Varias ONG rusas investigadas por la Fiscalía en busca de 'agentes extranjeros'

Protesta en frente de la Duma en contra de la ley que obliga a las ONG a registrarse como agentes extranjeros el 6 de julo de 2012. En el cartel se lee “El endurecimiento de las leyes sobre ONG es una paranoia de las autoridades”. Fuente: Reuters

Protesta en frente de la Duma en contra de la ley que obliga a las ONG a registrarse como agentes extranjeros el 6 de julo de 2012. En el cartel se lee “El endurecimiento de las leyes sobre ONG es una paranoia de las autoridades”. Fuente: Reuters

En Rusia ha dado comienzo una segunda ola de investigaciones de organizaciones sin ánimo de lucro (ONG) con el objetivo de detectar entre ellas a posibles 'agentes extranjeros'. La primera inspección masiva tuvo lugar hace un año y desde entonces se ha añadido al registro de agentes extranjeros una única organización que se registró de forma voluntaria. Ya se han investigado seis organizaciones en tres regiones cuyo funcionamiento ha revelado indicios de actividad política.

Los registros incluyen a seis organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos con sede en Tatarstán, San Petersburgo y Nizhni Nóvgorod. En San Petersburgo la Fiscalía registró una filial de la organización “Madres de soldados de San Petersburgo”, el Instituto de Desarrollo de la Prensa, así como “Intercambio ruso-alemán” (esta ONG se dedica al intercambio de ideas innovadoras entre empresas socialmente responsables y los órganos estatales en Rusia y Europa).

Según comentan los representantes de esta compañía, los fiscales se presentaron en sus oficinas sin previo aviso y les entregaron una notificación sobre el comienzo de una inspección masiva de acuerdo con la ley sobre ONGEntre otras cosas, los representantes de la fiscalía exigen que se les entregue toda la información relacionada con los últimos cambios en los estatutos de la organización, las fuentes de financiación y los eventos celebrados por sus empleados desde 2012 hasta 2014.

“Los fiscales me dijeron abiertamente que habíamos llamado su atención debido a un artículo publicado en nuestra página web. En ella se criticaba la postura de Rusia respecto al asunto de Crimea”, declara la directora de “Madres de soldados de San Petersburgo”, Ella Poliakova.

Las visitas de los fiscales a las organizaciones Agora, de Tatarstán, y el “Comité contra las torturas” de Nizhni Nóvgorod parecen tener motivos parecidos. Por ejemplo, en la notificación recibida por Agora se indicaba que los fiscales se habían interesado por una entrevista en la revista Business Online que el director de la organización, Pável Chíkov, dio en 2013. Según los representantes de la fiscalía, en el texto “figura cierta información que puede demostrar el desarrollo de actividad política en territorio de la Federación Rusa por parte de la organización”.  

La búsqueda de la política

Todas las organizaciones mencionadas ya habían facilitado a la fiscalía información detallada sobre su actividad en 2013. Cabe recordar que, después de que se aprobara en verano de 2012 la ley sobre ONG, que obliga a cualquier organización con financiación extranjera y cuya actividad se reconoce como política a registrarse como agente extranjero en el Ministerio de Justicia, en febrero de 2013 la Fiscalía General comenzó una inspección masiva  de organizaciones sin ánimo de lucro.

Tras esta investigación, el Ministerio de Justicia disolvió la asociación Golos, que se dedicaba a controlar las infracciones cometidas durante las elecciones.

Según la fiscalía, en la Federación Rusa se detectaron más de 200 ONG pertenecientes a la categoría de agente extranjero, y contra más de 20 de ellas existen casos abiertos en los tribunales rusos. En el registro de agentes extranjeros se ha incluido únicamente una organización: “Promoción de la competencia en los países de la CEI”. Debido a que no existe una formulación más exacta del concepto “actividad política”, en algunas regiones los fiscales exigen que se reconozca como agentes extranjeros a las ONG que se dedican a proteger los derechos de los militares y a los movimientos ecologistas.

En abril de este año, el Tribunal Constitucional, adonde se habían dirigido unos activistas de derechos humanos, estableció que la ley sobre ONG no contradice la Constitución, pero puntualizó que la crítica al gobierno no debe contemplarse como la razón principal para incluir una organización en el registro de agentes extranjeros.

Según los activistas de los derechos humanos, las visitas de los fiscales demuestran el comienzo de una segunda ola de inspecciones masivas de ONG. “En mi opinión, la fiscalía ha intentado tomarse la revancha, ya que las primeras inspecciones no dieron grandes resultados”, opina Pável Chíkov, director de Agora.

Chíkov también vincula la inspección con la revisión del proyecto de ley introducido en la Duma Estatal en abril por el diputado de LDPR Andréi Lugovói. Este propone introducir el registro obligatorio de una ONG como agente extranjero. “Esta ley se revisará en el parlamento el viernes, por lo que no hay que descartar que los fiscales estén preparando antes de su aprobación una lista de ONG que deban registrarse en primer lugar”, comenta Chíkov.

En varias fiscalías regionales se han negado a hacer declaraciones al respecto.

Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.