Selfies letales en Rusia

Sergei Savostyanov/TASS
Los rusos continúan sacándose selfies arriesgadas. Últimamente han ocurrido dos tragedias más por culpa del deseo de inmortalizarse en el transporte ferroviario. Los organismos de seguridad y los empleados de los ferrocarriles intentan prevenir semejantes catástrofes.

Una nueva tragedia durante el intento de sacarse una “selfie efectista” terminó con la muerte de una chica de 14 años. En la estación de ferrocarril Tolstopáltsevo, en la región de Moscú, una escolar trepó por una escalera que conducía a una cisterna, se puso derecha y tocó con el cable de contacto. El impacto de una potencia superior a los 27 kilovatios la fulminó literalmente.

El Departamento de investigación interregional del transporte de Moscú, que investiga este accidente, constata que a pesar de todas las medidas que se toman conjuntamente con todos los organismos estatales y organizaciones, el problema de las personas que sufren accidentes en el transporte ferroviario en el Distrito central federal continúa siendo crítico.

Se trata ya del cuarto caso absolutamente parecido. Hace relativamente poco sucedió la misma tragedia, también en una cisterna y en el sistema de transporte ferroviario. Entonces junto con la chica muerta también su teléfono móvil quedó hecho cenizas. Hubo accidentes en que murieron también parejas como el de dos amigas de 16 años de Taganrog por las que pasó la corriente o el de un chico y una chica en Kuznetsk que, agarrados de la mano, se encontraron en una zona de fuerte atracción electromagnética y al instante se convirtieron en conductores de la electricidad. No sobrevivió nadie. Según datos del Departamento de investigación, sólo durante la primera mitad del año en los ferrocarriles de la Rusia Central han muerto 556 personas y 257 han sufrido heridas graves. Entre estas cifras hay 25 menores de edad muertos y también 25 heridos de gravedad.

Los ejemplos no contagian

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia ha lanzado con urgencia una campaña de propaganda. En cada región han creado un grupo que, basándose en ejemplos concretos, explica a los niños y a los padres el riesgo mortal que implica tal afición.

Con el objetivo de conseguir una perspectiva bonita y la aprobación de los usuarios de las redes sociales demasiada gente paga con su vida.

Una empleada de una oficina decidió posar para sí misma con una pistola que el vigilante de seguridad había olvidado. Apretó al mismo momento el botón de la cámara y el gatillo, entró en juego la sincronización de las manos. El resultado: se agujereó el hueso de la sien.

Un joven, que se estaba haciendo una selfie en las vías del ferrocarril, fue atropellado por un tren que llevaba el nombre “Salud” y que albergaba un centro móvil de rehabilitación.

Ni siquiera los mejores médicos que se encontraban en ese centro pudieron reanimar al joven ni reunir las partes de ese cazador del momento perfecto para el que ese instante se quedó detenido para siempre.

Enfrente de los rascacielos del centro de negocios Moscow City, una chica cayó de un viaducto de una altura de 16 metros y fue a parar a la corriente de tráfico. En la región de Primorie incluso existe una construcción llamada “el puente de la muerte”, del que a menudo caen las “fotomodelos”.

Para minimizar la cantidad de accidentes trágicos, en la página oficial del Ministerio de Asuntos Interiores de Rusia hay unas indicaciones para los amantes de la fotografía de riesgo. También han sacado la versión en papel de las instrucciones y los policías las repartirán a los escolares, estudiantes y a otros ciudadanos durante charlas y clases de seguridad y conocimientos jurídicos básicos. El principal consejo: no os fotografiéis a vosotros mismos, que os fotografíe el monitor de lo que sea, de escalada, de buceo, de la autoescuela o de la escuela de aviación. Evidentemente, después de haber tomado todas las medidas para garantizar vuestra seguridad.

Por otra parte, los diputados de la Duma Estatal tienen otra idea: proponen marcar los sitios peligrosos para sacarse una autofoto con unos signos de advertencia especial y poner multas de 10 mil rublos a aquellos que los ignoren. Algunos diputados de la Duma de Moscú también se han sumado a la iniciativa de colocar carteles prohibitivos. 

Lea más:

Cuando hacerse un selfie se convierte en una enfermedad>>>

Los 8 mejores lugares para hacerse un “selfie”>>>

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies