Rusia despliega un escudo protector sobre Crimea

Militares estadounidenses piden el presidente Obama que interrumpa la cooperación con Rusia debido al despliegue de armamento en Crimea. Sin embargo, no toman en cuenta que en los últimos meses EE UU ha aumentado la presencia militar en las fronteras de Rusia.

 

Dibujado por Konstantín Máler

El director del Comité del Congreso de EE UU para las Fuerzas Armadas Howard Mackeon, el representante del Subcomité de fuerzas estratégicas Mike Rogers y el director del Subcomité de la cámara baja para las fuerzas tácticas aéreas y de tierra Michel Terne, han solicitado al presidente de los EE UU, Barack Obama, que interrumpa todo tipo de cooperación con Rusia.  La razón para esta petición es el "despliegue en Crimea de portadores de armamento nuclear táctico".

Según estos congresistas estadounidenses a comienzos de agosto el gobierno ruso tomó la decisión de llevar a Crimea bombarderos Tu-22M3 y complejos operativo-tácticos Iskander-M capaces de lanzar misiles de crucero de alta precisión R-500, que pueden ir cargados con ojivas nucleares.

En opinión del miembro del Comité para relaciones con las Fuerzas Armadas del Senado de los EEUU, James Inhofe, esto no solo supone una violación del Tratado para la eliminación de misiles de medio y corto alcance firmado entre EEUU y la URSS en 1987 (por virtud del cual las partes se comprometían a no desarrollar ni producir misiles de crucero y balísticos que tuvieran en su poder con base en tierra y un alcance de vuelo de entre 500 y 5.500 km y a destruir los que tuvieran en su poder), y además supone una amenaza directa para toda Europa.

Al mismo tiempo el Pentágono despliega en Bulgaria y Rumanía, muy cerca del territorio ruso un contingente que es bastante considerable, compuesto por unos 1.500 soldados  completamente equipados en cada uno de los dos países.

Además de eso en la ciudad rumana de Devesela están construyendo una base del sistema antimisiles con un sistema Aegis y equipos antimisiles MS-3. La distancia entre Devesela y Sebastopol es de unos 500 km.

Hay que añadir que por el Mar Negro pasan de forma regular barcos de la sexta flota norteamericana equipados con ese mismo sistema antimisiles Aegis y con misiles de crucero Tomahawk a bordo. Por norma suelen ir acompañados por barcos de guerra franceses, italianos y turcos.

Moscú rearma a Crimea

El despliegue en el aeródromo de Gvardeiski, de bombarderos de larga distancia Tu-22M3, capaces de transportar misiles de crucero, incluidos los que llevan cabezas nucleares, así como de complejos operativo-tácticos Iskander-M, es una respuesta natural al refuerzo de la presencia estadounidense y de la OTAN en las fronteras rusas.

Pero este no será todo el armamento con el que Moscú ha armado y planea armar a la península de Crimea. Además de los barcos y unidades de la Flota del Mar Negro se han desplegado allí o se van a desplegar escuadras de aviones de asalto Su-24, elementos de defensa costera equipados con complejos Bal y Bastión que llevan misiles antibuque de crucero Urán y Onix, unidades autopropulsadas de artillería Msta-S, sistemas de lanzamiento de misiles Tornado-G, misiles antitanque autopropulsados Jrisantema-S, sistemas antiaéreos Pantsir-S1, sistemas de guerra electrónica Krasuja y y más material con el que deberían reforzarse de forma considerable las agrupaciones militares rusas en la península.

Es sabido que la Flota del Mar Negro está considerablemente envejecida. En primer lugar debido a las decisiones poco constructivas de Kiev que, en contra del acuerdo entre Rusia y Ucrania de 1997, impidió no solo la renovación del material de las agrupaciones militares rusas, sino también la sustitución de los aparatos más antiguos por otros más modernos.

No permitieron ni siquiera llevar a cabo la modernización del equipamiento hidrográfico y de faros de las costas de la península, lo que dejó completamente en entredicho la seguridad de la navegación por las costas de Crimea. Hoy ha llegado la hora de arreglar todos estos defectos y reparar los descuidos.

Libre de armas nucleares

En San Petersburgo y Kaliningrado se están construyendo nuevos submarinos diésel y destructores para Sebastopol. Los primeros deberían incorporarse a la flota para finales de este año. En total deberían ser seis submarinos y un mismo número de barcos.

Si tenemos en cuenta que el barco más moderno de la Flota del Mar Negro es el buque de misiles hovercraft Samum, con una edad de 25 años y que el buque insignia es el crucero de misiles Moscú que tiene más de 40, los esfuerzos de la Flota del Mar Negro para los próximos dos o tres años son necesarios y adecuados.

Los congresistas estadounidenses sospechan sin razón de que Rusia está haciendo lo que, por otro lado, sí hace la administración estadounidense, que es mantener en territorio extranjero armamento nuclear. Es sabido que EE UU almacena en cuatro países de Europa (Bélgica, Holanda, Turquía y Alemania) bombas atómicas de caída libre B-61. Los militares rusos no despliegan su armamento nuclear táctico en otros territorios. Todo el armamento táctico nuclear de Rusia se encuentra en almacenes centrales en el territorio del país.

En Moscú consideran que la región del Mar Negro debería quedar libre de armamento nuclear. Han ofrecido más de una vez firmar un tratado en este sentido con EE UU y los países de la OTAN, pero todavía no han recibido una respuesta positiva a su propuesta.

Lea más: Rusia y los Estados Unidos miden sus fuerzas nucleares>>>