La Duma aprueba la ley que prohíbe la "propaganda gay"

Una bandera arcoiris en el suelo durante las protestas que han tenido lugar frente a la Duma. Fuente: Reuters / Maxim Shemétov.

Una bandera arcoiris en el suelo durante las protestas que han tenido lugar frente a la Duma. Fuente: Reuters / Maxim Shemétov.

La Duma, cámara baja del parlamento, aprueba la ley que prohíbe la “propaganda de la homosexualidad entre menores” en segunda y tercera lecturas, mientras grupos de derechos humanos y activistas expresan su preocupación.

Según una encuesta de la agencia gubernamental VtsIOM, el 88% de la población aprueba la medida.En Rusia la sociedad tiene, en general, una opinión negativa sobre la homosexualidad y el 42% de los encuestados cree que debería implicar cargos criminales. La encuesta se realizó en 134 localidades, de 42 regiones a 1.600 personas. En los últimos años las opiniones homófobas han ganado terreno.

El proyecto de ley estipula multas para los particulares que infrinjan la nueva ley de 4.000-5.000 rublos (125-155 dólares); 40.000-50.000 (1.250-1.550 dólares) para los cargos públicos y 800.000-1.000.000 rublos (25.000-31.000 dólares) para las personas jurídicas.

En caso de que la difusión de esos valores se haga con la ayuda de medios de comunicación o internet, la multa para un particular será de 50.000-100.000 rublos (1.550-3.100 dólares); para un cargo público, de 100.000-200.000 (3.100-6.200 dólares), y para una persona jurídica, un millón de rublos (31.000 dólares).

En el caso de que los infractores sean extranjeros, además de las correspondientes multas en metálico, se estipula la inmediata deportación o 15 días de arresto administrativo, tras lo que se procedería a la expulsión del país. Se espera que la ley entre en vigor el día de su publicación oficial.

Como respuesta, grupos de personas han salido a las calles a mostrar su indignación, por lo que han sido detenidas una veintena cerca del edificio de la Duma. Las autoridades han declarado a Interfax que pretendían realizar una protesta sin autorización.

La emisora de radio Eco de Moscú informó que el propio martes hubo también una marcha a favor de la prohibición y de la “protección de los niños de la propaganda homosexual”. Los activistas a favor de los derechos de las minorías sexuales fueron perseguidos y golpeados por algunos ortodoxos radicales.

Mientras tanto, Vladímir Lukin, alto comisionado de Derechos Humanos, alerta sobre una aplicación “imprudente” de esta ley. “La mayor cuestión será la administración de la propia ley. Una implementación cruel e imprudente podría conllevar víctimas y tragedias humanas”, declaró Lukin a Interfaz. “Las personas que promueven este tipo de leyes, quizá ignoaren el hecho de que crear un halo de victimismo es una las maneras más eficientes de hacer publicidad”.

“No se usará el término 'homosexualidad' [utilizado en la primera lectura] sino 'relaciones sexuales no tradicionales”, declaró Yelena Mizúlina, jefa del comité parlamentario de Familia, Mujeres e Infancia.

Al mismo tiempo, Human Rights Watch (HRW) muestra su miedo por esta prohibición. “Rusia pretende intentar mostrar que la discriminación es respetable al llamarla 'tradición', pero independientemente del término que se utilice, todavía hay una discriminación y una violación de los derechos humanos básicos de la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bisexual y transexual)”, declaró Graeme Reid, director del programa de derechos LGBT de la organización.

“Pretender excluir al colectivo LGBT declarándolo como 'no tradicional' es intentar considerar a estas personas menos que humanas. Es cínico y peligroso”, concluyó.

Artículo realizado en base a información de Interfax.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.