Diputado de la Duma acusado de “fascista”

Vladímir Zhirinovski en la Duma. Fuente: Photoshot / Vostock Photo.

Vladímir Zhirinovski en la Duma. Fuente: Photoshot / Vostock Photo.

El diputado de la Duma Vladímir Zhirinovski realiza una polémicas declaraciones en el canal central de la televisión. “Hay que limitar la natalidad en la región del Cáucaso y cercar ese territorio con alambre de espino”, afirmó. En respuesta a estos comentarios el jefe de la República chechena, Ramzán Kadírov, calificó al político de “fascista”.

Continúa el escándalo protagonizado por el diputado de la Duma y líder del Partido Liberal Demócrata de Rusia (LDPR), Vladímir Zhirinovski y el jefe de la república chechena, Ramzán Kadírov. El caso arrancó cuando Zhirinovski, durante un talk show en el canal de televisión Rusia 1 aseguró que todas las cosas desagradables en Rusia proceden del Cáucaso.

Vladímir Zhirinovski es un veterano político ruso, líder del LDPR. En numerosas ocasiones ha realizado declaraciones polémicas (racistas, descalificaciones, salidas de tono..). Está considerado como uno de los políticos más excéntricos de Rusia. Su partido tiene 56 escaños en la Duma, tras obtner 11, 67 % de los votos en las elecciones de diciembre de 2011.

La única forma de enfrentarse es realizar un trabajo de propaganda y tomar medidas duras para reducir la población. Y el problema no es el Cáucaso o las nacionalidades, el hecho es que durante los últimos 60 años hay un proceso de marginación de los rusos en todo el territorio de la antigua Unión Soviética”, dijo Zhirinovski. Además, propuso “rodear el Cáucaso con una valla de alambre de espino”.

El jefe de la República chechena no tardó en reaccionar a través de su Instagram. Llamó a Zhirinovski “fascista” y añadió que bajo ningún concepto se pueden confiar asuntos estatales importantes a este político.

Después Kadírov expresó su sorpresa de que los diputados de las repúblicas caucásicas no reaccionaran a unas declaraciones tan fuertes. Según el jefe de la república, las declaraciones de Zhirinovski “son extremistas y provocadoras” y “contienen señales de odio hacia pueblos enteros por razones nacionales y religiosas”. “Zhirinovski también intentó inculcar a millones de ciudadanos de Rusia que precisamente de estos pueblos emana la amenaza a todo el país y que todas las desgracias de Rusia, si es que las hay, están relacionadas con estos pueblos”, dijo Kadírov.

Considera que “sería lógico que los diputados de Daguestán, la República chechena, Kabardino-Balkaria y otras repúblicas del Cáucaso Norte dieran su valoración de lo que ha hecho su colega y se dirigieran a la comisión de ética de la Duma. Kadírov escribió en la red social: “No entiendo por qué no se ha planteado la cuestión de la responsabilidad de uno de los jefes de la cámara baja del Parlamento, que en sus declaraciones puede incitar al odio entre los pueblos de Rusia y ofende a millones de ciudadanos de Rusia por cuestiones de nacionalidad y religión”.

Desde la jefatura de la comisión de la Duma de asuntos relacionados con la ética, no descartaron estudiar las declaraciones del líder de LDPR. “Ahora en la Duma hay una semana regional durante la cual los diputados de todas las fracciones parlamentarias se encuentran con sus electores. No descarto que tras el regreso, los diputados que representan a las regiones del Cáucaso Norte puedan iniciar la correspondiente petición”, dijo a Interfax el vicejefe de la comisión de ética, Andréi Andréyev.

Los representantes del partido liberal Yábloko no pasaron por alto las declaraciones de Zhirinovski. El líder del partido, Serguéi Mitrojin, incluso se ha dirigido al Comité investigador de Rusia con la petición de abrir una causa penal contra el líder de LDPR.

Cabe destacar que el iniciador de este escándalo ha destacado durante toda su carrera por sus declaraciones duras e intolerantes. Después, el propio político ruso destacó que él se había limitado exclusivamente a dar su opinión sobre el tema de la lucha contra el terrorismo. “¿Qué pasa? ¿Que he ofendido a alguien en la calle? Yo hablé sobre el programa de lucha contra el terrorismo que ya se está ejecutando en todo el mundo. Todo esto es un disparate, intentos de impedir que la gente exprese su opinión. ¿Y yo qué? ¿Exijo acaso que mi posición se imponga a nadie? Me preguntaron y yo contesté”, explicó Zhirinovski en declaraciones a la emisora de radio Komsomólskaya pravda.

El líder de LDPR insiste en que no se puede limitar su libertad de expresión. “¿De qué juicios podemos hablar en este caso? Pues entonces suspendamos la Constitución. Ya está, dictadura, un régimen duro: lo apoyaría con mucho gusto. Y todos callarán porque siempre habrá algún punto de vista que a alguien no le guste”. De todas formas Zhirinovski insistió en que un 90 % de los ciudadanos de Rusia comparten su opinión.

Por su parte, se ha informado que el líder del LDPR en Chechenia, Adlán Shamsadov ha anunciado que abandona el partido.