Inicio del curso: el precio de la vuelta a clase se duplica

El 1 de septiembre en Rusia se celebra el Día del conocimiento.

El 1 de septiembre en Rusia se celebra el Día del conocimiento.

Yevgeny Kurskov/TASS
El 1 de septiembre en Rusia se celebra el Día del Conocimiento. Este mismo día comienza el nuevo curso académico, en las escuelas y universidades los alumnos, vestidos para esta ocasión especial y con sus tradicionales ramos de flores, forman solemnes filas. RBTH averigua cuánto cuesta a una familia empezar el nuevo año escolar en Rusia.

En agosto al presupuesto de la mayoría de las familias rusas se añade un gasto: la preparación de los niños para la vuelta a clase. Hay que comprarles uniforme, calzado, materiales escolares y algunos libros. Debido a la crisis económica de los últimos años, la vuelta a clase se ha vuelto más cara: según reconocen los padres, su coste se ha duplicado. Los niños a los que más cuesta mantener son los pequeños: entre los 8 y los 12 años crecen rápidamente y necesitan renovar el vestuario constantemente.

El código de vestuario escolar

La mayoría de los colegios rusos tienen el mismo código (una parte de arriba blanca, camisa o blusa, y una parte de abajo azul marino, pantalones o falda). Si bien en los colegios públicos basta con respetar la gama de colores exigida y cada familia puede comprar los uniformes dependiendo de sus posibilidades económicas, los colegios más prestigiosos suelen trabajar con un solo proveedor de uniformes. Además, existe el concepto de uniforme “diario” y “solemnes”, es decir, que un niño necesita por lo menos dos conjuntos de ropa. Hace 15 años el código de vestuario no era tan estricto: los niños iban al colegio en pantalones vaqueros, camiseta y suéter.

La preparación para el primer curso

Las familias que más gastan son las que preparan a su hijo para el primer curso. Evguenia Dashevskaya, de San Petersburgo, ha gastado 35.000 rublos (483 euros) en las compras de su hija para empezar en primero este año. “Es casi todo mi salario — comenta Evguenia —. Y todo ello teniendo en cuenta que los libros nos los dan”. En el colegio donde estudiará la hija de Evguenia se ha introducido este año un régimen de uniforme muy estricto que establece qué uniforme debe comprarse y dónde se puede adquirir. “Solo en la ropa (un par de blusas, vestido, pantalones y chaqueta) me he gastado 7.200 rublos (99 euros). Y además del vestido, las chicas necesitan lazos y medias” — comenta Evguenia. En comparación, en un colegio privado de Moscú recomiendan comprar el uniforme en una tienda concreta en la que solo una blusa cuesta 3.500 rublos (48 euros).

Los niños salen más baratos

Irina Miágkaya, de Sarátov, también ha gastado todos sus ingresos del mes de agosto (unos 25.000 rublos, 345 euros) en la preparación de su hijo que va a comenzar el cuarto curso. Irina ha comprado la ropa en internet, ya que, según ella, a su hijo de diez años, como a los niños de su edad, no le gusta ir de tiendas y tener que pasarse la tarde probándose ropa. Irina se considera afortunada, porque la vuelta a clase de las niñas es más complicada y cara que la de los niños.

Entre otros gastos importantes figuran las bolsas especiales para el calzado de repuesto, las mochilas y el material escolar. Una mochila con espalda ergonómica cuesta por lo general más de 3.000 rublos (42 euros). Solo en cuadernos se gasta una media de 2.500 rublos (35 euros). Y esto teniendo en cuenta que, según la agencia estatal de estadística Rosstat, la media de ingresos mensuales en Rusia durante el primer trimestre de 2016 ascendía a solo 26.340,5 rublos (364 euros). Se trata de 10.000 rublos menos que a finales de 2015. La crisis ha afectado a los bolsillos de los rusos, pero aun así sigue siendo necesario preparar a los niños para la vuelta al cole.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies