Aumenta el interés por la política de los extranjeros residentes en Rusia

Participantes en el homenaje en conmemoración del centenario del genocidio armenio con una bandera del país.

Participantes en el homenaje en conmemoración del centenario del genocidio armenio con una bandera del país.

Photoxpress
Entrevista a Vitali Merkúshev, director de la “Red euroasiática de investigaciones políticas” (ESPI por sus siglas en ruso), que ha llevado a cabo una investigación durante la primera mitad de 2015 sobre la influencia de las diferentes diásporas en la sociedad rusa.

¿Cómo han establecido qué es una diáspora y qué no lo es?

La hemos definido en el sentido amplio del término: una parte de una nación que vive fuera de su patria histórica.

¿Qué preocupa a las diásporas?

En primer lugar les preocupa la protección de sus negocios. En general, se trata de pequeñas y medianas empresas.

Otro de sus intereses es la diplomacia social, en el sentido de contribuir a conservar los vínculos con sus países y la relación de estos con Rusia. Para ellos es importante que no haya conflictos entre los países para poder seguir manteniendo el contacto con sus familias. Por ejemplo, debido al conflicto ruso-georgiano de 2008, hubo personas que no pudieron verse en unos cinco o seis años, este es el tipo de cosas que desean evitar.

En tercer lugar, se trata de una cuestión de poder, naturalmente. Los líderes de las diásporas desean participar en la toma de decisiones políticas, en especial en cuestiones de política exterior relacionadas con su patria histórica.

¿Qué diásporas son las más poderosas?

La armenia, la azerí, en parte también la georgiana es fuerte, y crece la influencia de las diásporas kirguís y uzbeka. La mayoría de ellas intentan ganar fuerza en Rusia. En estos momentos hay una pequeña fuga, aunque principalmente por causas objetivas, entre los inmigrantes procedentes de Asia Central. Rusia es un país de enormes posibilidades para las diásporas, esto es algo que reconocen todos los líderes.

¿Cuántos representantes de cada diáspora viven en Rusia aproximadamente?

Nosotros los dividimos en tres grandes grupos en el sentido amplio de la palabra “diáspora”. El primer grupo son los ciudadanos, la diáspora en un sentido más estricto. Podemos echar un vistazo a las estadísticas oficiales del censo de 2010, donde vemos la proporción aproximada de este grupo (un 5 % de la población total de la Federación de Rusia o 7 millones de personas de entre los que informan sobre su pertenencia étnica). Este centro de 2010 no muestra la situación real de algunos grupos étnicos: en realidad, somos (los miembros de las diásporas) cerca del doble”, - comentan los líderes de las diásporas. - Las cifras respecto a los inmigrantes procedentes del Cáucaso Sur aparecen especialmente bajas en comparación con la realidad, aunque nadie puede tomarse en serio las cifras del centro de 2010, que asegura que en Moscú únicamente viven 106.000 armenios, es decir, menos de un 1 % de los moscovitas. 

El segundo grupo está formado por aquellos que viven y trabajan oficialmente como ciudadanos de los estados de la Unión Económica Euroasiática, es decir, bielorrusos, kazajos, armenios y pronto también kirguises. Se trata de una cantidad enorme de personas, cerca de unos 2,5 millones.

Y al tercer grupo pertenece la ingente cantidad de trabajadores legales e ilegales. Su cifra parte de los 11 millones, un número mencionado recientemente por expertos de reconocido prestigio, aunque tras la introducción de las patentes de trabajo esta cantidad se ha reducido, aunque no más de un 25 %.

Prácticamente todos los líderes de las diásporas se encuentran en el primer grupo y poseen pasaporte ruso.

¿Cómo se relacionan las diásporas con los inmigrantes?

Las diásporas son en su mayoría críticas con el aumento del flujo de inmigrantes, con excepción de los uzbekos y, en parte, los tayikos, que se muestran a favor. Los líderes consideran que en Rusia deben trabajar con su gente, es decir, con aquellos que ya se encuentran aquí, y que su expansión únicamente agrava la situación.

¿SonlealesaRusia?

En general, sí, ellos se sienten subordinados al poder ruso, aunque de todos modos no les resultaría beneficioso manifestarse en contra. Pero algunos de los líderes siguen teniendo varias reclamaciones, aunque ninguna de ellas relacionada con la seguridad, ya que Rusia es ya bastante segura para las diásporas. Estas reclamaciones están más relacionadas con su sueño sobre un nivel de vida más parecido al europeo. Visitan cada vez más los países ricos como turistas y algunos de ellos señalan con tristeza que Rusia nunca será como ellos, pero que en sus países de origen quizás se consigue un avance. En este sentido, conservan una especie de envidia histórica.

La Red Euroasiática de Investigaciones Políticas se dedica a realizar proyectos de ciencias políticas en el espacio postsoviético con académicos rusos y de diferentes lugares del mundo.Se fundó en el año 2002.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.