El ejército ruso llamará a filas a los nacionalizados

El anteproyecto de ley presentado por el Ministerio de Defensa contempla que los extranjeros realicen el servicio militar. Fuente: ITAR-TASS

El anteproyecto de ley presentado por el Ministerio de Defensa contempla que los extranjeros realicen el servicio militar. Fuente: ITAR-TASS

El Gobierno ha dado el visto bueno al anteproyecto de ley según el cual se va empezar a llamar a filas a los extranjeros que adquieran la nacionalidad rusa.

El proyecto de ley contempla la anulación de la exención vigente de reclutar a ciudadanos que hayan realizado el servicio militar en otro país. Las únicas excepciones serán los oriundos de Tayikistán y de Turkmenistán. 

Se ha propuesto incluir las enmiendas que llaman a aumentar el número de reclutas en la ley federal “Sobre las obligaciones militares y el servicio militar”. 

El Ministerio de Defensa, que redactó este anteproyecto de ley, explica la aparición de este documento por la gran cantidad de prórrogas de las que disfrutan quienes deben ser reclutados, por la tendencia de muchos jóvenes rusos a eludir sus obligaciones militares con el ejército, así como por la reducción del número de reclutas a causa de la coyuntura demográfica

Para los varones rusos, la duración del servicio militar es de un año. Reclutas y personas contratadas forman la tropa y los suboficiales. Todos los ciudadanos varones de la Federacion Rusa entre 18 y 27 años están sujetos a ser llamados a filas. Las campañas de reclutamiento se realizan dos veces al año: en primavera, del 1 de abril al 15 de julio; y en otoño, del 1 de octubre al 31 de diciembre. Una vez transcurridos seis meses de servicio, se  puede presentar un informe para firmar un primer contrato, que será de tres años.

“Todo aquel que adquiera la nacionalidad rusa tendrá que actuar desde ese momento de acuerdo a nuestro campo jurídico, por eso tiene lógica este anteproyecto de ley”, opina el experto en cuestiones militares Alexander Kanshin. 

“Los rusos que reciben el permiso de residencia en Israel empiezan su vida allí con una hoja en blanco, acatando rigurosamente las leyes locales, y todos sus antiguos méritos se quedan aquí. Así será con los extranjeros que vienen a nuestro país: da igual que hayan realizado el servicio militar, están obligados a cumplir su deber de defender a Rusia”, explicó. 

“Si un ciudadano tiene menos de 27 años, no pasa nada porque vuelva a hacer la mili, y es que, al adquirir la nacionalidad rusa, una persona asume las correspondientes obligaciones”, aprueba Anatoli Tsyganok, director del Centro de Pronóstico Militar. 

Artículo publicado originalmente en ruso en RBC Daily.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.