¿Qué es el Frente Popular de Rusia?

Stanislav Govorujin, codirector de la sede central del Frente Popular de Rusia, junto con el presidente Putin y Alexander Brechalov, codirector de la sede, durante foro sobre medios de comunicación organizado por el FPR.

Stanislav Govorujin, codirector de la sede central del Frente Popular de Rusia, junto con el presidente Putin y Alexander Brechalov, codirector de la sede, durante foro sobre medios de comunicación organizado por el FPR.

Mikhail Metzel/TASS
La organización creada por Vladímir Putin en 2011 es cada vez más activa en la política y sociedad rusas. Aunque no participa directamente en las elecciones sus candidatos pueden entrar en las listas del partido Rusia Unida.

El Frente Popular de Rusia (FPR) se creó en mayo de 2011, en vísperas de las elecciones a la Duma Estatal, por iniciativa del entonces primer ministro, Vladímir Putin. La organización tenía como objetivo aportar “un flujo de caras nuevas e ideas y propuestas frescas” al partido gobernante, Rusia Unida. Decenas de organizaciones sociales y empresas, entre las que se encuentran Ferrocarriles de Rusia y Correos de Rusia, entraron a formar parte del FPR. Esta organización no puede participar directamente en las elecciones pero sus candidatos pueden entrar al parlamento a través de las listas de Rusia Unida.

Algunos politólogos consideran que cuando se creó el FPR se tomó como punto de partida la experiencia del Frente Nacional de la República Democrática Alemana, una estructura política de Alemania oriental que agrupaba al partido gobernante y a los partidos formalmente de oposición.

El FPR es una organización que como mínimo es, desde 2012, un apoyo público del presidente Putin, destaca el politólogo Borís Makarenko del Centro de tecnologías políticas. “Fue Rusia Unida quien propuso la candidatura del presidente pero durante estos tres años Putin ha aparecido solo una vez en el contexto del partido, mientras que aparece regularmente con el FPR”, destaca este experto. Makarenko considera que con la ayuda del FPR Putin se distancia de Rusia Unida, cuya imagen empezó a empeorar en el periodo de aumento de dificultades y protestas en Rusia en 2011.

Dmitri Andréiev, politólogo de la Universidad Estatal de Moscú, considera que en el 2011 la idea era la de “dividir el partido del poder, presentar algo nuevo como el FPR y apostar por esta estructura como si se tratara de un nuevo impulso para el partido del poder”. Este experto considera que entonces ese objetivo se consiguió y que ahora este proyecto cumple unas funciones similares.

El poder sigue el guion de un “partido bicéfalo”: una cabeza está “marchita y muriéndose” mientras que la otra es “rapaz y joven”. “El Frente crea un campo energético que emerge del poder. El poder se distancia de Rusia Unida pero a la vez amplia el círculo de simpatizantes que puede llegar a la administración y que continuará ejecutando el curso político del poder. El poder quiere ser en mucho menor grado de partido de lo que ha sido hasta ahora”, considera este experto.

Andréiev considera que el FPR se creó como un mecanismo de tecnologías políticas y que en gran parte continua siéndolo aunque en los últimos tiempos se ha convertido también en un instrumento para seleccionar a cuadros dirigentes estatales.

¿Instrumento de democracia directa?

Sin embargo, no todos los analistas consideran que el FPR sea en primer lugar un mecanismo creado para ser un rival o sustituto de Rusia Unida.

Según Alexéii Zudin, politólogo y miembro del consejo de expertos del Instituto de investigaciones socioeconómicas y políticas, “durante el tiempo de su existencia el FPR se ha ganado la reputación de organización que actúa en los problemas más graves y que tienen más resonancia: cuestiones relacionadas con las compras estatales, la vivienda y la sanidad”.

Los que siguen el trabajo del FPR observan que gracias a los resultados de la supervisión que realiza el Frente se toman decisiones importantes que permiten empezar a ver a esta organización como un mecanismo real de control social.

Zudin destaca que el FPR representa una oportunidad para atraer a la política a los grupos sociales que antes eran poco visibles. Se trata de “profesionales de la esfera social”: maestros, médicos, intelectualidad de las provincias y la mediana empresa. Se incorporan a las funciones de control en regiones socialmente significativas donde se resaltan de forma positiva sobre los grupos de influencia tradicionales, destaca el experto.

La popularidad del Frente Popular de Rusia (FPR) ha aumentado, según una encuesta reciente realizada por la agencia independiente de estudios sociológicos Levada Center. Entre los encuestados, un 60% de los que conocían la existencia de la organización valoraron su actividad como positiva. De todas formas, sólo uno de cada dos rusos conocía el trabajo del FPR.

 

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies