Cómo se decidió la puesta en libertad del opositor Navalni

La repentina puesta en libertad del opositor vuelve más impredecibles las elecciones a la alcaldía de Moscú.

 

Protestas contra la condena al opositor Alexéi Navaln. Fuente: Ruslán Sujushin

Alexéi Navalni fue recibido como un héroe en una estación de tren de Moscú el pasado sábado, poco después de su puesta en libertad. El político opositor comunicó a las más de 1.000 personas que se habían reunido en la estación que se presentará a las elecciones a alcalde de Moscú del próximo 8 de septiembre.

Los observadores del proceso electoral señalan que fue el propio fiscal Serguéi Bogdánov, que previamente había solicitado la detención del opositor, quien ordenó anular las medidas cautelares sobre el riesgo de abandono del país para no violar el derecho que tiene Navalni a contar con un acceso igualitario al electorado.

La ley no permite la puesta en libertad bajo fianza de un condenado a prisión: no existe ninguna manera de interrumpir el proceso, ya durante el cumplimiento de la condena el Código Penal no prevé ninguna posibilidad de prorrogar la vista, constata el abogado Vladímir Zherebenkov. "Ha sido una condena sin sentido y una puesta en libertad igualmente sin sentido", opina asombrado el abogado, que asegura que el poder judicial se ha dejado influir por el poder político. 

Quién tomó la decisión

“Esta historia ha demostrado que en el gobierno no existe unidad respecto a cómo proceder con Navalni”, opina el politólogo y antiguo empleado de la administración del presidente Alexéi Chesnakov.

Según comentan fuentes cercanas a la campaña electoral del actual alcalde Serguéi Sobianin, de la administración del presidente y de la dirección del partido Rusia Unida, el diario Védomosti ha podido saber que en el gobierno hay puntos de vista enfrentados respecto a la estrategia electoral en Moscú desde antes del comienzo de la campaña. 

Las elecciones a la alcaldía de la capital se adelantaron al próximo 8 de septiembre, pero personas cercanas al presidente Vladímir Putin se manifestaron en contra de esta convocatoria anticipada, ya que un alcalde electo podría sentar un importante precedente para el puesto de primer ministro. Sin embargo, Sobianin insistió.

Posteriormente, el director adjunto de la administración, Viacheslav Volodin, consideró que había que permitir a Navalni la posibilidad de presentarse a la alcaldía, así como a Guennadi Gudkov, crítico parlamentario socialdemócrata expulsado de la Duma, a las elecciones a gobernador. 

Las fuentes de Védomosti afirman que en un principio esta idea no satisfizo a Sobianin porque los comicios se volvían impredecibles. Pero fue precisamente Sobianin quien llamó a recoger firmas a favor de la participación de Navalni entre los militantes de Rusia Unida, sin negarse él mismo a participar en las elecciones. 

El  gabinete de Sobianin confiaba en que hubiera una larga condena, aunque condicional, contra Navalni. Sin embargo, tras su puesta en libertad del jueves, esta estrategia resultó fallida y anuló la táctica del gabinete y de algunos estrategas políticos del Kremlin.

Fuentes de Védomosti declaran que fue el poder ejecutivo, dirigido por el presidente del Comité de Investigación de Rusia Alexander Bastrykin, quien se llevó el gato al agua. Aunque las versiones varías y según una versión fue Sobianin quien convenció a Ptuin, y según otra, Volodin.

La directora del servicio de prensa de Sobianin, Gulnara Penkova, mencionó unas conversaciones en las que el alcalde en funciones solicitaba al gobierno que intercediese para poner en libertad a Navalni, mientras que los empleado de la administración presidencial se niegan a comentar estos rumores.
“La decisión de poner en libertad a Navalni tras una acción de protesta masiva, es un gran error”- según asegura una fuente cercana a Sobianin- “el electorado afín a las protestas se ha consolidado, ahora muchos acudirán a los colegios electorales no a escoger al futuro alcalde, sino a votar por la 'democracia”. 

Si el bloguero consigue hacer una buena campaña y contar con el apoyo del electorado del magnate Mijaíl Prójorov, que según el recuento oficial obtuvo un 20% de los votos en Moscú durante las pasadas elecciones presidenciales, Navalni podría superar los resultados de Prójorov e impedir que Sobianin ganase en la primera vuelta, advierte esta fuente de Védomosti.

 “Navalni luchará por conquistar a un electorado moderado”, asegura el director de su gabinete, Leonid Volkov.

El día del anuncio de la condena, la compañía de investigación Synovate Comcon publicó los datos de una encuesta que adjudica a Navalni un 14,4% de los votos. “Es el candidato más dinámico de todos”, opina la directora de la compañía, Elena Koneva, su índice de popularidad podría crecer debido a los problemas ocasionados por su proceso judicial, incluida la dureza de la condena, así como a las protestas y a la creatividad de su equipo.

La reserva de Navalni, aquellos que simpatizaban con él ya antes de la condena, no ha sido movilizada para acudir a las urnas, opina el director adjunto del Centro Levada, Alexéi Grazhdankin. Los motivos para “votar a Navalni por simpatía” o “como alternativa al gobierno actual” no están tan extendidos en la sociedad, ya que en el fondo los moscovitas creen que Navalni no encaja en la alcaldía. Por esta razón no podrá contar con el electorado de Prójorov, opina Grazhdankin. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Védomosti.