Siberiana recibe 5 toneladas de carbón tras perder 35 kilos

Shutterstock/Legion Media
Elena Sálnikova, de la región de Kémerovo recibió a finales de diciembre 5 toneladas de carbón por lograr reducir su peso de 113 a 78 kilos.

Este excepcional regalo lo recibió del gobernador Amán Tuléiev, que dijo que al gobierno regional le gustaría motivar a los habitantes que deciden ponerse a dieta.

“En la lucha contra la obesidad, compensaremos a la gente de la misma manera que los Emirates Árabes Unidos”, dijo Tuléiev en noviembre. “Allí a los que pierden peso pagan con oro. Nosotros también pagaremos. Pero no con oro, sino con carbón, con toneladas de carbón”.

En Rusia uno de cada cinco personas sufre de obesidad, y en algunas áreas el problema es incluso más grave. A principios de enero de 2016 los especialistas del Instituto de Investigación de Nutrición revelaron que la mayoría de las personas obesas vive en la parte europea del país y en los Urales. Cuanto más al Este se va, los habitantes son más delgados, aunque paradójicamente las regiones con la población más delgada también están en la Rusia europea.

Según el Instituto de Investigación de Nutrición, las regiones rusas “más gordas” incluyen la región de Kaluga (33 % de personas obesas) y Moscú (el 30 %). Las “más delgadas” son Udmurtia (12 %) y la región de Oremburgo (17 %).

El Instituto de Investigación de Nutrición informa que aumenta el porcentaje de personas que sufren obesidad, ya que actualmente se consumen más calorías y disminuye el nivel de la actividad física.

Según Rosstat, el servicio federal de estadística, casi la mitad de los rusos come regularmente alimentos poco saludables desde su infancia. Un 45 % de los niños come salchichas diariamente o varias veces a la semana, mientras que el 53 % de niños come tartas y otras dulces con la misma frecuencia.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Publicado originalmente en ruso en Izvestia

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.