Catástrofe aérea en Egipto: las versiones se multiplican

Restos del avión siniestrado en el área de Hassana, en la ciudad de Arish, situada en el norte de Egipto.

Restos del avión siniestrado en el área de Hassana, en la ciudad de Arish, situada en el norte de Egipto.

Reuters
Hasta ahora, los órganos de investigación siguen sin tener una versión oficial sobre el accidente aéreo sucedido el 31 de octubre en Egipto que ha dejado 224 víctimas. No obstante, distintos expertos ya han propuesto distintas explicaciones a los hechos y todos ellos plantean una tesis común: el avión se despedazó en el aire volando a gran altura debido a una descompresión explosiva de la cabina.

En el momento en que la comisión internacional se dispone a descifrar las cajas negras del avión de pasajeros ruso accidentado, los expertos proponen cada vez más versiones para explicar la catástrofe. Por ahora, todos coinciden en un punto: en la cabina se produjo una descompresión explosiva.

Versión 1: motor defectuoso

La causa de la descompresión explosiva podría ser la rotura de un motor. Si la turbina hubiera resultado dañada, sus aspas podrían haberse desprendido y haber perforado el ala y el fuselaje. Según los especialistas, las aspas de la turbina “salen despedidas a gran velocidad y, según la dirección en la que se muevan, podrían perforar el ala y el fuselaje del avión como si fueran sierras”, informa el periódico Kommersant.

Versión 2: atentado terrorista

Fuentes expertas del periódico Kommersant que se encuentran investigando en el lugar de la caída del Airbus comentan que la descompresión y la destrucción del avión pudieron haberse producido debido a una explosión en el compartimento de equipajes.

En su opinión, la explosión local de una bomba no podría haber destruido el avión, pero un cambio brusco de la presión podría haber provocado una descompresión explosiva. En sus conclusiones, algunos expertos rusos y egipcios trazan un paralelismo con el accidente aéreo del Boeing 747 de la compañía Pan American en diciembre de 1988 en Lockerbie (Escocia). En aquel caso, un terrorista escondió un explosivo plástico en el interior de una radio que llevaba en su maleta.

Versión 3: una grieta

La descompresión y el desprendimiento del fuselaje podrían deberse, entre otras cosas, a una rotura por fatiga. Hace 15 años, este mismo avión tuvo un incidente en el aeropuerto de El Cairo.

Durante el aterrizaje, el piloto intentó corregir la trayectoria de vuelo del avión y levantó demasiado la nariz de la aeronave, debido a lo cual la cola golpeó la pista de aterrizaje.

Podría ser que esta avería no estuviera del todo reparada y que nadie se diera cuenta de ello durante el mantenimiento del avión. Este tipo de daños pueden provocar la destrucción de un avión incluso décadas después, según declaraba al periódico Moskovski Komsomolets el presidente de la Fundación de Desarrollo de la Infraestructura de Transporte Aéreo Socios de Aviación Civil, Oleg Smirnov. Al parecer, Kogalimavia compró el avión después de aquel incidente.

catastrofe aerea en egipto

Haz click en la imagen para aumentarla

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies