¿Es realista pensar en un enfrentamiento entre Rusia y la OTAN?

Iorsh
Según el “Daily Telegraph”, los ejercicios militares en Jordania del Reino Unido podrían contemplar la preparación de un escenario de conflicto con Rusia. A pesar de que no hay confirmación oficial, el choque entre ambos es más probable ahora que durante la Guerra Fría.

Los ejercicios militares británicos en Jordania son una muestra del paulatino aumento de su presencia en Oriente Próximo. Desde 2011, con inicio de la guerra en Libia, buscan reforzar sus posiciones tras la salida de la región en la década de 1940. Jordania es el principal teatro de operaciones de esta estrategia.

No lejos de allí, en Siria, Rusia lleva a cabo una operación militar y es conocida la oposición mostrada por el Reino Unido y los EE UU a esta intervención. En Jordania se realizarán pruebas ante una posible intervención conjunta entre tropas jordanas y británicas en Siria.

De modo que en estos momentos se analiza la posible colisión entre fuerzas rusas y británicas. No se trata de algo nuevo. En 1993 los departamentos militares de los EE UU y del Reino Unido llegaron a la conclusión de que, a pesar de que la Guerra Fría se terminase, Rusia seguía siendo un rival militar y diseñaron posibles escenarios de conflicto.

Este choque no llevaría necesariamente a un conflicto nuclear, como suele pensarse. El uso de las armas nucleares no es decisión exclusiva de los militares. Requiere la autorización de las más altas instancias políticas. ¿Cuales son las condiciones para conseguir esta autorización? Esa pregunta preocupa tanto a la OTAN y a Rusia desde finales de los años 50.

Por su parte, es posible imaginar el conflicto en el territorio de un tercer país que podría o no ser miembro de la OTAN.

En un artículo del diario Daily Telegraph, un fuente del Ministerio de Defensa británico hablaba del respaldo inglés a los EE UU en caso de un conflicto en Ucrania. Los ejercicios militares en Jordania forman parte de este escenario posible. La presencia de los EE UU y de Gran Bretaña en Ucrania es real y haciendo uso del memorando de Budapest de 1994, los dos países tienen un pretexto para estar presentes en el país eslavo y proteger a Kiev ante una agresión militar.

En general, en los próximos diez años la posibilidad de un conflicto armado entre Rusia y la OTAN no hará sino crecer y actualmente el riesgo es más alto que durante la Guerra Fría.

Entonces no había razones para el conflicto. Eramos como dos espacios aislados con las puertas cerradas. Ellos tenían su bloque y nosotros, el nuestro. Apenas había opciones para un enfrentamiento y tampoco había territorios disputados en Europa. La amenaza de la guerra dependía de un intercambio irracional de ataques nucleares.

Sin embargo, en la actualidad surgen disputas políticas. Rusia propone un mundo multipolar, alternativo al de la supremacía estadounidense, mientras continúa con la capacidad para poder destruir a los EE UU, que cuenta con excepcionales capacidades militares. El proyecto de globalización estadounidense no es posible sin un desarme de Rusia. 

Por otro lado, se ha demostrado que para poder dialogar en condiciones favorables Rusia tiene que mostrar su capacidad militar.

En resumidas cuentas, en Europa se está creando por primera vez un espacio de verdadera disputa. A esto se añade Oriente Próximo donde existe la posibilidad de un conflicto entre Rusia y la OTAN. De modo que surgen diversos territorios disputados en los que podría , donde el dicho conflicto sí puede ocurrir.     

Alexéi Fenenko en profesor en la faculta de Política Internacional en la Universidad Estatal de Moscú.

Lea más:

La OTAN mantiene a Rusia como amenaza

La Alianza se expande en las fronteras del país eslavo

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.