La decapitación de la niña agita las redes rusas

La niñera Gulchejrá Bobokúlova.

La niñera Gulchejrá Bobokúlova.

Sergei Fadeichev/TASS
El brutal asesinato de una niña a cargo de su cuidadora ha impactado a los moscovitas. Mientras las televisiones estatales no informan sobre el incidente en las redes sociales y en los medios online proliferan las hipótesis acerca de las causas del suceso.
El pasado lunes, 29 de febrero, en un apartamento de la calle Naródnoe Opolchenia de Moscú, la Gulchejrá Bobokúlova, de 39 años, asesinó a una niña de cuatro años. Bobokúlova había sido la niñera durante casi tres años. Poco después de que los padres abandonaran la casa, decapitó a la niña y prendió fuego al apartamento. Cuando se apagó el incendio encontraron el cuerpo de la pequeña. 

 

Tres días después del brutal asesinato, en las redes sociales y los medios online de Rusia hay cuatro teorías acerca de las posibles causas: infidelidad, drogas, esquizofrenia y reclutamiento del Estado Islámico.

Durante el interrogatorio con la policía la cuidadora Gulchejrá Bobokúlova admitió haber matado a la niña y dijo que lo había hecho porque su marido había sido infiel, según información del canal LifeNews.

Poco después del suceso la policía lanzo la hipótesis de que la migrante uzbeka podía estar bajo los efectos de las drogas. "Los expertos no excluyen que durante el asesinato Bobokúlova estuviera bajo los efectos de estupefacientes", escribían en el diario Komsomólskaia Pravda. En los próximos días la mujer será internada en la sección de psiquiatría de la prision moscovita de Butyrka.

Varios medios anunciaron que Gulchejrá sufría esquizofrenia desde hacía 15 años. Ayer, el Moskovski Komsomólets, uno de los diarios de mayor difusión del país, publicó una entrevista con el alcalde del pueblo en Uzbekistán, donde vive la familia Bobokúlova. "Todo el mundo conocía a  Gulchejrá. Era extraña, para decirlo suavemente. Le habían diagnosticado esquizofrenia y estuvo en una clínica psiquiátirca durante mucho tiempo. Tenía el certificado correspondiente", declaró el político.

En internet también se dice que la cuidadora tenía ideas islamistas, ya que Bobokúlova gritó "Allah akbar" y amenazaba con inmolarse a los paseantes mientras les mostraba la cabeza de la niña.

La página web nacionalista, Sputnik i Pogrom, fue la primera en declarar el 1 de marzo que no estaba enferma y que era una islamista radical. Al día siguiente, la agencia RIA Novosti informó de que Bobokúlova se había acercado a las ideas yihadistas a través de su compañera de habitación tayika. "Según nuestra información, una de las compañeras de habitación de Bobokúlova era una ciudadana tayika, a la que le habían hecho un lavado de cerebro con ideas islamistas radicales". La nota aclara que el caso implica un reclutamiento planificado y no un repentino ataque de locura.

Homenaje espontáneo y miedo a la xenofobia

La tarde del 1 de marzo decenas de personas organizaron un pequeño homenaje en la estación de Oktyabrskoe Pole, donde la niñera mostró la cabeza de la víctima y gritaba antes de ser reducida.

Las personas reunidas discutían por qué la policía había reaccionado tan lentamente, la mujer no fue detenida hasta una hora después, y hablaban de por qué la televisión estatal había decidido no reportar el incidente.

El gobierno teme un brote de xenofobia tras el asesinato de la niña. Una fuente de las fuerzas de seguridad declaró a la agencia RBC Daily que el 29 de febrero la policía había comenzado un diálogo preventivo con los movimientos de extrema derecha. "Nadie ha hablado personalmente conmigo, pero he recibido señales", declaró Vladlen Kralin, líder de un partido de ultraderecha no registrado.

Las principales televisiones del país no informaron sobre el incidente hasta mucho después. El secretario de prensa del presidente, Dmitri Peskov, declaró que no habían dado ninguna orden para no informar sobre ello, pero que compartía la decisión de no mostrar el tema en la televisión. Esta decisión ha despertado un debate entre la ciudadanía acerca de la limitación de la información.

Lea más:

Los moscovitas homenajean a la niña decapitada por su niñera

Llevaban flores, juguetes y dulces a la estación de metro donde fue detenida la niñera 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.