Casinos rusos, torrents y traductores desafían la ley antijuego

TASS
Los casinos online utilizan los torrents en línea se sirven del respaldo de estudios ilegales de traducción de series en su lucha contra las autoridades.

La lucha contra el juego en Rusia ha dado un giro inesperado. Tras el bloqueo de sus páginas web, los casinos online han empezado a publicitarse en series y dibujos animados que se descargan mediante torrents. Los casinos financian centros de traducción medio clandestinos a cambio de publicidad.

A finales de 2015 la Fiscalía comenzó a bloquear páginas web dedicadas al juego sin necesidad de ir a juicio. El medio año Roskomnadzor (órgano federal dedicado a la supervisión de los medios) bloqueó más de 6.000, según informa el diario Izvestia

Tras este endurecimiento de las normas, las casas de juego comenzaron a buscar nuevas maneras de promocionarse. El casino online JoyCasino ha empezado a aparecer en las traducciones de las series e incluso en los dibujos animados que se obtienen mediante descargas ilegales en páginas torrent. La acosadora publicidad de las salas de juego aparece en el momento menos oportuno y las propias oficinas de traducción no esconden que están siendo promocionadas por la industria del juego.

En Rusia tan solo hay cuatro zonas en las que está permitido el juego, según la normativa vigente de 2006: Azov-city en el krái de Krasnodar (990 km de Moscú); en Yantarnaya, en Kaliningrado (1100 km de Moscú); en Sibirskaya moneta, en el krái de Altái (3100 km de Moscú); y en Primorie (6400 km de Moscú). Los casinos están abiertos solo en tres y actualmente se está barajando la posibilidad de crear una nueva zona de juego en Crimea. A mediados de junio se fijaron los límites que tendría esta nueva área, según informa RIA Novosti.

Aunque la lotería sí que está permitida y según datos de la Fiscalía de agosto de este año en el país hay 29 casas de apuestas. Aunque las condiciones para conseguir una licencia son exigentes: es necesario contar con un capital inicial de 16.0000 millones de rublos (unos 23 millones de dólares).

A principios de 2005 Rusia contaba con 400.000 máquinas de azar. Entre 1991 y 2006 se expidieron más de 6.000 licencias para salones de juego y según Alexéi Tkachuk, redactor jefe del portal  Rating Bukmekerov, ese año los beneficios superaban los 6 millones de dólares.

Cuando entré en vigor la nueva legislación en 2007 muchos tuvieron que adaptarse. A Ígor le dieron dos años y medio para que trasladara su negocio a las zonas de juego. Los locales de Ígor, al no poder dar respuesta a las nuevas y duras exigencias, empezaron a funcionar de manera ilegal o disfrazados como clubes de poker. Para tapar este vacío legal, en 2009 el ministro de Deporte, Vitali Mutko, firmó un decreto por el que el poker dejaba de considerarse un deporte.

Desde entonces la responsabilidad por no respetar la ley se endurece cada año. “Si antes los salones de juego en muchos casos recordaban a oasis legislativos, ahora se acata la ley hasta el último detalle”, opina Darina Denísova, presidenta de la Asociación de Juegos de Azar.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies