Putin se abre al abrazo chino

Dibujado por Konstantín Máler

Dibujado por Konstantín Máler

El acercamiento entre el país más grande y el más poblado ha se ha ampliado con el aumento de la tensión entre Rusia y Occidente.

El deterioro de las relaciones Rusia-Europa y la creciente desconfianza entre Moscú y Washington han dejado sin argumentos a los rusos que recelaban de China y de su frenética marcha hacia la cúspide del mundo.

Traicionada por Estados Unidos, que insiste en alentar las aspiraciones de ingresar en la OTAN y en la Unión Europea de antiguas repúblicas soviéticas —como Ucrania, Georgia y Moldavia—, Moscú se ha abierto al abrazo chino con unanueva batería de acuerdos, que incluyen desde el incremento del suministro energético a la cooperación militar.

Rusia y China se cortejan desde la desaparición de la Unión Soviética, aunque el salto cualitativo se produjo tras la vuelta de Vladímir Putin al Kremlin, en mayo de 2012, y la buena relación establecida con Xi Jinping, quien en 2013 realizó a Moscú su primera visita como presidente.

Ambos comparten la sensación de que EE UU trata de frenar el crecimiento de sus respectivos países y están convencidos de que, si unen las fuerzas de los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) y de otros países emergentes, pueden acabar con la hegemonía estadounidense y establecer un nuevo orden internacional más acorde a sus intereses.

Giro hacia el Oriente

Desde los tiempos de Pedro el Grande (1672-1725), el oso ruso, con la cabeza en Europa y el cuerpo en Asia, ha mirado siempre hacia Occidente. Ahora, el peso de la geopolítica le impone un giro hacia Oriente. En mayo, en plena crisis con Bruselas por haberse tragado la península de Crimea y apoyar a los movimientos secesionistas del este de Ucrania, Putin y Xi firmaron el mayor acuerdo entre los dos países: 323.075 millones de euros por el suministro entre 2018 y 2048 de 38.000 millones de metros cúbicos anuales de gas. Moscú y Pekín llevaban diez años enredados en la negociación de este contrato.

Las dos potencias han profundizado mucho en sus relaciones desde que los pragmáticos dirigentes chinos, con Deng Xiaoping a la cabeza, tomaron el poder en diciembre de 1978 con el propósito de modernizar el país. China comprendió muy pronto que la estabilidad que necesitaba para impulsar su desarrollo dependía en gran medida de las relaciones de buena vecindad, sobre todo con Rusia.

Pekín no tardó en darles un impulso y, aunque dejó claro que no quería establecer ningún tipo de alianza militar, en 1996 invitó a Moscú a crear una “asociación estratégica de coordinación”, al tiempo que ambos países acordaban fundar la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).Constituida para resolver los conflictos fronterizos de China con Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central —Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, aunque esta última solo ingresó en 2001—, la OCS es la única organización de carácter militar en la que China participa.

En los dos últimos años ha aumentado considerablemente la cooperación entre Moscú y Pekín en temas de terrorismo, inteligencia, ciberespacio y ejercicios militares conjuntos. Tras la reunión de los dos ministros de Defensa, Serguéi Shoigu y Chang Wanquan, en noviembre pasado en Pekín, la agencia oficial Xinhua señaló que su objetivo común es “crear un sistema colectivo de seguridad nacional”.

Rusia es el primer proveedor de armas a China desde que Occidente le impuso un embargo por la matanza de Tiananmen en 1989, aunque se resiste a suministrarle su tecnología más avanzada.

El país más extenso del planeta y el más poblado llevan dos décadas construyendo confianza mutua, pero no es fácil borrar un recelo histórico después de que la “solidaridad comunista” se hiciese añicos en los choques fronterizos de 1969. 

Rusia aún mantiene una superioridad militar frente a China, pero el despegue económico de Pekín hace tiempo que dejó a Moscú en evidencia, con lo que satisface su vieja aspiración de hablar de igual a igual al gran vecino del norte.

Potencia asiática

Día a día, el peso de Asia se va imponiendo en la realidad rusa. Putin tomó en 2011, siendo aún primer ministro, el guante que en 2004 lanzó el presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev, sobre la creación de una Unión Euroasiática. El proyecto, con el que Rusia esperaba recuperar parte de la influencia perdida por el desmoronamiento de la URSS, parecía factible en un momento en que el alto precio del crudo y de las materias primas llenaban las arcas rusas. Putin contaba con Bielorrusia y Ucrania para equilibrar la parte asiática.

La torpeza de Bruselas, la injerencia de Estados Unidos, el cansancio de los ucranios con la corrupción del Gobierno de Kiev, el populismo y el nacionalismo ruso desataron la caja de los truenos. Por el camino quedan ya 5.000 muertos y millones de refugiados. Además, el fuerte descenso del precio del crudo experimentado en los últimos meses hará perder a Rusia 80.769 millones de euros en un año, a sumar a los 32.307 millones que le cuestan las sanciones impuestas por EE UU y la UE.

El giro asiático de Putin permite a Rusia brillar en Oriente, mientras se apaga el espejismo de su asociación con Occidente. Moscú encuentra no solo en China sino también en sus antiguos aliados asiáticos —India, Vietnam y Corea del Norte—nuevas áreas de influencia que, unidas a las antiguas  repúblicas soviéticas de Asia Central, le permiten recuperar una buena parte del peso que tuvo en la esfera internacional. 

Actualmente China es el primer socio comercial de Rusia. El comercio bilateral alcanzó en 2013 los 72.692 millones de euros, pero ambos están decididos a duplicar esa cantidad antes de 2020. Además, tras los acuerdos en el marco de los BRICS, realizarán los intercambios en yuanes y rublos, sin pasar por el dólar, lo que supondrá un considerable ahorro.

Rusia ha encontrado también en China un apoyo para su estrategia internacional y, aunque por razones distintas —Pekín sigue apegado al principio de no injerencia en asuntos internos ajenos—, ambos han impedido sanciones al régimen sirio de Bachar el Asad y han adoptado en el Consejo de Seguridad de la ONU posiciones similares en otros frentes.

Aunque sin entusiasmo, Rusia se ha establecido ya como una potencia asiática. Su giro hacia el Pacífico es innegable, pero aún no ha mostrado cómo jugará sus cartas.

Georgina Higueras (1955) es una periodista española. Fue corresponsal de la Cadena SER en Moscú entre 1997 y 2001. Trabaja actualmente en el diario El País, dedicada a Asia.

Lea más: La amistad personal entre Putin y Xi Jinping>>>