Opositor y fiscalía se acusan mutuamente de politizar un proceso judicial

Alexéi Navalni niega las acusaciones del Comité Estatal de Investigación en relación a un robo cometido en 2009. Fuente: AP

Alexéi Navalni niega las acusaciones del Comité Estatal de Investigación en relación a un robo cometido en 2009. Fuente: AP

El caso contra el líder de la oposición de Rusia, Navalni, fue acelerado porque “estaba provocando al poder”. Pero incluso, en el caso de que el tribunal dicte sentencia de culpabilidad, el blogger podría evitar la prisión.

“Incluso si Alexéi Navalni no estuviera “provocando al poder”, más tarde o más temprano, la fiscalía acabaría abriendo una diligencia penal contra él”. Así lo anunció el representante oficial del Comité Estatal de Investigación, Vladímir Markin, en una entrevista para el periódico Izvestia. 

Navalni es uno de los líderes de la oposición en Rusia. Un activo bloguero y abogado que ha anunciado que recientemente anunció su intención de convertirse en presidente. Actualmente se le acusa de organizar un robo de más de 10.000 metros cúbicos de madera en el año 2009 a una empresa que pertenecía al Estado. Por esta causa se enfrenta a una pena de hasta diez años de prisión. 

“La única razón por la que este caso se ha teñido de matices políticos es la propia persona y las acciones del acusado. (...) Si no fuera por la obsesiva politización de la situación por parte del propio Navalni, este caso no tendría nada de político. Más bien todo lo contrario: todos, incluida la oposición, estarían encantados de que se haya logrado pillar al ladrón de turno”, afirmó el representante del Comité Estatal de Investigación. 

“Nuestra tarea consiste en abrir una investigación y, una vez completadas las indagaciones policiales, transferir la causa a los tribunales, en el caso de que existieran hechos delictivos y pruebas del delito. Por otra parte, si en el caso de Navalni no procediéramos de este modo, entonces sí se podría hablar de falta de objetividad y de una actitud politizada por nuestra parte. Nosotros abrimos diligencias penales incluso contra los diputados,  ¿a santo de qué un opositor callejero debe gozar de cualquier tipo de inmunidad para el caso? ¿Sólo porque alguien de Occidente está intercediendo por él? En algún país débil esto podría surtir efecto, pero no en Rusia”, declaró Vladímir Markin.

 Según señaló el representante del Comité Estatal de Investigación, incluso en el caso de que el tribunal dicte sentencia de culpabilidad, Navalni podría quedarse en libertad. 

“El tribunal podría valorar objetivamente los méritos o la propia persona del condenado, o quizá sus características sociales. Por otra parte, alguno de los personajes famosos podría avalar que Navalni no volverá a trampear y a robar de este modo. En tal caso, sería posible una sentencia penal que no implicara una privación de libertad”, explicó Markin. 

Por su parte, Navalni niega todas las acusaciones y afirma que el Comité Estatal de Investigación ha fabricado un proceso penal falso en su contra. Según el opositor, se trata de un intento por parte de la policía rusa de impedir su actividad política. 

A finales del pasado marzo, el abogado publicó en su blog la correspondencia que mantuvo en relación con sus negocios, y en la que, según él, se demuestra su inocencia. 

“Cualquiera puede acceder a estos documentos y sacar sus propias conclusiones. No debéis creeros las palabras de nadie, tenéis que acudir a las fuentes y comprobar las cosas por vosotros mismos”, se  recalca en la página web de Navalni. 

Además de estos materiales, también ha publicado en su blog el texto completo de la acusación formal, comentado por él. 

Para elaborar este artículo se han utilizado materiales de Izvestia y RIANovosti.