Primeros pasos para prohibir la “propaganda homosexual”

Los legisladores rusos podrían aprobar esta ley antes del final de la temporada de primavera. Fuente: Reuters

Los legisladores rusos podrían aprobar esta ley antes del final de la temporada de primavera. Fuente: Reuters

Los diputados rusos han decidido apostar por los valores de la familia tradicional mediante la lucha contra la homosexualidad. La semana pasada la Duma Estatal aprobó en primera lectura un proyecto de ley sobre la propaganda de la homosexualidad entre menores de edad sin aclarar, por cierto, qué se entiende por dicha propaganda. Los diputados tienen cuatro meses para preparar una aclaración para su segunda lectura o quizás para cambiar de opinión.

El proyecto de ley lo prepararon los diputados del parlamento de la región de Novosibirsk, situado a 3.300 kilómetros de Moscú. Los legisladores optaron por introducir enmiendas al Código Administrativo, estableciendo responsabilidades por la propaganda de las relaciones homosexuales entre niños y adolescentes.

Por esta infracción se impondrán a los ciudadanos multas de 4.000 a 5.000 rublos (unos 100-125 euros), de 40.000 a 50.000 rublos (1.000- 1.250 euros) en el caso de los cargos oficiales y de 400.000 a 500.000 rublos (10.000 – 12.500 euros) a las personas jurídicas, como por ejemplo, los medios de comunicación para niños que se “permitan hacer propaganda de las parejas del mismo sexo”.

Dicha propaganda, según los diputados de Novosibirsk, puede crear “una visión distorsionada de la equivalencia social entre las relaciones tradicionales y las no tradicionales”. Sin embargo, hasta la fecha la ley no aclara qué formato de transmisión de la información se considera propaganda. Los diputados apenas subrayan que no habrá multas por la propia orientación homosexual.

Las enmiendas al proyecto de ley se aprobarán en la Duma antes del 25 de mayo de 2013. Después se celebrará una segunda lectura, seguida de una tercera, que rara vez se resiste. De este modo, la ley puede ser transferida de la cámara baja del parlamento a la cámara alta, el Consejo de la Federación, antes del final de la temporada de primavera (que concluye a mediados de julio) y estar lista hacia esa fecha para la firma del presidente.

No es la primera vez que en Rusia se condena la homosexualidad. Durante el periodo  soviético, en el que se llegaba a negar la posibilidad de las relaciones homosexuales entre mujeres, y la “pederastia” fue procesada por lo penal durante casi 60 años. Los amantes podían cumplir condenas de hasta cinco años, y los violadores de menores de hasta ocho años.

Este artículo no se retiró del Código Penal hasta 1993, y en 1992 se condenó a más de 200 personas por delitos de homosexualidad. Se desconoce la cifra exacta de personas que fueron condenadas por este tipo de delito.

En la Rusia contemporánea la homosexualidad no es delito. Pero la prohibición de la propaganda entre menores de edad está vigente en diez regiones, entre ellas San Petersburgo y la región de Novosibirsk, de la que proviene esta última iniciativa legislativa.

Cabe señalar que la Duma ha rechazado anteriormente iniciativas de este tipo en repetidas ocasiones alegando que contradicen la Constitución.

Los representantes del movimiento LGBT están organizando numerosas manifestaciones en contra de la aprobación de la ley. Los activistas declaran que ninguna de las leyes similares que existen en las regiones sirve para la protección de los menores, sino que es un instrumento de presión contra los activistas civiles y defensores de los derechos humanos.

La organización Amnistía Internacional ha declarado que la aprobación de la ley llevará a la limitación de los derechos fundamentales de las minorías sexuales, a pesar de que está en las obligaciones del país defender a dichas minorías de la discriminación. Se condenará a las personas por algo del todo legítimo: la libertad de expresión y el deseo de ser uno mismo, ya que esta ley se puede interpretar de manera bastante amplia, opinan los defensores de los derechos humanos.

Aunque según parece, la opinión pública apenas podrá hacer vacilar la posición de los legisladores federales. Ekaterina Lajova, vicepresidenta del Comité de Asociaciones Públicas, en el pasado directora del Comité de la Duma de Asuntos de Familia y promotora de la prohibición a la adopción por parte de los norteamericanos de niños rusos, está convencida de que esta campaña en contra de los diputados es una maquinación del lobby de presión homosexual a alto nivel. “Creo que mis compañeros actuarán con dureza. Sobre todo porque en su mensaje a la Asamblea Federal el presidente puso los valores espirituales, morales y familiares en primera línea”, declaró la diputada a Rusia Hoy.

Lajova consiente en que la ley necesita cambios de cara a la segunda lectura, especialmente en cuanto a la aclaración del término “propaganda”. Porque incluso lo que muchos diputados dicen sobre esta ley ya se puede considerar propaganda.

La política no descarta que sea necesario celebrar una vista parlamentaria con la participación de asociaciones, incluidos los representantes del movimiento LGBT. Aunque Lajova se declara personalmente en contra de que se permita a las minorías sexuales la participación en esta discusión, ya que según su opinión, estas sólo intentarían defender sus propios intereses.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.