¿Qué provocó el siniestro del avión en Sochi?

Operación de búsqueda en Sochi.

Operación de búsqueda en Sochi.

Nina Zotina/RIA Novosti
92 personas han perdido la vida tras el siniestro de un Tu-154 frente a la costa de Sochi. Las autoridades han abierto una investigación para esclarecer las causas del siniestro. Expertos rusos comentan las diferentes hipótesis que se barajan.

Un avión Tu-154 del Ministerio de Defensa de Rusia que se dirigía a Siria se estrelló el 25 de diciembre en el Mar Negro, a tan solo 1,5 km de la costa. 

Se ha confirmado que no hay supervivientes entre los 92 pasajeros, incluidos los 68 miembros den Ensamble Aelxandrov, nueve periodistas y ocho miembros de la tripulación. Hasta el momento el Ministerio de Emergencias ha encontrado siete cuerpos. 

"Como expresión de duelo por los fallecidos y pésame para sus familiares y allegados, dispongo que el 26 de diciembre sea declarado día de luto en la Federación Rusa", consta en el decreto presidencial de Vladírmir Putin, que ha establecido una comisión de investigación bajo su control personal.

Hasta el momento se barajan tres hipótesis sobre el accidente.

1. Error técnico

Según Víktor Gorbachov, director de la Asociación Civil de Aviación Aeroflot, es posible que el avión sufriera un error técnico. 

"Algo debía estar mal con los motores. Todavía no lo sabemos y es difícil hacer especualaciones, si fue un problema de combustible o un error en el motor... El despegue es el momento más difícil. El avión no tenía la fuerza suficiente y cayó en picado”, dijo el experto. 

El Tu-154 siniestrado se construyó en 1984 y fue reparado en 2014 y debía ser revisado en septiembre de este año. Sin embargo, Gorbachov considera que los años de servicio del avión no son un problema. 

“Hay aviones en todo el mundo que tienen 30, 50 y hasta 60 años. En este caso no tiene importancia. El avión podía volar, cumplía con todos los requisitos”, comenta el experto. 

Aunque no todos los analistas son de la misma opinión. Víktor Litovkin, de la agencia TASS, cree que la aviación civil del Ministerio de Defensa no está en las mejores condiciones, al contrario que la aviación de guerra. 

“La mayoría de los aviones civiles del Ministerio de Defensa son aparatos soviéticos. Tras la destrucción de la industria de la aviación en los años 90 no se han manufacturado nuevos aparatos de transporte ni de pasajeros”, explica. 

El Ministerio no quería comprar aparatos extranjeros pero no tenía nada con lo que susituir el Tu-154, puntualiza el experto. 

 

Miembros del coro del Ejército Rojo, fallecidos en el siniestro.

2. Error humano

El capitán Román Volkov era un piloto de primera categoría con más de 3.000 horas de vuelo, explican en el Ministerio de Defensa. 

“La tripulación era una de las más experimentadas. Estuvieron a cargo del transpore de aviones Su-30, Su-35 y Su-24 a la base de Jmeimim en Siria”, declaró una fuente al diario Izvestia.

En cualquier caso, los investigadores consideran el error humano como una de las principales hipótesis para explicar la causa del siniestro. 

“No se descarta ninguna hipótesis, desde un combustible de mala calidad, hasta un ataque terrorista. Incluso un error del piloto; el avión podría haber tomado altura demasiado rápidamente, realizó un giro y cayó en picado”, explica Litovkin. 

3. Ataque terrorista

Algunso expertos han señalado las similitudes entre el accidente del Tu-154 y el del Airbus 321-231 que en octubre de 2015 se siniestró en  la península del Sinaí. 

En aquella ocasión los terroristas colocaron una bomba en la cola del aparato, entre las maletas. Unos 20 minutos tras el despegue el avión explotó y se desplomó desde las alturas. 

En esta ocasión la tragedia tuvo lugar siete minutos después del despegue. 

“Las condiciones meteorológicas eran favorabes. Si hubiera habido cualquier problema con el aparato, con los motores, simplemente podía haberse dado la vuelta y volver al aeropuerto. Aquí el avión se desplomó, como si algo hubiera explotado. Como norma, normalmente es la cola del aparato lo que se desploma”, comentó el instructor de vuelo Andréi Krasnoperov a Kommersant FM. 

En cualquier otra situación el piloto podría haber informado a la torre de control de los problemas y emitir una señal, sin embargo, esto no ocurrió. 

“Lo que significa que ocurrió algo inesperado siete minutos después del despegue. No puedo culpar a la tripulación y cuando hay un problema técnico, rara vez es tan repentino  [...] Han encontrado incluso un hombre herido por los escombros que cayeron. Esto muestra que los fragmentos se dispersaron a medida que caían, lo que sugiere que pudo explotar en el aire”, añadió el piloto. 

 

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies