El mundo ruso avanza hacia la consolidación

Dmitri Divin
El ministro de Exteriores explica las claves de la política con la diáspora

La comunidad rusa en el extranjero cuenta con alrededor de 30 millones de personas y es una de las cuatro mayores diásporas del mundo. Su formación comenzó con las olas de emigración de finales del siglo XIX y principios del XX debidas a los importantes cambios históricos que se produjeron en el país.

Un importante hito en la actividad de esta comunidad fue el primer Congreso Mundial de Compatriotas, que tuvo lugar en 2001. Entonces seguía vivo el recuerdo de la caída de la Unión Soviética, que provocó que más de 25 millones de compatriotas quedaran fuera de las fronteras de su Patria.

Para la mayoría de ellos, tareas como encontrar su lugar en aquellas nuevas circunstancias, conservar su identidad etnocultural y mantener sus vínculos con su patria histórica siempre han sido asuntos de vital importancia. Y el gobierno ha sabido dar respuesta a sus esperanzas.

Una indudable prioridad de Rusia en materia de política exterior es ofrecer apoyo al mundo ruso en todo lo posible, y así se establece en la Concepción para la Política Exterior de la Federación de Rusia. Como ha declarado en numerosas ocasiones el presidente Vladímir Putin, seguiremos defendiendo enérgicamente los derechos de nuestros compatriotas utilizando todos nuestros medios previstos por el derecho internacional.

El mundo ruso es un importante recurso para reforzar la confianza y el entendimiento mutuo en las relaciones entre Rusia y los países de residencia de nuestros compatriotas. Seguiremos explicando a nuestros socios que la presencia de la diáspora rusa en sus países es un factor importante a la hora de desarrollar unas relaciones bilaterales beneficiosas para ambas partes en distintos sectores.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ofrece asistencia integral al Fondo de Apoyo y Defensa de los Derechos de los Compatriotas que viven en el extranjero, una organización creada en enero de 2013 que ha demostrado ser un mecanismo muy demandado a la hora de proteger los intereses legales de los expatriados rusos y evitar los casos de discriminación, sobre todo en los países del Báltico.  Esta fundación supone una valiosa contribución a la lucha contra el revisionismo de la Segunda Guerra Mundial, contra el ensalzamiento de los nazis y sus cómplices, así como contra cualquier forma y manifestación de xenofobia, nacionalismo agresivo y chauvinismo.

La celebración del 70º aniversario de la Gran Victoria ha sido un potente factor de cohesión para las diásporas rusas. Les estamos sinceramente agradecidos por su organización del aniversario, por no olvidar las heroicas páginas de nuestra historia, por permanecer unidos defendiendo la verdad acerca de los acontecimientos de aquellos años.

Otra prueba de los resultados conseguidos gracias a nuestros esfuerzos es la realización del Programa Estatal de Ayuda al Reasentamiento Voluntario en la Federación de Rusia para compatriotas que viven en el extranjero. En total, más de 367.000 personas han vuelto a Rusia en el marco de este programa. En este proceso ha influido considerablemente el desarrollo de la situación en Ucrania: solo debido a la guerra desatada por Kiev en Donbass se han trasladado a nuestro país 1,2 millones de ucranianos. Del número total de compatriotas que han vuelto a Rusia, más de la mitad está compuesta por ciudadanos ucranianos.

No vamos a detenernos en los resultados conseguidos hasta ahora. Tenemos mucho trabajo por hacer todavía, y de ello hablaremos detalladamente durante el Congreso. Estoy convencido de que, gracias a nuestros esfuerzos conjuntos, lograremos resolver las tareas que nos hemos impuesto para seguir desarrollando el enorme potencial del mundo ruso.

Serguéi Lavrov es ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia.

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.