El desarrollo de la sociedad civil como vía de acercamiento a Europa

Mijaíl Fedótov, jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos. Fuente: RG.

Mijaíl Fedótov, jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos. Fuente: RG.

Rusia y Europa deben estrechar su colaboración en materia de protección de los derechos humanos sobre un principio de igualdad, a pesar de las incisivas críticas a Moscú por parte de sus colegas occidentales, tal y como considera Mijaíl Fedótov, jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos.

Últimamente, Europa ha criticado abiertamente a Rusia por algunas decisiones que muchos juzgan que restringen los derechos de los ciudadanos rusos. A su modo de ver, ¿el gobierno tiene razón cuando prohíbe la “propaganda homosexual”, aprueba leyes que protegen los sentimientos religiosos o regula las actividades de los llamados “agentes extranjeros”? ¿Cómo es posible justificar la necesidad de adoptar estas leyes?

El Consejo se opuso a estas leyes, que consideramos insuficientemente meditadas, contraproducentes. La aplicación práctica de la ley sobre las ONG, en concreto sobre los llamados 'agentes extranjeros', reveló una falta de precisión que no permite decir a qué organizaciones  se aplica. Por tanto, la ley se tiene que corregir. La posición del Consejo respecto a las otras leyes que ha mencionado es similar.

¿El desarrollo de la colaboración y la búsqueda de un compromiso sobre ciertas cuestiones (por ejemplo, la exención de visados) deberían estar condicionados a las decisiones de Rusia sobre la ampliación o limitación de los derechos de su población?

Considero que no hay ninguna relación posible entre los dos. Estamos igual de interesados en la exención de visados con Europa que en la ampliación de los derechos y libertades de nuestros ciudadanos. No se puede presionar a Rusia ni a cualquier otro estado: es una pérdida de tiempo. Sabemos muy bien cuáles son nuestras carencias, problemas y fallos y estaremos muy agradecidos a todos aquellos que nos ayuden a corregir estos defectos. El chantaje es una vía inútil. Somos los primeros interesados en tener buenos leyes, para tener un Estado de derecho, democrático.   

¿Qué podría contribuir a la superación de la desconfianza mutua entre Rusia y Europa?

La máxima transparencia en las relaciones entre ambas partes, la transparencia también en los poderes públicos y una colaboración total. No hay estados más o menos importantes, maestros y alumnos. Pues todos somos maestros y alumnos.

¿Cuáles son las áreas de cooperación entre Rusia y Europa con el mayor potencial?

La esfera de protección de los Derechos Humanos y el desarrollo de la sociedad civil.

¿Con qué organizaciones e instituciones europeas colabora el Consejo de Derechos Humanos?

En primer lugar cooperamos con el Consejo de Europa. También tenemos una relación muy activa con Alemania mediante el fórum ruso-germano, que lleva por nombre “Diálogo de San Petersburgo”: organizamos encuentros y conferencias con regularidad.

 

 

En la región de Perm se acaba de clausurar la escuela de verano para jóvenes historiadores. A finales del año pasado, se organizó en Moscú un seminario sobre el tema “Estado e individuo: lecciones del pasado, construcción del futuro”, con la participación de representantes de seis países europeos.

A finales de este año tendrá lugar en Berlín la segunda edición de este seminario; conjuntamente realizamos investigaciones, en particular sobre la legislación en materia de televisión pública y sobre organizaciones no gubernamentales.