Cómo la crisis de Ucrania beneficia al presidente de Chechenia

Ramzán Kadírov. Fuente: Ria Novosti

Ramzán Kadírov. Fuente: Ria Novosti

Ramzán Kadírov se ha involucrado en los eventos del este de Ucrania. Según algunos analistas, esta implicación tiene motivaciones vinculadas con la política interna de Rusia: mejorar la situación de la república chechena de cara al resto del país.

Los medios de comunicación occidentales y ucranianos aseguran que soldados controlados por Ramzán Kadírov están luchando del lado de los sublevados en Donbass, en el este de Ucrania. El gobierno de Kiev publica regularmente fotografías de sublevados de apariencia caucásica y declaran que se trata de chechenos, aunque se sabe que en Donbass luchan voluntarios de todo el Cáucaso, en particular un grupo de Osetia del Sur. 

Por su parte, Ramzán Kadírov lo niega y asegura que si en la región hay sublevados procedentes de Chechenia, estos “han viajado al lugar de manera independiente”. El propio Kadírov opina que Rusia debería proteger más a los ciudadanos rusohablantes de Donbass. 

En una entrevista en directo para el canal de televisión ruso REN-TV, el presidente de Chechenia declaró que espera un decreto de Vladímir Putin y que está dispuesto a enviar a Ucrania de manera oficial a 74.000 voluntarios chechenos.

En caso de que el documento llegue, todos los intentos de Kiev de conquistar Donbass podrán darse por finalizados. Con una décima parte de los soldados que mencionaba Kadírov bastaría para hacer fracasar definitivamente la operación antiterrorista y que las autoridades ucranianas abandonaran el territorio de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Sin embargo, por motivos políticos,  es poco probable que Vladímir Putin firme un decreto semejante: Moscú continúa buscando modos de llegar a un acuerdo pacífico con Kiev.

El ejemplo más conocido de la participación de Ramzán Kadírov en los asuntos de Ucrania fue su ayuda en la liberación de los periodistas rusos de la cadena LifeNews. Varios analistas han comentado a RBTH que el objetivo de Kiev era asustar a lodos los periodistas rusos que cubren los eventos del sureste de Ucrania, así como humillar a Vladímir Putin y obligarle a ocupar una postura más agresiva.

Sin embargo, el pasado 26 de mayo, con ayuda de Ramzán Kadírov y en contra de los deseos de algunos representantes del Gobierno ucraniano, los periodistas fueron puestos en libertad.

Todavía no queda claro hasta qué punto estuvo involucrado el presidente de Chechenia en esta historia. “Todavía hay que determinar el mérito de Ramzán Kadírov en la liberación de los periodistas. Evidentemente participó activamente en el proceso, aunque no hay que descartar que una gran parte del trabajo fuera responsabilidad de algunas personas que no tienen Twitter ni Instagram”, comenta a un corresponsal de RBTH Nikolái Siláyev, politólogo especialista en asuntos del Cáucaso. Sin embargo, el simple hecho de que los periodistas liberados se dirigieran en primer lugar a Grozni (capital de Chechenia) en lugar de Moscú demuestra quién puso más empeño en su liberación.

El peso de la imagen de Chechenia en Rusia 

Los oponentes de Ramzán Kadírov restan importancia a la situación y comentan que su participación en los acontecimientos de Ucrania se debe únicamente a un deseo de ser útil a Putin. Sin embargo, sus acciones tienen una cierta repercusión en asuntos de política exterior e interior que afectan no sólo al propio Kadírov, sino también a todo el pueblo checheno.

“La activa participación en los asuntos de Ucrania le sitúa como un importante participante político a gran escala en el espacio postsoviético, demuestra su influencia fuera de las fronteras de Rusia. Continúa con sus esfuerzos en el trabajo con la diáspora chechena en el extranjero, - comenta Nikolái Siláyev. – No es ningún secreto el hecho de que Kadírov se posiciona como el 'padre de la nación' y lleva varios años intentando ganarse a los partidarios de la independencia que viven en el extranjero, en particular a Ahmed Zakayev. Kadírov considera que los empresarios chechenos que viven fuera del país podrán ayudarle a restaurar Chechenia atrayendo inversión a la región”. 

Al liberar a los periodistas rusos prisioneros en Ucrania, Ramzán Kadírov no sólo ha hecho gala de sus posibilidades, sino que ha demostrado a los chechenos que es capaz de defender los intereses de sus aliados fuera de los despachos del Kremlin.

Sin embargo, las consecuencias en política interna son mucho más importantes. Ramzán Kadírov lleva muchos años intentando hacer desaparecer la tensión entre rusos y chechenos, que nunca han sido considerados ciudadanos de Rusia.

“Algunos chechenos, cuando se topan con esta situación, comienzan a quejarse de xenofobia, pero Kadírov trata de solucionar el problema. Y lo está consiguiendo. Toda la historia de la liberación de los periodistas le beneficia aunque sea únicamente por una frase pronunciada por los periodistas en una entrevista (que declararon que al oír a varias personas hablar en checheno comprendieron que todo estaba en orden). Esta frase es muy valiosa teniendo en cuenta nuestra historia durante los últimos 20 años”, comenta Nikolái Siláyev.

Fue interesante observar cómo después del 26 de mayo, en los comentarios a los artículos en internet relacionados con Chechenia, el tono de los lectores cambiaba radicalmente: en lugar de criticar cualquier acción de Kadírov, aparecían palabras de admiración y gratitud. De las futuras acciones del presidente de Chechenia respecto a temas como el de Ucrania dependerá que esta nueva percepción de Kadírov se mantenga durante cierto tiempo.

Lea más: Kadírov, en el nombre del padre>>>