Conmoción internacional tras el atentado en San Petersburgo

El presidente Putin coloca flores en la estación de metro Tejnologuícheski Institut de San Petersburgo.

El presidente Putin coloca flores en la estación de metro Tejnologuícheski Institut de San Petersburgo.

Kremlin.ru
Mandatarios de todo el mundo han enviado sus condolencias a las víctimas del atentado terrorista. San Petersburgo declara tres días de luto y las autoridades apuntan a un ciudadano ruso de origen kirguís como principal sospechoso.

El Comité de Investigación de Rusia ha calificado la explosión en el metro de San Petersburgo, que según cifras oficiales mató a 14 personas e hirió a medio centenar, como un acto terrorista. A pesar de que pocas horas después el presidente Putin declarase que “se siguen todas las líneas de investigación”, la hipótesis terrorista ha sido la principal desde el principio. 

Horas después del ataque los medios de publicación la foto de un hombre que supuestamente había dejado una mochila con una bomba en un vagón y que tenía barba y llevaba un gorro negro. Posteriormente se descartó que fuera el sospechososo. 

Esta mañana se ha declarado que el principal sospechoso es un joven de origen kirguís. "Probablemente, el autor del atentado terrorista del 3 de abril es un ciudadano de Kirguistán actualmente nacionalizado ruso", dijo a Interfax en Biskek el portavoz del servicio de seguridad de la república, Rajat Sulaimanov.

El sospechoso ha sido identificado como Akbarzhon Djaliliv, nacido en 1995, dijo el portavoz, que señaló que trabajan estrechamente con los servicios de seguridad rusos.

Dolor y rabia

"Es un horroroso acto de terror y quien lo haya organizado y llevado a cabo debe ser identificado y sufrir el castigo más severo”, escribió el presidente checheno Ramzán Kadírov en su cuenta de Instagram, junto con una fotografía con una cita de Putin que decía que podría ser un acto terrorista.

Kadírov declaró que los organizadores del ataque eran “criminales” y que la actitud frente a ellos debería ser “no solo severa sino sin compasión”.

Fuente:&nbsp;Reuters\n<p>Fuente:&nbsp;Reuters</p>\n
Fuente:&nbsp;Reuters\n<p>Fuente:&nbsp;Reuters</p>\n
 
1/2
 

Otros políticos rusos han sido más comedidos en sus declaracaciones y se han limitado a expresar sus condolencias a los familiares y amigos de los fallecidos y heridos en el ataque. “Se trata de una pena que nos afecta a todos”, escribió Dmitri Medvédev en su perfil de Facebook. El gobernador de San Petersburgo, Gueorgui Poltávchenko, dijo que era una “tragedia terrible” y pidió a todos los residentes en la ciudad que se mantuvieran vigilantes y atentos. 

Rostourism, agencia federal de turismo, ha apelado a los visitantes de San Petersburgo y ha pedido calma. Entre las víctimas no ha habido ningún turista. 

Voces de simpatía

La reacción internacional ha sido similar a lo que ocurre cuando cualquier ciudad es atacada por un acto terrorista. Políticos y mandatarios de todo el mundo han dado muestras de solidaridad y han lamentado los hechos.

“Los responsables de este abominable acto deben rendir cuentas”, fue el mensaje de  António Guterres, secretario general de la ONU. 

En nombre de España, el rey Felipe VI telefoneó esta tarde al presidente de Rusia, Vladímir Putin, para expresar su condena al atentado cometido en San Petersburgo y mostrar sus condolencias por las víctimas, informaron fuentes de la Casa Real.

El Gobierno español condenó asimismo "de la manera más inequívoca y enérgica" el atentado terrorista y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas, a las autoridades y a todo el pueblo ruso.

"Expresamos condolencias a los familiares de las víctimas del lamentable acto violento ocurrido hoy en el metro de San Petersburgo", dijo la legación mexicana, en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter dirigido al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y difundido por la cancillería.

Líderes de varios Estados latinoamericanos, como los presidentes boliviano, Evo Morales, y nicaragüense, Daniel Ortega, se solidarizaron con Rusia tras el atentado, que también fue condenado rotundamente por los Gobiernos de Siria, Egipto, Baréin y Emiratos Árabes Unidos.

"Terrible. Una cosa terrible. (Está) pasando en todo el mundo. Absolutamente una cosa terrible", declaró a su vez a la prensa el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al inicio de un almuerzo a puerta cerrada con el mandatario egipcio, Abdelfatah al Sisi, en la Casa Blanca.

Caos en el transporte

Mientras los políticos tenían muestras de solidaridad con la gente de San Petersburgo, la ciudad tenía que hacer frente a las consecuencias del ataque. Se cerraron todas las estaciones de metro y el tráfico se congestionó. Las autoridades declararon que el transporte público iba a ser gratuito y los taxistas también ayudaron a los ciudadanos que estaban en el centro. 

No había suficientes vehículos para todo el mundo así que en las redes sociales los conductores lanzaron el hashtag #домой ("a casa") para encontrar y llevar a los peatones. Al mismo tiempo se colgó una especie de tablón de anuncios para ayudar a la gente a llegar a casa. “En momentos como estos la gente debería estar más cerca entre sí”, escribió alguien. 

Aunque algunos conductores subieron deliberadamente sus precios, hubo mucha más gente dispuesa a ayudar. “La gente recuerda que son personas”, se escribió en las redes sociales. 

Solidaridad entre ciudades

Fuente:&nbsp;Reuters\n<p>Fuente:&nbsp;Reuters</p>\n
Fuente:&nbsp;Alexander Avilov / Moskva Agency\n<p>Fuente:&nbsp;Alexander Avilov / Moskva Agency</p>\n
 
1/2
 

Se han declarado tres días de luto oficial en San Petersburgo y numerosas personas han depositado flores en la estación de metro Tejnologuícheski Institut, donde tuvo lugar el atentado, como muestra de solidaridad. En Moscú también una ofrenda floral en la estela dedicada a la Heroica Ciudad de Leningrado, situada en la Avenida de las Ciudades Heróicas de la Gran Guerra Patria. 

Uno de los hombres que se acercó a colocar las flores declaró a la agencia TASS que este lugar era el más apropiado para hacer una muestra de solidaridad. Incluso los hinchas del Spartak de Moscú, que suelen ser hostiles hacia San Petersburgo, tuvieron muestras de respeto. En un partido amistoso contra Oremburgo desplegaron una pancarta en la que se leían: “Nuestros corazones se rompen de pena. San Petersburgo, lloramos contigo”.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.