Los mejores diseñadores de calzado en Rusia

RBTH selecciona a los diseñadores rusos cuyo calzado se puede llevar tanto a una fiesta de amigos como a un encuentro con el presidente sin tener que pasar vergüenza.

Void Shoes

Yegor Nudguin, fundador y director creativo de la marca, empezó a trabajar como estilista para revistas de moda. Posteriormente lo contrataron en Pirosmani, una casa de moda de ropa conceptual, y con ellos creó una colección de calzado. Fruto de esta colaboración fue la marca independiente Void Shoies, que actualmente produce calzado conceptual de piel, donde el propio Rick Owens adquiere material. Cada par se hace a mano. Yegor controla personalmente el proceso en todas sus etapas. Como afirman los colaboradores de las revistas de moda, “los modelos de Nudguin están por delante de su tiempo”. Esto se demuestra, por ejemplo, en que para crear una horma o tacones para el calzado, Void Shoes utiliza impresoras 3D.

www.voidshoes.com

Rustam Adiukov

Los zapatos que le regalaba su madre produjeron tal impresión en el maestro de Nizhni Nóvgorod Rustam Adiukov, que hizo de esta su profesión. Cada par de zapatos creado es único y podría ser una pieza de museo. El amplio personal dirigido por Adiukov tarda hasta medio año en hacer un par de zapatos a mano. Utiliza antiguos métodos rusos para la elaboración del material. Según el diseñador, “lo esencial al crear una obra maestra es materializar por todos los medios la idea que se ha tenido, pues el utilitarismo del calzado surge durante el proceso de costura”. Las colecciones de calzado de la marca ya han alcanzado popularidad a nivel internacional y han ocupado primeros puestos en exhibiciones Alemania y París.

Gottlieb Schwarz

Gottlieb Shwarz es una marca creada en Moscú en 2010 por el zapatero Andréi Zhakevich, que adoptó el método de producción de calzado a mano del gurú italiano Stefano Bemer, durante su periodo de trabaja en Florencia. Además, estudió diseñó en la Universidad de las Artes de Londres. El nombre de la marca lo tomó de un personaje de la La condesa de Rudolstadt, novela de la francesa George Sand. El protagonista de la obra es el zapatero Gottlieb Shwarz, obsesionado con la costura de calzado. La marca está especializada en botines clásicos para hombre: brogue y oxford. El calzado se puede adquirir y también se puede encargar. Si bien es cierto que en este último caso habría que esperar más de un mes, pues el diseñador se encargaría personalmente del pedido.

www.gottliebschwarz.com

Aleksander Siradekian

Una vez que abandonó el poco afamado trío de diseñadores y estilistas “Fresh art”, Alexander Siderakian se vio metido en la producción de calzado femenino de alta categoría. Creó una marca y la bautizó con su nombre. Los zapatos que produce son clásicos y de calidad pero poco comunes.

En cinco años ha logrado que la mitad de it girls se mueran por los zapatos escotados y loafers con borlas, y las tiendas donde se venden ya están por todo el mundo. Los trabajos del diseñador están expuestos en Moscú, París, Praga y una decena de otros países, incluida la famosa tienda florentina Luisa Vía Roma. Alexander coordina la fabricación de cada modelo en persona. Cuando se crea un nuevo par de zapatos escotados, comprueba que sean cómodos con su propia mujer. Según afirma el diseñador, fue así como consiguió que los tacones de aguja de doce centímetros de los zapatos escotados no solo sean bonitos a la vista sino además cómodos de llevar.

www.siradekian.com

Afour

El economista Vladímir Grigoriev cambió su profesión por la de zapatero. Desde 2009 tiene a su disposición un equipo completo en su taller de San Petersburgo. Aquí se hacen zapatos que los compradores pueden crear por sí mismos en la página web, o bien comprarlos diseñados. La opción en línea ofrece una amplia gama de posibilidades: desde el modelo hasta el color y tipo de la suela.

El calzado está pensando de tal manera que, independientemente del diseño, siempre está en consonancia con la máxima exigencia. Grigoriev compra en Rusia todos los componentes de costura, pero de producción extranjera: “La suela nos la traen de Italia. Se trata de la producción de los legendarios Vibran. La piel es italiana y alemana”. Un par de deportivas o botines ya hechos sale actualmente por 80-150 euros, y si el diseño lo hacemos nosotros en línea, resulta sobre un 20% más caro.

www.afourcustom.com

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.