones y cada región podrá optar por el que más se adapte a sus necesidades. Los expertos tienen discrepan respecto a la utilidad de los cambios que están por llegar.

Según la nueva reforma de administración local, se propondrá a las propias regiones que escojan un sistema de administración entre cuatro opciones.

Los primeros en ratificar esta innovación en la legislación electoral regional han sido los parlamentos de las regiones de Volgogrado y Moscú. En la región de la capital se ha optado por tres maneras para la formación del poder local: elección popular de los alcaldes que dirigen la administración; elección popular de los alcaldes que además dirigen el parlamento local y elección de los jefes de los municipios entre los diputados del parlamento local.

La organización política de Rusia es la siguiente: 22 repúblicas; 9 krais; 46 óblasts; 3 ciudades federales (Moscú, San Petersburgo y Sebastopol); 1 óblast autónomo (el Óblast Autónomo Hebreo) y 4 distritos autónomos. Las regiones no tienen una capital en el centro, sino que están divididas en distritos. Dentro de una región existe un gobernador, un parlamento regional, jefes de los distritos, diputados municipales y alcaldes en las grandes ciudades.

En la región de Volgogrado, los alcaldes de distrito y de las ciudades ahora serán escogidos por parte de los consejos de diputados locales y al mismo tiempo ocuparán el puesto de portavoz del parlamento. A votación popular se someterán únicamente las alcaldías de los pequeños municipios, según informa el periódico Kommersant. 

¿Qué sentido tienen estos cambios?

Alexander Kynev, politólogo especialista en procesos regionales en Rusia y los países de la CEI, asegura que esta reforma no tiene ningún sentido aparte del deseo de los funcionarios, según opina Kynev, de crear un sistema más controlable.

“Estos cambios reducirán la eficacia de la administración, lo cual se verá indudablemente reflejado en el desarrollo social y económico del territorio y en la población y, en última instancia, afectará a los propios gobernadores. Ellos creen que este sistema es mejor, pero es más parecido a un guion en el que el paciente dirige su propia operación sin tener ninguna formación médica”.

Los impulsores del cambio declaran que los ciudadanos podrán expresar más fácilmente su voluntad a las autoridades, pero el experto está convencido de lo contrario. “Antes la población escogía al alcalde de su municipio, ahora no. Ahora ni siquiera durante la campaña electoral la gente puede acudir a expresar su opinión al futuro alcalde. En lugar de ello, ahora se escoge a un diputado de distrito que no tiene mayor potestad que la de escoger al siguiente diputado”, comenta el experto.

Según Kynev, estos cambios pueden influir muy negativamente en la popularidad del gobierno, como pasó cuando se anuló la elección de los gobernadores. En aquella ocasión la población comenzó a sentirse impotente y dejó de interesarse por la política.

El profesor del departamento de economía regional y geografía económica de la Escuela Superior de Economía, Alexéi Skopin, está de acuerdo con el hecho de que la anulación de las elecciones de los jefes de distritos puede reducir las libertades electorales, aunque también ve en ello una ventaja: la administración será más eficaz y se podrán resolver más problemas económicos.

“En Rusia hay un problema: la distribución de las autonomías entre el nivel federal, el regional y el local. El problema consiste en que el nivel federal concentra mucho dinero y poca responsabilidad, mientras que a nivel regional y municipal sucede al contrario: estos niveles tienen mayores responsabilidades y menos dinero. Se está intentando cambiar esta tendencia, se está buscando un modelo más adecuado en el que las regiones y las autoridades locales puedan sobrevivir sin tener que acudir al centro federal”, explica el experto.

El conservadurismo arraiga en Rusia

El economista asegura que el anterior sistema permitía manipular a las autoridades regionales. “Pongamos que a los federales no les gusta una región, le destinan un presupuesto menor y allí comienzan las protestas y se expulsa al gobernador. Este sistema hace que las regiones dependan del centro federal, algo que no debería ser así. El problema es evidente y nadie sabe cómo solucionarlo”, aclara Skopin.

Según el experto, la reforma permitirá a los municipios atraer recursos para su desarrollo, para que ellos puedan desarrollarse por sí mismos. “El problema es que los funcionarios locales son muy poco activos, y estos cambios podrían dar a las autoridades del niveles más bajos la posibilidad de promover iniciativas dirigidas a las autoridades regionales o a posibles inversores”, concluye.

Lea más: el primer ministro ruso muerto a manos de los terroristas>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.